Peña Nieto despoja a otomíes para favorecer a Hinojosa Cantú

Desde que era gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto ha forzado la ley para concretar el proyecto de la autopista Toluca-Naucalpan, otorgado a su constructor favorito, Juan Armando Hinojosa. Apenas llegó a la presidencia, canalizó dinero a ese negocio y expropió tierras indígenas –que incluyen zonas protegidas de bosque– para allanarle el terreno al contratista de la Casa Blanca de Las Lomas.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- De un plumazo, Enrique Peña Nieto echó abajo el decreto presidencial de 1952 que dio certeza jurídica y posesión sobre sus tierras a indígenas otomíes de San Francisco Xochicuautla, Estado de México, a fin de expropiar la zona en beneficio de su contratista favorito, Juan Armando Hinojosa Cantú, para que éste construya la autopista privada Toluca-Naucalpan.

El jueves 9 Peña Nieto firmó el decreto mediante el cual, con el argumento de “utilidad pública” y la necesidad de “facilitar el transporte” entre el Valle de México y el Distrito Federal, expropió 38 hectáreas de agostadero y de uso común a la comunidad de Xochicuautla. A cambio pretende entregar un total de 10 millones 850 mil 440 pesos “a quienes legítimamente” demuestren ser comuneros.

Lucas Hernández Josefa, integrante del Consejo Supremo; Armando García, delegado de la comunidad de Xochicuautla; y José Luis Fernández Flores, vocero de los indígenas otomíes, consideran que es un “despojo” y viola sus derechos pluriétnicos, pues no se les consultó el proyecto y, por lo tanto, no autorizaron la entrega de sus tierras.

Además, cuentan con un amparo federal que obliga a las autoridades del Estado de México y a Armando Hinojosa Cantú, propietario de la empresa Autovan, a suspender cualquier obra en el Santuario del Agua y el Parque estatal Otomí-Mexica.

En entrevista, los comuneros adelantan que impugnarán el nuevo decreto presidencial e interpondrán una segunda queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2019 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios