Mancera pide renuncia a su gabinete; anunciará cambios antes de Tercer Informe

MÉXICO, D.F. (apro).- El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, sorprendió hoy a los reporteros que cubren permanentemente sus actividades oficiales al no tener ningún evento público programado en su agenda del día.

Esta vez decidió tener una encerrona con todo su gabinete, acto inusual en él. En dicho encuentro, el mandatario local anunció lo que horas más tarde daría a conocer a la prensa, sin preguntas de por medio: A todos, sin excepción, les pidió su renuncia con fecha del 15 de julio.

No se supo más.

Alrededor de las 3 de la tarde, vinieron las primeras filtraciones. Vía Twitter, algunos columnistas adelantaron que Mancera había pedido la renuncia a todo su gabinete.

La noticia causó revuelo entre los reporteros de la ‘fuente’ del GDF. De inmediato comenzaron a presionar a Comunicación Social para confirmar el hecho y tener información adicional.

La presión surtió efecto y el área de prensa del GDF anunció que Mancera daría “un mensaje” a las 17:30 horas. Quince minutos después llegó al Salón Benito Juárez del Antiguo Palacio del Ayuntamiento y confirmó la información:

“El día de hoy he pedido la renuncia a todos los integrantes del gabinete a fin de proceder a una etapa de evaluación. Como siempre lo he reiterado, todo mi gabinete, todo, sin exclusión, el gabinete legal se encuentra en un constante proceso de evaluación”.

En menos de dos minutos y sin aceptar preguntas de la prensa, agregó que las solicitudes de las renuncias deberán estar fechadas el 15 de julio.

La intención, aclaró, es “analizar, evaluar, a la mitad del ejercicio del gobierno el cumplimiento de las tareas, de las metas, los compromisos, sobre todo, con la ciudadanía”.

Sin mencionar nombres ni dependencias en la mira ni la mecánica con la que medirá el rendimiento de sus colaboradores, el mandatario local enfatizó en que él mismo hará dicha evaluación:

“Por supuesto que haré yo personalmente todo este análisis en todas y cada una de las áreas que están involucradas en el gabinete legal y algunas que abarcarán de manera particular hacia el gabinete ampliado en el proceso de evaluación”.

Al final informó que la última decisión de quién permanecerá al frente de su puesto en el gabinete la dará a conocer antes del 17 de septiembre, cuando deberá rendir su Tercer Informe de Gobierno en la ALDF.

Cuando el río suena…

El tema de cambios en el gabinete de Miguel Ángel Mancera ha sido una constante.

Entre los más sonados en el 2014 fueron el del oficial mayor, Édgar González, quien renunció por su presunta participación en actos de corrupción en la compra de llantas. Simón Neuman dejó la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) donde fue cuestionado por la millonaria remodelación del corredor Masaryk y su relación con empresas inmobiliarias.

Pero la renuncia más comentada fue la de Jesús Rodríguez Almeida, quien salió de la Secretaría de Seguridad Pública luego de sus polémicas declaraciones en defensa de los abusos policiacos durante las manifestaciones por el caso Ayotzinapa.

En lo que va del 2015 suman tres cambios en el primer círculo de Mancera Espinosa:

El 11 de marzo Alfredo Hernández García presentó su renuncia como secretario de Obras y Servicios, luego de la publicación de una nota periodística en la que se le involucró en un presunto conflicto de interés al dar contratos de la dependencia a la empresa donde trabaja su esposa.

El 1 de abril, Alfredo Hernández Raigosa renunció a la Procuraduría Social, según dijo “para evitar acusaciones” relacionadas con la campaña electoral de su esposa, Dione Anguiano, quien ganó la jefatura delegacional en Iztapalapa, en medio de severos cuestionamientos de compra de votos.

El 15 de junio, el GDF anunció la salida de Óscar Kaufmann de la Coordinación General de Comunicación Social de la administración mancerista. Experto en manejo de crisis, sólo estuvo seis meses en el cargo, en sustitución de Fernando Macías, quien renunció “por motivos personales” el 8 de diciembre del año pasado.

La exigencia de la renuncia de Joel Ortega Cuevas a la dirección del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC) ha sido una constante prácticamente desde que se elevó la tarifa de tres a cinco pesos a finales del 2013.

Sin embargo, la demanda elevó el tono con la polémica por el cierre parcial de la Línea 12 del Metro –que lleva un año y tres meses con 11 de sus 20 estaciones sin operar–, y ha crecido por las constantes fallas de ese transporte, además de problemas como el choque en la estación Oceanía de la Línea 5 y las trifulcas con los “vagoneros” que, supuestamente serían retirados de los trenes.

Armando Ahued Ortega, secretario de Salud, también ha estado en la mira, sobre todo después de la explosión en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa el pasado 29 de enero, pues algunos trabajadores del inmueble cuestionaron las condiciones de seguridad en las que funcionaba. Días después, enfermeras y médicos sindicalizados denunciaron las pésimas condiciones en que laboran en la red de clínicas y hospitales del DF.

Secuelas del 7 de junio

Después de las elecciones del pasado 7 de junio, Héctor Serrano Cortés, secretario de Gobierno, el segundo hombre más poderoso en el GDF, ha sido el funcionario más mencionado como quien debe salir de inmediato del gabinete.

El encargado de la política del GDF –a quien Mancera defiende a capa y espada– fue señalado por el presidente de Morena, Martí Batres, por operar con toda la estructura de gobierno en favor de los candidatos del PRD y, en particular, los que pertenecen a la corriente Vanguardia Progresista que él mismo encabeza. Incluso, el líder del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, apoyó la petición de su salida.

Otra funcionaria señalada por estos personajes por su presunta participación en las campañas y la jornada electoral fue Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Desarrollo Social. Ella fue acusada hasta por su exjefe Andrés Manuel López Obrador, de “desviar” programas sociales como la Pensión de los Adultos Mayores, y el de los comedores comunitarios en beneficio de los candidatos perredistas.

El desempeño de Rufino León Tovar en la Secretaría de Movilidad también ha sido severamente cuestionado por su actuación contradictoria en la polémica entre taxistas regulares y representantes de las empresas Uber y Cabify.

Estos últimos tres funcionarios fueron “herencia” del gobierno de Marcelo Ebrard a la actual administración. Serrano y Rodríguez fueron ratificados en sus cargos por Miguel Ángel Mancera, mientras que León pasó de dirigir el Sistema de Transportes Eléctricos a la Secretaría de Transportes y Vialidad, ahora Semovi.

 

Comentarios