Salinas impuso a quien pretende frenarme, Beltrones: AMLO

Tras los comicios de junio pasado, en los que Morena alcanzó el cuarto lugar nacional y desbancó al PRD en el Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador está enfocado en los comicios estatales de 2016 y los presidenciales de 2018. En entrevista con Proceso, esboza el proyecto con el que intenta llegar a la presidencia en su tercer y “último” intento, fija sus posturas ante el gobierno de Enrique Peña Nieto, el PRI, el PAN y el PRD, pero también ante las candidaturas independientes y los promotores del voto nulo. “No voy a cambiar”, advierte cuando se le pregunta si no teme un descalabro como el de 2006, cuando se fue abajo electoralmente después de llevar la delantera.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Perfilado para su tercera contienda presidencial al hilo –la última, dice– después de que el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) se convirtió en la cuarta fuerza política del país y la primera en el Distrito Federal en junio pasado, Andrés Manuel López Obrador analiza la situación de México, las posibilidades electorales de la izquierda y el sistema de partidos.

En entrevista con Proceso, afirma que Carlos Salinas de Gortari terminó por doblarle las manos a Enrique Peña Nieto al imponer como presidente del PRI al sonorense Manlio Fabio Beltrones, a quien considera un incómodo adversario para los comicios de 2018:

“Salinas aprovechó la debilidad de Peña Nieto para meter a un hombre duro, un cuadro del aparato experimentado, de la nomenklatura priista, para frenarme. De eso no tengo la menor duda.”

Añade que Beltrones representa lo más nefasto del PRI, y no es gratuito que lo llamen Don Beltrone, en alusión al célebre capo de la mafia italiana don Corleone, creado por Mario Puzo, autor de la novela El padrino.

Le llama la atención que, faltando tres años para terminar el sexenio, Peña Nieto haya cedido: “Ya dejó de existir políticamente. Cedió el PRI al grupo de Salinas para que ellos busquen retener la Presidencia”.

Por su parte, Beltrones, el discípulo de Fernando Gutiérrez Barrios –el superpolicía del régimen del PRI que controló la criminal Dirección Federal de Seguridad (DFS) y la Subsecretaría de Gobernación– ya dio muestras de que le hará la vida imposible a López Obrador.

El jueves 20, un día antes de tomar posesión de la presidencia nacional del PRI, declaró al diario Reforma que López Obrador es un político amargado, obsesionado con el poder y con un pragmatismo locuaz. Incluso dijo que es el nuevo ideólogo de la Sección 22, el magisterio disidente, al defender la causa de esta facción e invitarla a una alianza con miras a las elecciones del próximo año, en las que se renovará la gubernatura de Oaxaca.

“(López Obrador) ha demostrado que busca el poder por el poder, sin importar las alianzas que en su momento pueda hacer, porque le resulta fácil negarlas después. Se ha convertido en el principal ideólogo de la Sección 22, que intenta sentenciar a los niños de Oaxaca a la marginación.”

El diputado con licencia rescató una frase creada por los estrategas del PAN para la campaña negativa que desplegó el entonces candidato de este partido, Felipe Calderón, en las elecciones de 2006: el tabasqueño “representa un riesgo para México”. La frase utilizada por el calderonismo fue que “es un peligro para México”.

López Obrador se dice consciente de que Beltrones no será pan comido, pero afirma que, como todo el mundo, no es perfecto y tiene una debilidad nada fácil de superar: “Infunde temor a la gente”.

(Fragmento de la entrevista que publica la revista Proceso 2025, ya en circulación)

Comentarios

Load More