Ayotzinapa: el gobernador, padrino de conveniencia

CHILPANCINGO, GRO.- (Proceso).- En medio de la crisis político social que se vive en la entidad a raíz de la desaparición de 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa, el gobernador provisional Rogelio Ortega Martínez destinó un millón 204 mil pesos del erario para apadrinar a la generación 2011-2015 que egresará de ese plantel el sábado 18.

Esa suma incluye la compra de anillos, trajes y “un regalo especial” para los ahijados. Ortega plantea también cubrir “peticiones personales” de los normalistas, aunque éstas no se especifican en los documentos oficiales consultados por Proceso.

Para justificar la erogación extraordinaria, el mandatario solicitó al titular de la Secretaría de Finanzas y Administración, Eliseo Moyao Morales, ampliar el presupuesto de la Secretaría de Educación en Guerrero (SEG), a cuyo frente está Salvador Martínez della Rocca. Gracias a esa triangulación, Ortega podrá agasajar sin problemas a sus ahijados.

Esta “compra de voluntades” evidencia el nivel de corrupción de la administración de Ortega y ocurre a nueve meses de la desaparición de 43 normalistas en Ayotzinapa.

La generación anterior, la 2010-2014, egresó el 15 de julio de 2014 y fue bautizada con el nombre de Gabriel Echeverría de Jesús, en alusión a uno de los dos estudiantes de esa institución asesinado a tiros en un desalojo realizado por policías estatales y federales el 11 de diciembre de 2011 en El Parador del Marqués, sobre la autopista del Sol, al sur de esta capital.

En esa ocasión los padrinos fueron Silvia Romero Suárez, entonces titular de la SEG –hoy diputada local electa por el PRD– y Ernesto Aguirre Gutiérrez, sobrino y superasesor de Ángel Aguirre Rivero, gobernador en esa época. El evento se realizó en el auditorio Sentimientos de la Nación.

Los integrantes del comité estudiantil de la normal de Ayotzinapa condenaron la acción, sobre todo por los asesinatos de Gabriel Echeverría de Jesús y Alexis Herrera Pino, que incluso le atribuyeron a Aguirre Rivero, y señalaron que los egresados de esa generación aceptaron el padrinazgo de funcionarios aguirristas a cambio de plazas docentes en la entidad.

En cuatrienio anterior, la generación 2006-2010 fue apadrinada por Héctor Vicario Castrejón, principal operador de Rubén Figueroa Alcocer, quien gobernaba la entidad. Hoy Vicario es diputado local electo del PRI.

La ceremonia tuvo lugar en la cancha techada de la normal de Ayotzinapa. Entre los invitados estuvo Silvia Ojeda, coordinadora de asesores de José Luis de la Vega Otero, titular de la SEG durante la administración de Zeferino Torreblanca Galindo.

A Ojeda se le identificaba como agente activa del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, y artífice en el esquema de infiltración de la normal, considerada por la clase política local como “semillero de guerrilleros”.

En ese momento, varios estudiantes apoyados por el presidente del comité de padres de familia, Gonzalo Molina –hoy preso por organizar un grupo de autodefensa en Tixtla–, criticaron a Vicario Castrejón por su presunta implicación en la matanza de Aguas Blancas, el 28 de junio de 1995.

Hoy, los normalistas de la generación 2011–2015 eligieron como padrino al gobernador provisional Rogelio Ortega a cambio de prebendas. Hasta el cierre de esta edición nadie había expresado su inconformidad.

Ello a pesar de que los miembros del comité estudiantil y los padres de los 43 normalistas desaparecidos han declarado públicamente que las negociaciones con las autoridades están suspendidas por la falta de justicia en el caso de sus hijos desaparecidos el pasado 26 de septiembre.

Comentarios

Load More