Al Pacino regresa al cine con Directo al corazón

MÉXICO, D.F. (apro).- Hace unos años, el escritor, productor y director estadunidense, Dan Fogelman, escuchó una historia que captó su atención y nunca se olvidó de ella: Que en 1971, un músico popular y compositor, Steve Tilston, acababa de lanzar su exitoso primer álbum An acoustic confusión, y durante una entrevista con una pequeña publicación llamada Zig Zag, el reportero se aventuró a afirmar que Tilston podría ser la siguiente gran estrella de la industria musical.

Le preguntaron a Tilson que si recibiera fama y fortuna afectarían su composición, y contestó que, a pesar de ser un pretensioso y joven compositor, sabía que esa fama sí tendría un efecto muy perjudicial. Cuatro décadas después Tilston la consiguió.

Fiel a sus convicciones, Tilston se mantenía fiel a sí mismo gracias a su música y nunca se vendió.

Al parecer John Lennon había leído el artículo de Zig Zag, y le escribió una carta a Tilston de que se podía ser rico y famoso y mantenerse auténtico:

“Ser rico no cambia tu forma de pensar.”

Tilston platicó:

“No era una carta que me juzgara o regañara por tener esos sentimientos. Y al final me preguntaba en un último párrafo que le gustaría saber qué pensaba de eso, y me incluía su número telefónico.”

Folgelman, al enterarse, pensó que tal vez la carrera de Tilston pudo haber sido diferente, e incluso su vida, si estos dos músicos se hubieran puesto en contacto. Entonces decidió buscar a Tilston e investigar la opinión del músico sobre qué diría al respecto.

Tilston le contestó en el encuentro:

“La vida es lo que es. Hubiera sido fascinante haberlo conocido (a Lennon). Podríamos haber congeniado o tal vez en ese momento le hubiera disgustado y me hubiera mostrado la puerta de salida.”

Pero Fogelman se siguió preguntando qué hubiera pasado y pensó que tal que este músico se hubiera vuelto muy famoso y muy rico pero también muy infeliz. Y eso es lo que le pasa a Danny Collins, protagonista del largometraje de ficción Directo al corazón, que se estrenará el próximo 31 de julio.

Es así que Fogelman decidió sentarse a escribir ese guión inspirado en la experiencia de Tilston; de ahí surgió el personaje Collins, quien se convierte en una gran estrella musical, y es cuando recibe una carta el día de su cumpleaños y comienza a evaluar su vida. Dice Fogrlman en el boletín de prensa de Gussi Cinema, la empresa distribuidora del filme en México:

“Un gran cantante popular con un público fiel, con canciones en la lista de éxitos, en especial ‘Hey baby doll’, una de esas canciones que debes cantar en cada espectáculo desde hace 40 años. Esa clase de canción que se te queda en la cabeza y no puedes parar de cantarla.

“Por ejemplo, se puede pensar en Niel Diamond y su canción ‘Sweet Caroline’. Cuando conocemos a Danny al inicio de la película, él se encuentra cantando ‘Hey baby doll’. Ya increíblemente rico, increíblemente famoso, es también increíblemente miserable y se encuentra deprimido al ver a dónde lo ha llevado el camino de la música. Se siente sin inspiración, en ese momento recibe la carta y él comienza a cambiar.”

El actor

Desde el inicio, Fogelman tiene bien claro quién podría interpretar el papel de Danny:

“Siempre imaginé a Al Pacino. Era un gran sueño el que yo pudiera enviarle el guión y que él lo leyera. Él se encontraba actuando en el Mercader de Venecia en Broadway y fuimos a los camerinos para conocerlo. De repente, conviviendo con Al Pacino, le pregunté si confiaría en mí para dirigirlo a pesar de nunca haber dirigido nada antes.”

Su asombro fue grato. Pacino se mostró encantado y sorprendido por la oferta de Fogelman.

