“Sabemos quién fue”, advierten durante protestas en Xalapa

MÉXICO, D.F. (apro).- Este martes prosiguieron las manifestaciones de protesta en varias entidades del país por el asesinato de cinco personas, entre ellas la activista Nadia Vera y el fotoperiodista Rubén Espinosa, el pasado fin de semana en un departamento de la colonia Narvarte de la Ciudad de México.

De riguroso luto, algunos con lágrimas, fotoperiodistas y camarógrafos de Veracruz levantaron sus herramientas de trabajo en todo lo alto para recordar a Rubén Espinosa, colaborador del semanario Proceso y las agencias Cuartoscuro y AVC.

El acto de levantar sus cámaras, señalaron, fue para dejar en claro que la presencia de Espinosa Becerril sigue vigente, para recordar sus enseñanzas y obsesión por el trabajo, pero también para exigir justicia por este crimen.

Unas 200 personas, entre estudiantes, activistas sociales y reporteros, protestaron frente al Palacio de Gobierno para repudiar el artero asesinato de Rubén y Nadia Vera, activista de Casa Magnolia y del movimiento #YoSoy132.

Una enorme lona negra con los rostros de Rubén y Nadia, acompañados de la leyenda “Sabemos quién fue”, fue atravesada en la avenida Juan de la Luz Enríquez por espacio de hora y media en el centro histórico de Xalapa, con el fin de reclamar justicia y una investigación real de las causas del homicidio.

“No nos mataron a un reportero, ni a una activista… nos mataron a nuestros hermanos”, reprochó el periodista independiente Majloc.

Otros manifestantes echaron mano de réplicas de los cartones de moneros nacionales que han repudiado el quíntuple homicidio para marchar con las imágenes en señal de protesta.

Con varios funcionarios, secretarios de despacho y servidores públicos en periodo vacacional, los únicos que salieron a tomar fotografías y videos de la concentración fueron los llamados “orejas” de la Dirección de Política Regional y de la Secretaría de Gobierno.

No obstante, unos seis empleados del gobierno de Javier Duarte que tomaban fotos con sus celulares de quienes participaban en la marcha fueron echados a mentadas de madre de la manifestación.

Minutos después, la SSP mandó a dos uniformadas viales, quienes corrieron la misma suerte.

En la plaza Lerdo –rebautizada como plaza Regina Martínez, corresponsal de Proceso asesinada el 28 abril de 2012 en su domicilio– reporteros y activistas colocaron una ofrenda floral en honor a Rubén Espinosa y Nadia Vera, donde además expusieron imágenes de las víctimas y dejaron pensamientos de consuelo.

Antes de iniciar la marcha, los inconformes lanzaron consignas en contra del gobierno de Enrique Peña Nieto, de Javier Duarte y de Miguel Ángel Mancera.

En seguida, reprocharon la ola de violencia e impunidad que afecta al país, así como la represión y el hostigamiento gubernamental.

Durante la marcha, integrantes del Comité de Defensa y Lucha Universitaria expresaron su temor, pues las agresiones contra estudiantes de la Facultad de Humanidades y contra actores sociales han ido en aumento.

Acto seguido, recordaron la agresión salvaje a ocho jóvenes cometida el 5 de junio –dos días antes del proceso electoral– a manos de un comando, quienes con palos con clavos, machetes y otros instrumentos irrumpieron el interior de una vivienda. “Nos están matando, pero no nos van a callar”, fustigaron.

Karla Silva se suma a protesta

En León, Guanajuato, corresponsales, reporteros, fotógrafos y camarógrafos protestaron afuera de la delegación de la PGR y, en reunión con el delegado Juan Manuel Ulloa, exigieron que esta instancia federal asuma su responsabilidad e investigue el caso Narvarte.

“¡Justicia para Rubén, ni uno más!” y “¡Duarte, asesino!” fueron las consignas de los comunicadores guanajuatenses, quienes colocaron sus cámaras y grabadoras ante una fotografía de Espinosa Becerril.

En la protesta participó la reportera Karla Silva Guerrero, quien el 4 de septiembre pasado fue brutalmente golpeada en las oficinas del El Heraldo en Silao. Ella y su compañera Adriana Elizabeth Palacios fueron amenazadas con estas palabras: “Le bajas a tus notas o te va a llevar la chingada”.

Karla Silva y los periodistas que se manifestaron este martes recordaron al delegado de la PGR que en su momento la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) declinó investigar la agresión en contra de Karla y Adriana.

“¿Por qué la justicia es tan lenta, por qué no pasa nada?”, reclamó la reportera.

En la protesta se recordó que hace unas semanas fue asesinado en Comonfort el periodista Gerardo Nieto, cuyo crimen permanece sin ser esclarecido por la Procuraduría de Guanajuato, y que los diputados del Congreso local han sido renuentes a legislar para una norma de protección a periodistas y personas defensoras de derechos humanos.

Plantón en PGR de Sonora

La comunidad periodística de Sonora se plantó a las afueras de la delegación de la PGR para exigir justicia y el rápido esclarecimiento del multihomicidio donde perdió la vida Rubén Espinosa.

Los comunicadores mostraron pancartas y lanzaron consignas por más de 30 minutos, a fin de sumarse al repudio nacional e internacional por el ataque mortal registrado en un departamento de la colonia Narvarte contra este reportero gráfico, la activista chiapaneca Nadia Vera y otras tres mujeres.

El presidente del Foro Nacional de Periodistas, que aglutina a 3 mil comunicadores en 22 estados y 40 ciudades del país, Rafael Cano Franco, señaló que la lentitud con la que labora la FEADLE, dependiente de la PGR, se convierte en impunidad.

“Al no dar con resultados o responsables, se ofrece la facilidad para que cualquier otra persona atente contra los periodistas; en Sonora no sólo se han registrado agresiones físicas contra los comunicadores, sino también contra su dignidad y moral”, acusó.

Asimismo, los más de 40 periodistas representantes de medios locales y nacionales allí reunidos firmaron un pronunciamiento colectivo: “¿Cuántos más señor presidente?”

En el documento, exponen:

“Periodistas de Sonora también fuimos agredidos en el multihomicidio donde perdió la vida, prematura y violentamente, nuestro compañero Rubén Espinosa Becerril.

“Por eso, desde el noroeste de México, todos los comunicadores unidos elevamos la voz para unirnos en oración con las familias de las víctimas masacradas, impunemente, hasta ahora. Esta misma voz que gusta de ser franca y fuerte, pero con el sentimiento de impotencia que ahora nos ahoga, nos hace gritar exigiendo directamente a la Presidencia de la República que haga justicia y que deje el silencio ominoso, indignante y cómplice en el que se cobijan los cobardes asesinos.

“Esperamos que esta voz sonorense también llegue a la conciencia del gobernador de Veracruz, Javier Duarte, que ha fallado a la sociedad al permitir la impunidad, como hecho vinculante, en los 14 asesinatos de periodistas que siguen sin resolver.

“¡Queremos la verdad!

“¡Queremos justicia para Rubén y para todos los periodistas asesinados, casos que siguen impunes!

“¡Nuestra voz esta triste! ¿Cómo está la suya, presidente Peña Nieto?”. (Con información de Verónica Espinosa, Noé Zavaleta y Milton Martínez)

Comentarios

Load More