La Unión Europea aprueba otorgar a Grecia préstamo por 7.1 mde

La canciller alemana Angela Merkel. Foto: AP La canciller alemana Angela Merkel. Foto: AP

MÉXICO, D.F. (apro).- Los 28 Estados miembro de la Unión Europea aprobaron hoy otorgar una partida extraordinaria por 7 mil 160 millones de euros a Grecia, a fin de evitar que el país heleno llegue a una suspensión de pagos definitiva.

Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro afirmó que los recursos estarán disponibles el próximo lunes.

“Tenemos un acuerdo sobre la financiación puente para Grecia basado en un préstamo del Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera (MEEF), un acuerdo que ha sido respaldado por los 28 Estados miembro de la Unión y que evita que Grecia llegue a una suspensión de pagos inmediata.

“Significa que siete mil 60 millones de euros llegarán a tiempo a Grecia el lunes”, dijo Dombrovskis en una rueda de prensa.

En un comunicado, el Consejo de la Unión Europea indicó que el préstamo tendrá un plazo de vencimiento máximo de tres meses y será desembolsado en un máximo de dos cuotas.

“El préstamo a Grecia será a tres meses y será desembolsado en dos veces. Permitirá a Grecia pagar su deuda impaga con el FMI (Fondo Monetario Internacional) y el Banco de Grecia y volver a pagar al BCE, hasta que Grecia empiece a recibir financiamiento del nuevo programa” de rescate que aún se debe negociar, indica la Comisión en su comunicado.

El dinero será destinado a que Grecia resuelva los atrasos que acumula con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco de Grecia, y a que haga frente a los pagos de las próximas semanas al Banco Central Europeo (BCE), empezando el lunes con tres mil 500 millones más otros 700 millones de intereses.

De acuerdo Dombrovskis, el préstamo del MEEF, fondo que se nutre del presupuesto de la Unión Europea y que ya se utilizó en los rescates de Portugal e Irlanda, contará con dos garantías en caso de que Grecia no devuelva el dinero.

La primera cubriría las pérdidas que podrían sufrir los países que no forman parte del euro con los beneficios de las operaciones realizadas con bonos helenos en manos del Banco Central Europeo (BCE) y aquellos en manos de los Bancos Centrales de los socios de la eurozona en sus propios balances (ANFA).

La otra garantía entrará en caso de que Atenas incumpla con la devolución del préstamo. En ese caso se le dejarían de desembolsar fondos comunitarios principalmente estructurales para compensar las pérdidas.

El préstamo a corto plazo del MEEF fue diseñado para que Grecia haga frente a sus obligaciones mientras negocia con sus socios un tercer rescate financiero, que según analistas, no estará listo antes de mediados de agosto.

Esta semana los miembros del Eurogrupo aceptaron lanzar las negociaciones del tercer programa de rescate como lo solicitó Atenas, luego de que el Parlamento griego adoptara las reformas que exigían a cambio.

Las instituciones acreedoras —Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional— esperan negociar el programa que se extenderá por tres años en las próximas cuatro semanas.

Entre 40 mil y 50 mil millones de euros del nuevo préstamo para Atenas, estimado en más de 80 mil millones de euros, saldrían del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), un fondo de rescate de la zona euro con una capacidad de préstamos de 455 mil millones de euros.

El resto provendrá en parte del remanente de los préstamos del FMI a Grecia en el marco del segundo programa de rescate y de las privatizaciones que realice Atenas en los próximos tres años.

También este viernes el consejo de gobernadores del MEDE aprobó la decisión de “garantizar, en principio, el programa de estabilidad para Grecia bajo la forma de un programa de préstamos”.

En un comunicado, la entidad señaló que esta decisión “allana el camino para que las instituciones negocien un Memorando de Entendimiento (MoU por su sigla en inglés) que detalle las reformas macroeconómicas acordadas (en la cumbre del lunes), o las condiciones relacionadas a la asistencia financiera del MEDE”.

Dentro de tres meses, Atenas deberá utilizar los fondos de un eventual tercer rescate para pagar el préstamo de este viernes de siete mil160 millones de euros.

Alemania avala el tercer rescate

Por 439 votos a favor, 119 en contra y 40 abstenciones, el Bundestag (cámara baja alemana) aprobó este viernes otorgar al gobierno de la canciller Angela Merkel el mandato para que empiece a negociar un tercer rescate para Grecia.

Varias decenas de diputados de la bancada conservadora de Merkel votaron en contra de conceder al ejecutivo el mandato para negociar con Grecia una nueva línea financiera o, al menos, se abstuvieron.

El jueves pasado, 48 miembros del grupo conservador avanzaron en la reunión preparatoria del pleno, en la que participó la canciller, su intención de votar “no”.

Miembros de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y su hermana bávara, la Unión Socialcristiana (CSU), se han pronunciado abiertamente en contra del compromiso alcanzado el pasado lunes en Bruselas.

Quienes están en contra del rescate alegan que Atenas no es un socio fiable para implementar las reformas necesarias, que los alemanes no deben pagar por las deudas de terceros y que las deudas helenas son ya de tal magnitud que es dudoso que puedan devolver los préstamos.

A pesar de ello la mayoría de los diputados de la gran coalición de conservadores y socialdemócratas, así como Los Verdes, dieron el “sí” a Merkel.

Sólo el primer partido de la oposición, La Izquierda, una formación de poscomunistas y disidentes socialdemócratas ligada con la gobernante Syriza en Grecia, se manifestó mayoritariamente en contra de un tercer rescate.

Durante el debate, la canciller alemana solicitó autorización al Bundestag y argumentó que el acuerdo es “duro” para Grecia, pero es la única solución posible y que su Gobierno nunca habría permitido que se vulnerasen los tratados, pero tampoco habría dejado a Grecia “desangrarse” y caer en una situación de “caos y violencia”.

El compromiso alcanzado en Bruselas, abundó, es duro para los griegos pero también para el resto de socios, que han prometido hasta 86 mil millones de euros. “Es una muestra de solidaridad europea nunca vista”, destacó la canciller.

El lunes pasado, tras una negociación de 17 horas, los 19 miembros del euro acordaron conceder una ayuda financiera de 86 mil millones de euros durante tres años a cambio de una dura batería de ajustes fiscales y reformas estructurales.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso