Peña en París: El dinero… más fuerte que los derechos humanos

PARÍS, (apro).- “Francia y México tienen valores en común: los dos respetamos los derechos humanos y creemos en la democracia”, soltó Enrique Peña Nieto esta mañana en París, durante su discurso ante cientos de empresarios reunidos en el Foro de Negocios Francia-México.

Esa fue la única referencia a los derechos humanos a lo largo de una visita de Estado de cuatro días en el país galo.

La “histórica” visita de Peña Nieto a París, con su séquito de más de 400 personas y 13 titulares de secretarías culminó hoy con la firma de 60 acuerdos en los sectores de la educación, el turismo, salud, agricultura, energético y aeronáutica.

El propósito de esa visita de Estado lo mencionó François Hollande durante la declaración conjunta de ambos mandatarios a la prensa esta tarde en París: “Queremos abrir una nueva etapa, y lo conseguimos, creamos una nueva atmósfera y, cuando hay ambición, las cosas van rápido” sentenció el presidente galo.

“Los intercambios económicos entre los dos países crecen cada año 10%, y en 2015 aumentaron 30%”, enfatizó el presidente socialista.

Por su lado Peña Nieto subrayó “los 60 contratos firmados” que confirman esa “relación comercial muy importante que viene creciendo”.

Unas horas antes, en la sede del Movimiento de las Empresas de Francia (Medef), que representa al sector patronal nacional, el presidente Peña Nieto describió cómo los presidentes de Total, Alstom, Engie, Sanofi, Pasteur, etcétera, observan a México como “un mercado de más de 100 millones de consumidores”.

“El país está comprometido en reforzar la democracia y contamos con una gran estabilidad macroeconómica”, añadió el titular del Ejecutivo mexicano.

Minutos después, Luis Videgaray Caso, titular de la Secretaria de Hacienda, intervino para exponer y promocionar las reformas estructurales emprendidas por el actual gobierno y responder a las preocupaciones relacionadas con la situación económica del país. “México sí es un país para invertir con seguridad”, insistió.

Los acuerdos

De diez acuerdos del sector privado, tres corresponden al sector aeronáutico.

Así, cuatro nuevas empresas francesas del sector aeronáutico y de defensa se implantarán en México: Figeac Aero, Duqueine, AD Industries y NeXt Teams, las que instalarán fábricas en Querétaro o en Sonora, apoyando al sector aeronáutico mexicano y especialmente en la manufactura de aviones y helicópteros.

También se firmó un memorándum de entendimiento entre Air France, Airbus Group y la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de México para autorizar la explotación del avión comercial Airbus A380 en el aeropuerto de la Ciudad de México.

A partir de 2016, la compañía Air France desea abrir una línea comercial París-México-París con el “rey de los aviones”, el Airbus A380, con capacidad de entre 525 y 853 pasajeros.

En busca del crudo

El sector energético mexicano también interesa a las empresas francesas. “Con la reforma, México dio el primer paso para una mayor competitividad”, subrayó Peña Nieto en la sede del empresariado galo: “México sigue siendo dueño del subsuelo nacional, pero ahora se permita la inversión; la reforma es también un aprendizaje en la apertura del sector”, acotó.

Engie (exGDF Suez) firmó hoy dos contratos, con Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Enagas para intercambios técnicos y explotación del gas natural en México. Engie también explotará parte del gaseoducto Los Ramones II.

Estos acuerdos concretan la llegada al mercado energético de la primera empresa francesa en energía (sin contabilizar el petróleo).

Gérard Mestrallet, presente en el foro de negocios México-Francia, declaró que su “empresa tiene el objetivo de ser un actor fundamental en el sector energético de México”.

Otro actor fundamental del mundo de la energía es Total. La presencia hoy del presidente de la empresa energética francesa es reveladora: Patrick Pouyanné elogió las reformas emprendidas por el gobierno mexicano.

La transnacional francesa no participó en la Ronda 1 de las licitaciones propuestas por el gobierno mexicano el miércoles pasado, pero sí podría estar muy interesada cuando el gobierno mexicano abra licitaciones para bloques en aguas profundas.

“Casa mexicana” en París

El sector de la salud también es un área que interesa a varias empresas francesas. El caso de Sanofi-Pasteur es emblemático, pues el laboratorio, uno de los más importantes del mundo, está llevando a cabo la finalización de una vacuna contra el dengue, y ya firmó un contrato con la Secretaría de Salud para la comercialización del producto en México.

Otro proyecto importante entre ambos países es la construcción, mediante inversión privada, de una monumental “casa mexicana” para promocionar México en París. “Que mejor que la cultura para estrechar relaciones entre ambas naciones”, dijo Peña Nieto en la declaración conjunta en el Eliseo. Más aún, en 2016, una gran exposición sobre el arte moderno y contemporáneo mexicano se organizará en el Grand Palais.

Comentarios

Load More