Fallece el jazzista Gunther Schuller, fundador de “La Tercera Corriente”

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Gunther Schuller, una de las figuras señeras de la música estadunidense y maestro del movimiento estético denominado por él mismo “La tercera corriente”, que integró a jazzistas y clásicos, falleció este domingo en Boston a la edad de 89 años.

Compositor, instrumentista, educador, escritor, y Premio Pulitzer de la música 1994 nacido en Nueva York, el 22 de noviembre de 1925, Schuller comenzó desde los 12 años su vida pública musical como cantante soprano en el Coro de la Escuela de St. Thomas, estudiando composición, flauta y corno francés. Dos años más tarde escribió su primera sinfonía; a los 17 ya era solista de corno francés en la Sinfónica de Cincinnati, con la cual interpretó su propio concierto para dicho instrumento al año siguiente.

A la edad de 19, Schuller aceptó entrar a la orquesta de la Metropolitan Opera y en 1949 presentó su Sinfonía para alientos y percusiones, siendo tocada después por la Filarmónica de Nueva York. Hacia 1959 dejó la Metropolitan Opera para dedicarse a componer.

Schuller contaría en una entrevista de 2009, que cuando estaba en la preparatoria escuchó “cierta música” que le cambió la vida.

“‘¿Sabes papi? –dijo a su padre, inmigrante alemán y violinista de la Filarmónica de Nueva York–, he oído cierta música que es tan grande como la de Beethoven y Mozart: se trata de Duke Ellington.’ ¡Y le dio casi un paro cardíaco pues lo que le estaba manifestando era una herejía!…”

Si bien el corno francés no gozaba del gusto común en combos jazzísticos, Schuller comenzó su trayectoria en el jazz como parte del grupo de Miles Davis, grabando en las históricas sesiones pioneras de “Cool Jazz”, Birth The Cool, entre 1949 y 1950.

Continuaría tocando y haciendo discos con grandes del género como Dizzy Gillespie, Charles Mingus, Ornette Coleman y Eric Dolphy. La intensa colaboración entre Schuller y el Modern Jazz Quartet de John Lewis produjo obras memorables para este grupo, acuñando el término de Third Stream Music (“la Tercera Corriente de la Música”) para el lenguaje de sus creaciones, interpretadas asimismo por su propio cuarteto de cuerdas. Era un movimiento donde jazz y música clásica se dieron la mano, vía experimentaciones sonoras contrastantes e inusitadas.

Sonoridad innovadora

El diario inglés The Guardian señaló en el obituario del artista:

“Durante una lectura en la Universidad de Brandeis, Schuller acuñó el término para describir su visión de lo que acontecería si las dos principales corrientes de música estadunidense se casaran y procrearan un hijo. Schuller y Lewis introdujeron sus composiciones de la Tercera Corriente en dos discos para Columbia Records: Music for Brass (“Música para Metales”) y el LP en vivo Modern Jazz Concert, de 1957 y 1958.

“Cuando arranqué toda esta onda de la Tercera Corriente en 1957… fui controversial en extremo”, dijo Schuller en 2010 al escritor de jazz Mark Myers. “Fui vilipendiado por ambas partes. Todos los músicos clásicos, compositores y críticos pensaron que lo clásico iba a ser contaminado por este tipo de jazz vulgar, esta música de negros. Y los críticos y músicos de jazz decían: ‘¡Dios mío! La música clásica va a arruinar nuestra grandiosa música espontánea. Por supuesto, todos esos rollos eran tonteras e ignorancia. Eventualmente, las dos formas de cualquier modo se mezclarían.”

Schuller y Lewis fundaron además la Escuela Lenox de Jazz en Massachusetts, la cual atrajo al recientemente fallecido saxofonista Ornette Coleman (https://hemeroteca.proceso.com.mx/?page_id=408288) desde la Costa Este, para su programa de verano 1959 poco antes de que este pionero del Free Jazz hiciera historia en su debut neoyorquino.

Asimismo, Schuller fundó el ensamble New England Conservatory Ragtime Ensemble, que ganó un premio Grammy por la mejor música de cámara con el álbum Joplin:The Red Back Book (1973), reviviendo el estilo Ragtime. Obtendría dos Grammy más por textos de presentación en discos.

Para 1990, Schuller y David Baker formaron y dirigieron la Smithsonian Jazz Masterworks Orchestra en Washington, dedicada a preservar obras maestras de la música norteamericana. Juntó a una orquesta de estrellas universales para tocar “Epitafio”, del tremendo contrabajista Charles Mingus (fallecido en Cuernavaca hacia 1979), en vivo.

Solía dirigir o dar cursos. Entre sus libros se cuentan estudios sobre las raíces del jazz y desarrollo del swing como Early Jazz: Its Roots and Musical Development (1968) y The Swing Era: The Development of Jazz, 1930-1945. En 2011 publicó el primer tomo de su autobiografía Gunther Schuller: A Life in Pursuit of Music and Beauty (“Una vida en pos de la Música y la Belleza”).

Buena parte de las más de 200 creaciones de Schuller constan de instrumentos musicales contrastados. Sus principales obras musicales incluyen: Sinfonía (1965), Siete Estudios de Paul Klee (1959) y An Arc Ascending (1996). Compuso un par de operas: La visita (1966), inspirada en un cuento Franz Kafka; y la ópera infantil El pescador y su esposa, con libreto de John Updike, basada en una fantasía de los hermanos Grimm.

“Míster Schuller, quien obtuvo el Premio Pulitzer 1994 por su obra orquestal Of Reminiscences and Reflections (“De reminiscencias y recuerdos”), fue parcial hacia los métodos de 12 tonos de la Segunda Escuela de Viena, pero no se ató completamente a ella… Siempre atraído por el jazz, usó en muchas obras aspectos de su estética de la Tercera Corriente, a menudo con influencias de la música clásica contemporánea dominantes… Las causas de su muerte fueron atribuidas a complicaciones de leucemia, declaró su asistente, Jennique Horrigan”, publicó a su vez The New York Times.

Comentarios