Aún con reforma financiera, empresas le huyen a la banca comercial por draconiana

MÉXICO, D.F. (apro).- A un año y medio de su promulgación –el 9 de enero de 2014–, la reforma financiera sigue sin dar color: los bancos ni dan más crédito, ni cobran menos intereses y comisiones.

Las empresas del país siguen haciéndole el feo a la banca comercial. Le huyen por onerosa y draconiana.

Al menos eso se desprende de los resultados que publicó el Banco de México de su “Encuesta Trimestral de Evaluación Coyuntural del Mercado Crediticio”, que presenta como un informe cada tres meses sobre la “Evolución del Financiamiento a las Empresas”.

El documento difundido hoy, correspondiente al periodo abril-junio de 2015, da cuenta con claridad, si se le compara con informes equivalentes de los dos años anteriores, que aun con reforma financiera las empresas mexicanas le huyen, y más, a la banca comercial.

Para el segundo trimestre de este año, sólo 36.9% de las empresas hizo uso de la banca comercial como fuente de financiamiento.

En abril-junio de 2014, ese porcentaje fue de 39.7% y en el mismo periodo, pero de 2013, 37.6% de las empresas tenía algún crédito bancario.

En suma, la proporción de empresas que tenían un crédito con la banca comercial en el segundo trimestre de 2015 –es decir, ya avanzada la vigencia de la reforma financiera, con 18 meses–, fue menor en casi tres puntos porcentuales al registrado en igual periodo de 2014, y en siete décimas porcentuales al de 2013.

Las razones por las cuales las empresas no quieren a la banca son las mismas desde hace décadas. El documento que difundió hoy el Banco de México repite el dato de siempre:

Quizá mejoraron, respecto del trimestre previo, condiciones de monto, plazo y, en menor medida, de tasas de interés. Pero “los tiempos de resolución del crédito y las comisiones y otros gastos se mantuvieron prácticamente sin cambio”.

Y lo peor: “En cuanto a las condiciones para refinanciar créditos, los requerimientos de colateral y otros requisitos solicitados por la banca, las empresas percibieron condiciones menos favorables respecto del trimestre previo”.

Históricamente, la fuente de financiamiento más socorrida por las empresas son sus propios proveedores. En el trimestre abril-junio de este año, a ellos acudieron 77.9% de las empresas.

El año pasado, en el mismo periodo, lo hicieron 82.7% de las empresas. Y un año antes, en 2013, 84.2%.

La explicación de por qué si ha bajado el uso de proveedores como fuente de financiamiento, no ha subido el de la banca comercial, es porque cada vez las empresas recurren más a bancos ubicados en el extranjero, que prestan más barato.

En el periodo que hoy informa el Banco de México, 7.7% de las empresas usó esa fuente de financiamiento. En 2014, en igual periodo, sólo 5.4% usó créditos de la banca fuera del país. Un año antes, 7.2%.

Con la reforma financiera también se esperaba que la banca de desarrollo (Nacional Financiera, Bancomext, Banobras y los demás) fuera una gran fuente de financiamiento para las empresas y que con ello detonara la actividad productiva del país.

No ha sido el caso.

En el periodo que se informa, sólo 5.4% de las empresas utilizó préstamos de la banca de fomento. Un año antes lo hizo el 6.4% y en 2013, el 6.7%.

Se cayó, pues, el crédito de la banca de desarrollo, y el de la banca comercial retrocede.

Malos datos de otra de las grandes reformas estructurales del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso