Se extiende a estados repudio por muerte de fotoperiodista

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Cientos de periodistas, estudiantes, intelectuales y organizaciones salieron hoy a las calles en diferentes estados del país para protestar y exigir justicia por el asesinato del fotógrafo de la revista Proceso y de la agencia Cuartoscuro, Rubén Espinosa Becerril.

En Nuevo León, periodistas protestaron esta tarde por el asesinato de Espinosa, quien fue encontrado muerto el sábado en el Distrito Federal.

Una ofrenda floral luctuosa con la leyenda: “Periodistas: ni un muerto más”, fue colocada al pie del Monumento de la Libertad de Expresión, en la zona de la Macroplaza, por la Asociación de Periodistas de Nuevo León José Alvarado Santos.

Unos 15 comunicadores de medios locales, nacionales e internacionales, colocaron sus cámaras, grabadoras y libretas al pie de la corona de flores, en señal de duelo por Espinosa Becerril, quien fue encontrado asesinado junto con cuatro personas en un departamento de la capital del país.

En semanas anteriores, el fotoperiodista tuvo que dejar Veracruz, por amenazas y se refugió en el Distrito Federal, donde siguió trabajando hasta su muerte.

A nombre de los comunicadores presentes, el reportero Ángel Ramos Trujillo, originario de Veracruz pero avecindado en Monterrey, mencionó el talento de Espinosa, quien destacó por su trabajo como periodista, pero también por su activismo por la libertad de expresión.

Recordó que el fotógrafo trabajó en Xalapa junto a la corresponsal de Proceso, Regina Martínez, quien fue también privada de la vida el 28 de abril del 2012.

“La percepción de todos los compañeros allá en Veracruz es que Rubén era una de las personas más visibles del movimiento que buscaba justicia no sólo para Regina, sino para la más de una decena de compañeros asesinados en Veracruz y eso le trajo muchos problemas, y ese fue uno de los motivos por los que fue perseguido y por lo que tuvo que abandonar Xalapa”, dijo.

“Matar periodistas no mata la verdad”, proclaman en Puebla

“Matar periodistas, no mata la verdad”, advirtieron esta tarde trabajadores de los medios de comunicación de Puebla que se manifestaron para exigir justicia por el asesinato del fotorreportero Rubén Espinosa, la activista Nadia Vera, Yesenia Quiroz y otras dos mujeres ocurrido este sábado en la colonia Narvarte en el Distrito Federal.

“Frente a sus balas, nuestras palabras”, “Ni un periodista más muerto”, “Pedimos justicia para nuestros compañeros asesinados”, decían los carteles que colocaron, junto con flores, veladoras y cámaras fotográficas, en un portal frente al zócalo poblano.

Al mismo tiempo se llevaron a cabo protestas en Tehuacán, Huauchinango, Teziutlán y Zacatlán, en las cuales los reporteros y fotógrafos reprobaron que el gobierno mexicano, y en especial los de Veracruz y el Distrito Federal, no garanticen la seguridad para quienes ejercen esta profesión.

Al tomar la palabra, Samantha Páez, reportera de e-consulta e integrante de la Red de Periodistas de Puebla, reprobó la violencia que ha caracterizado al gobierno de Javier Duarte y que ha cobrado ya la vida de 14 periodistas.

“No queremos que eso ocurra en Puebla, ni en otra entidad, ni en el país”, reclamó Páez.

La reportera consideró que este hecho hace suponer un acto de represión contra periodistas y activistas que son críticos del gobierno de Duarte.

Claudia Martínez, representante de la Casa de los Derechos del Periodista, reveló que en lo que va del gobierno de Rafael Moreno Valle 149 trabajadores de los medios de comunicación han denunciado agravios en esta entidad y que actualmente nueve de ellos están amenazados de muerte.

“Hacemos un llamado urgente a las autoridades locales, al gobierno del estado, al presidente de la República, a las organizaciones, a la Comisión de Derechos Humanos, para que tomen acciones inmediatas y comiencen a activar las medidas de seguridad”, demandó.

Martínez pidió la solidaridad de los medios de comunicación de Puebla para impulsar iniciativas de leyes que protejan la seguridad y los derechos de los periodistas en esta entidad.

Protestas en Oaxaca

Fotógrafos, camarógrafos y reporteros realizaron una protesta frente a la Catedral de Oaxaca con el rostro del fotoperiodista Rubén Espinosa asesinado la víspera en el Distrito Federal y con visibles huellas de tortura, así como el tiro de gracia.

La mirada de Rubén Espinosa parece de reclamo. Ya no está para gritarlo pero se escuchó en todo el país y varias partes del mundo. Su rostro, desconocido para muchos, se hizo presente y su gesto fue de reclamo.

Con pancartas donde se observaba la leyenda: “No se mata la verdad, matando periodistas, Duarte asesino #Justicia para Rubén, 14 periodistas asesinados en el gobierno de Duarte, #Justicia para Rubén y Justicia para Rubén, sus balas no matan la verdad, los comunicadores de Oaxaca se sumaron a las protestas nacionales por este crimen contra la libertad de expresión que ha convertido a México en el país de las esquelas, esquirlas y epitafios.

En el rostro de Rubén se refleja una mirada de reclamo a las autoridades de Veracruz y particularmente al gobernador César Duarte por los 14 asesinatos de periodistas cometidos sólo en esa entidad y durante su administración.

De reclamo a un indolente presidente como Enrique Peña Nieto que está sepultando una incipiente o supuesta democracia militarizando al país y eliminando a todo adversario.

