Nombran “Luis Pérez Sabido” al Centro Cultural Mocochá

MÉXICO, D.F. (apro).- El Centro Cultural Mocochá, ubicado en la calle 18, entre 21 y 23 de esa ciudad peninsular, será nombrado “Luis Pérez Sabido” en una ceremonia a realizarse el próximo martes 11, a las 20:00 horas, según informó desde tierras del Mayab el propio cantautor quien creara el Diccionario de la canción popular de Yucatán (Instituto de Cultura de Yucatán/ Gobierno de Yucatán/ Conaculta. Mérida, 2010. 460 páginas).

“Para mí es un gran gusto saber que el Centro Cultural llevará mi nombre, pues yo nací en la Hacienda Carolina de esta población de Mocochá, el 7 de enero de 1940”, señaló el también poeta, promotor e investigador, quien desde niño sintió inclinación por la poesía y la música. En 1962 compuso su primera canción, “Injusta lejanía”, que dice:

Quiero que comprendas, vida mía,

Que esta injusta lejanía adolece de razón,

Y que cada noche de tu ausencia,

El dolor y la impaciencia acrecientan mi pasión.

(https://www.youtube.com/watch?v=nNyB8te6QJw)

Ese año, Ricardo Duarte Esquivel le musicaliza Y llegarás y No importa que tus labios, y más tarde, Te lo digo hoy, Ansiedad de amar, La noche del silencio, La tarde y Llegaste al fin.

En 1965 es nombrado jefe del primer departamento cultural del ayuntamiento de Mérida; crea las Serenatas del Parque de Santa Lucía y organiza el Concurso de la Canción Yucateca. En 1967 promueve la creación de la Medalla Guty Cárdenas. En 1968, se desempeña como coordinador de la Dirección General de Bellas Artes, organiza las serenatas de la Ermita de Santa Isabel, promueve un concurso de la canción yucateca de ese año y coordina la grabación de los primeros dos LPs de la Orquesta Típica Yukalpetén.

En 1970 es subdirector general de Bellas Artes; musicaliza, junto con Duarte Esquivel, Flores de amor, con letra de Antonio Mediz Bolio, que se estrena en Ochil. En 1976, es nombrado director de Cultura del ayuntamiento, y en 1976, del estado; crea los conciertos dominicales del Salón de la Historia y compone el bolero Tu secreto, con letra de José Martínez Novelo, y en 1980 escribe la letra del Himno al general Salvador Alvarado que musicaliza Nacho Torres.

El 5 de noviembre de 1981, el ayuntamiento de Mérida le otorga la Medalla Guty Cárdenas. Ese día, el trío Los Condes le estrena Encuentro y Judith Pérez Romero Amor en la sombra. En diciembre es nombrado director del Teatro Peón Contreras; organiza la reapertura del recinto con 12 conciertos de la nueva Orquesta Sinfónica de Yucatán. En 1982 publica el poemario Puente a mitad del camino. Por el mes de julio crea la Vaquería Yucateca del Palacio Municipal.

En 1983 publica el libro Bailes y danzas tradicionales de Yucatán, estableciendo el programa semanal Remembranzas Musicales en el parque de Santiago. En 1984 es acreedor a la Medalla Fundación de Mérida. En marzo de 1985, promueve la Medalla Chan Cil, y Mérida en Domingo. En 1987, publica el bolero Todo era mentira. De 1988 a 1995, es director del Museo de la Canción Yucateca; período en el cual publica Yucatán: canciones de ayer, de hoy y de siempre; Víctor Esquivel musicaliza sus poemas Tu sonrisa y tu mirada, Así nos gusta ser, ¿Quién eres y Serenata meridana.

No pierdas, por favor, esa sonrisa

Que lleva miel y esencia de azucenas,

Que viste la ilusión de suave brisa

Y baña con amor las cosas buenas.

En 1990, se imprime Imágenes de Mérida.

En 1992, es director del Teatro Daniel Ayala, y acepta la vicepresidencia de la Sociedad Artística Ricardo Palmerín. En 1993, Armando Manzanero musicaliza Yo sé que volverás que le graba en ese año la gran Manoella Torres. En noviembre de ese año se le confiere la Medalla Yucatán.

Yo sé que volverás cuando amanezca,

Aun cuando los demás ya se hayan ido.

La cita no ha cambiado aunque parezca

Que todo ha naufragado en el olvido.

En 1995, el Instituto de Cultura de Yucatán auspicia su poemario Yo sé que volverás. Emilio Bueno musicaliza Sed de amar; César Marrufo La hora postrera, y Ligia Cámara Dos palmas cubanas. Después, Ligia le pone música a El son de tu mirada, A veces, y Como sangre y herida, esta última obtiene el segundo premio del Festival Juan Acereto 2000.

A veces busco hundirme en el silencio

Huyendo de las cosas que me hieren.

A veces nuevas penas interfieren

Y vuelven a sumirme en el tormento.

De 1997 a 2004, es director de Producción Artística del Instituto de Cultura de Yucatán, reorganizando los conciertos dominicales del Salón de la Historia. William Dawson musicaliza Canto a mi ciudad, Yo quiero, ¡Qué rico!, A la vida niña y El amor que yo esperaba. Al fallecer el licenciado Jorge Peniche y Peniche, en 1968, asume la presidencia vitalicia de la Sociedad Artística Ricardo Palmerín. Ese año, Nacho Rosel musicaliza No me arrepentiré y Maricarmen Pérez No importe cuánto dés, dando nueva versión de A la niña vida; Luis Felipe Castillo pone música de Cero a cero, A sangre fría, Regálame otro sábado, Me llevo solamente mis canciones, En el fondo de mi alma, Algo más y Qué golpe.

Con el compositor Alfonso Castillo Ríos compone Mascarada y Tímido salió el sol. En 1999, el Instituto de Cultura de Yucatán le otorga la Medalla al Mérito Artístico. Maru Boeta musicaliza La amante, Sin decir nada y No te detengas; Roberto Cárdenas pone música a ¡Qué lástima!; Ricardo Vega al son Caridad y al bolero Promesa de amor; Julián Durán a los bambucos A Mérida y Trovador.

En 2003, el ayuntamiento publica su poemario Bajo tu cielo azul Mérida linda. En 2004 compone el bolero La luz de tu mirada e ingresa como investigador en el Centro Regional de Investigación, Documentación y Difusión Musicales Gerónimo Baqueiro Fóster.

En 2008, pone letra a Mi Yucatán, compuesta por Wello Rivas; Javier Lezama musicaliza Porque te quiero y Qué será de nosotros. Con letra de José Peón Contreras compone el bambuco Sombra de la sombra mía y pone nueva música a Los tres besos de Chan Chán. Sus canciones han sido grabadas por multitud de intérpretes, incluyendo a Armando Manzanero.

Comentarios