Pacino dice del proyecto:

“Él podía seleccionar a cualquiera para este personaje, pero Dan me quería a mí y cuando un director realmente me quiere para interpretar a un personaje inesperado, debía decir que sí. En su momento me pasó con The Godfather. Francis Ford Coppola me quería para interpretar a Michael Corleone cuando nadie más me había visto para ese personaje, incluso yo. De nueva cuenta, Dan vio algo en mí que podía funcionar para este personaje y estaré eternamente agradecido con él.”

Al parecer, Pacino estaba familiarizado con los guiones que ha escrito Fogelman, entre ellos Tangled, Crazy, Stupid, Love y Last Vegas:

“Sí, sabía que era un gran escritor. Me di cuenta que él podía dirigir, y yo he trabajado con grandes directores. Siempre soy cauteloso con los debutantes.”

El guión no lo decepcionó:

“Estaba escrito con mucho corazón. Eso fue lo que vi cuando lo leí por primera vez. Si conoces a Dan entiendes por qué el guión es como es. La situación es muy divertida y extraña. Yo sé lo que es ser golpeado y luego alabado y vuelto a golpear. Te sientes como en un partido de ping-pong y tú eres la pelota.”

Con Pacino a bordo para interpretar a Danny, Fogelman pudo personalizar al personaje aún más:

“Lo diseñé más pensando en Pacino una vez que firmó. Las cosas siempre necesitan ser ajustadas para grandes actores. Tienes el guión que ha estado en la mesa por un tiempo y de repente es como si hubieras comprado un coche nuevo. Piensas, ¡oh!, no sabía que el coche pudiera hacer eso.”

Según el director y guionista, el momento más estresante de su vida fue cuando proyectó la película por primera vez para Al Pacino:

“Le gustó ver el primer corte en un cine, no había nadie más que él. La espera fue una agonía y entonces me envió un hermoso e-mail y dijo que era la primera vez que una escena final de sus películas lo hacía llorar al verla.”

Fogelman ubica la cinta para adultos “que te hará reír y tal vez te hará llorar un poco”. Agrega:

“Cada escena, incluso la más dura, tiene un momento de humor. Me gustan las historias que son sobre personajes humanos y diálogos con la familia. Me encanta ver gente que obtiene una segunda oportunidad. Cada vez hay menos películas así.”

En la trama se ve a Collins (Pacino), una vieja estrella de rock en declive, recibir la carta escrita por John Lennon. Es así que Danny decide averiguará lo que su vida hubiera sido si se dedicara a crear la música que siempre quiso tocar, redescubrir el amor y arreglanr la tortuosa relación que mantiene con su hija.

En los últimos años no se le había visto en la pantalla grande a Pacino. En 2005, fue Shylock en la adaptación de la obra de Shakespeare The merchant of Venice, dirigida por Michael Radford. En 2004 recibió un Emmy por su retrato de Roy Cohn en la adaptación televisiva de la HBO que el director Mike Nichols realizó de la obra de Tony Kushner, Angels in America. Aquel mismo año interpretó al rey Herodes en la obra Salomé, de Óscar Wilde, tanto en el off-Broadway de Brooklyn como en Broadway, y también a Arturo Ui en La evitable ascensión de Arturo Ui, de Bertolt Brecht, en la Pace University. Su filmografía reciente incluye también People I know (Miramax), del director Dan Algrant, y The recruit (Disney), donde compartió reparto con Colin Farrell.

La cinta Directo al corazón cuenta con un soundtrack de nueve canciones clásicas de John Lennon y música original de Ryan Adams, Don Was, Cairan Gribbin y Greg Agar.

También actúan Annette Bening (The kids, Are all right, American beauty), Jennifer Garner (Men, Women and children, Juno), Bobby Cannavale (Blue Jasmine, Boardwalk empire) y Christopher Plummer (Beginners, The girl with the Dragon Tattoo).

Comentarios

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha. Foto: Carlos Enciso.

Load More