De reclamo a una envilecida sociedad que se la está llevando la chingada y se preocupa por bofetadas en el futbol, en sus taranovelas o los chismes de farándula como lo hace la encargada de impartir justicia, la procuradora Arely Gómez González, que en lugar de dar avances de la investigación se pone a felicitar a su patrona la Angélica Rivera La Gaviota por su cumpleaños.

De reclamo a los periodistas que por su canibalismo se la pasan descalificando a su gremio en lugar de fortalecerlo y unificarlo para defenderse de la politiquería, de las supuestas organizaciones progresistas, de los abusivos contratos laborales y termina siendo reactivo cuando han sido arrebatadas vidas como al de Rubén.

Y de reclamo a todos los politiqueros de los partidos políticos que se preocupan más por sus dietas, bonos, prebendas y red de corrupción, en lugar de exigir justicia porque al terminar de sepultar su supuesta democracia perderán su grandioso negocio.

La muerte del fotoperiodista Rubén Espinosa, colaborador de la revista Proceso y de Cuartooscuro, volvió a unificar a un gremio que salió a las calles y realizó protestas como ocurrió en esta capital donde decenas de periodistas de la lente, de la prensa electrónica y escrita, para expresar su indignación.

Lo triste es que Rubén ya no está para saber que lo quieren, que no fue en vano su trabajo y que hasta su muerte defiende la libertad de expresión en México donde se está sepultando la incipiente democracia.

Los fotoperiodistas, reporteros de los diversos medios de comunicación y corresponsales de la prensa nacional exigieron castigo por el asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa.

“Estamos cansados de que los periodistas sigamos siendo objeto de agresiones, ya que para las autoridades sólo existimos al momento de enviar las esquelas, condolencias o coronas de flores.

“Los periodistas sólo son estadística y motivo para crear elefantes blancos como las fiscalías que no dan resultados pero les asignan presupuestos desproporcionados”.

Vestidos de negro y portando máscaras con el rostro del corresponsal en Veracruz de la revista Proceso y la Agencia Cuartoscuro, concluyó la protesta.

Exigen esclarecer el crimen más de 20 organizaciones

Más de 20 representantes de organizaciones de derechos humanos y de periodistas del norte del país exigieron que se investigue con objetividad el asesinato del fotoperiodista y corresponsal de Proceso, Rubén Espinosa, de la activista Nadia Vera, de la joven Yadira Quiroz Alfaro, así como de otras dos jóvenes asesinadas en la colonia Narvarte de la Ciudad de México.

Asimismo, exigieron que se indague la actuación de los funcionarios públicos que integran las instituciones responsables de investigar el caso y proteger la integridad del fotoperiodista Rubén Espinosa, “tanto de la Procuraduría veracruzana, de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la libertad de Expresión, como del Mecanismo de Protección para que se finquen las responsabilidades administrativas y penales correspondientes por posibles actos de omisión en su desempeño”.

El posicionamiento lo emitieron en la ciudad de Saltillo, Coahuila, donde se reunieron para asistir al “Taller sobre aspectos básicos del mecanismo de protección y la estrategia de autoprotección”, al que fueron convocados por la organización Freedom House.

“Expresamos nuestra solidaridad con las familias y el gremio periodístico. Rubén Espinosa había sido desplazado para residir temporalmente en la Ciudad de México, a partir de una serie de amenazas que impidieron continuar con el ejercicio periodístico en el estado de Veracruz.

“Tras este deleznable hecho, son 13 periodistas asesinados en Veracruz durante el gobierno de Javier Duarte, sin contar al sinnúmero de periodistas y personas comunicadoras sociales que han huido de Veracruz porque no existen garantías para realizar su trabajo en condiciones de seguridad”, dicen en el pronunciamiento.

Añaden:

“Desde que Rubén Espinosa denunció los ataques sufridos en 2013, se desconocen los resultados de la investigación penal iniciada por la Procuraduría General de Justicia veracruzana y la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión, lo cual pudo contribuir en la inhibición de las amenazas. Insistimos: es la aplicación de la justicia la mejor medida de prevención de ataques y violaciones de derechos humanos”.

Recuerdan que en México han asesinado a 88 periodistas del año 2000 a la fecha, 16 de ellos en la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

Las exigencias son las siguientes:

Una investigación pronta, expedita, objetiva, diligente y exhaustiva que resulte en la identificación, procesamiento y sanción de los autores materiales e intelectuales del asesinato de Rubén Espinosa y las cuatro mujeres en cuestión.

No más impunidad.

Que se investigue la actuación profesional de los funcionarios y funcionarias públicas que integran las instituciones responsables de investigar el caso y proteger la integridad del fotoperiodista Rubén Espinosa, tanto de la Procuraduría veracruzana, de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra la libertad de Expresión, como del Mecanismo de Protección para que se finquen las responsabilidades administrativas y penales correspondientes por posibles actos de omisión en su desempeño.

Que se adopten todas las medidas necesarias, adecuadas y suficientes para que se ejerza el periodismo en Veracruz y en México, incluyendo la protección del entorno en el que laboran los y las periodistas.

Al presidente Peña Nieto y al gobernador Javier Duarte, que adopten sin dilación una política integral y eficaz para garantizar la aplicación de justicia y la protección a periodistas, comunicadores sociales y personas defensoras de derechos humanos.

(Con información de Luciano Campos, Gabriela Hernandez, Pedro Matías y Patricia Mayorga)

Comentarios