Periodistas de Guatemala conforman frente contra la violencia

GUATEMALA, (apro).- El pasado 19 de agosto en esta ciudad se conformó “Periodistas por Guate”, un frente contra la violencia hacia los periodistas en la que participan los 16 medios más importantes del país e instancias estatales como la Comisión de Derechos Humanos, el Ministerio Público y la Fiscalía Especial para Delitos en Contra de los Periodistas.

Por el lado internacional tienen el reconocimiento de la Deutsche Welle Akademie y de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig)

El asesinato de tres reporteros en marzo del 2015 en la provincia de Suchitepéquez sacudió de tal manera al gremio que éste decidió organizarse.

Según el comunicado del 19 de agosto, el objetivo de “Periodistas por Guate” es es constituirse en un frente común para la prevención, defensa y protección de la libertad de expresión en Guatemala.

La agencia de noticias CERIGUA, ha contabilizado en el vecino país, desde el año 2000, la ejecución de 24 periodistas. La oficina en México de Artículo 19 lleva documentados, también desde ese año, 88 periodistas asesinados.

A diferencia de Guatemala, en México aún no se ha llevado a cabo un encuentro entre los directivos y dueños de los medios – incluyendo las radios comunitarias- para defender a los comunicadores y la libertad de expresión.

Carmen Ortiz, analista política y coordinadora de “Periodistas por Guate” afirma en entrevista con Apro:

“La televisión abierta y comercial es la gran ausente de este encuentro de medios. Ángel González, el dueño del grupo Alba Visión ha sido invitado pero no quiso participar. Su monopolio televisivo y radiofónico financia campañas electorales desde hace muchos años.

“Recientemente extendió sus dominios por 20 años más a través de una legislación que fue aprobada de urgencia sin discusión, sin debate”, acusa Ortiz y agrega:

“Lo único bueno de la crisis en Guatemala es que la población ya sabe cuáles son los medios objetivos y cuáles no. En las manifestaciones populares de abril y mayo, la gente expulsó a los canales del Grupo Alba Visión de la Plaza de la Constitución.”

La politóloga señala que desde hace 10 años la Organización de Estados Americanos (OEA) criticó la concentración de medios en Guatemala e hizo recomendaciones al gobierno guatemalteco que no fueron escuchadas.

Frontera con México, zona de peligro

José Luis Gómez, de Huehuetenango abrió la sesión denunciando que el hostigamiento y la violencia son tales que ya no hay cobertura de prensa en la frontera con México

“A lo largo de los 161 kilómetros de línea divisoria hay Maras, crimen organizado, megaproyectos (hidroeléctrica, minería y construcción de carreteras) con la ausencia absoluta de Seguridad Pública. Hay una ingobernabilidad total. Incluso en algunas comunidades los pobladores amenazan con linchar al periodista que atrapen.”

Alarmado, el reportero comenta:

“Si tu nota no le gusta al alcalde, se va sobre ti; es así que empezó el cierre de radios comunitarias. Aunque hemos puesto la queja en Derechos Humanos, en la Fiscalía y en el Ministerio Público, no hay seguimiento”, lamenta.

Gómez pone el dedo en la llaga al preguntar: ¿Qué podemos hacer? ¿Ir a quejarnos con los alcaldes con los funcionarios y los policías que son nuestros verdugos? En la capital se concentra todo. Los periodistas del interior estamos desprotegidos, concluye el periodista de Huehuetenango.

Autocensura por miedo

Ovidio Sanic de Chiquiluma agrega: “Hay mucha autocensura por miedo; nuestras notas son solo de bodas, cumpleaños y bautizos”

Misael Mayen, de la Asociación de Periodistas de Jutiapa dice con amargura que los periodistas departamentales no solo son los más pobres sino los más desprotegidos y que ellos, en la provincia, son quienes enfrentan los mayores peligros.

Rey Castillo reportero del interior, pide la atención y solidaridad de los colegas de la capital.

“Ustedes tienen todo acá; aquí están todas las dependencias. Cuando nos levantan una demanda, nos gastamos todo nuestro dinero en pasajes para venir a declarar”, dice el periodista y de repente es interrumpido por un grupo de abogados y pasantes de la carrera de derecho que le participan su deseo de encabezar la defensa legal gratuita a Periodistas por Guate.

Artículo 35, ayuda legal pro bono

Wiliam Alfredo Lanuza explica a Apro que la organización Artículo 35 creada hace apenas unos días, está compuesta por abogados solidarios que ponen sus buenos oficios al servicio de los comunicadores que sean victimas de arrestos arbitrarios, acusaciones infundadas de calumnia, injuria y difamación.

“Somos la Asociación Civil por el Derecho a la Libertad de Expresión Artículo 35, en honor al apartado de la Constitución guatemalteca que garantiza la libertad de prensa y de expresión” resume el joven abogado, quien afirma que en Guatemala hay una deficiencia legal sobre los juicios de imprenta, pues éstos quedan al criterio del juez que los atienda.

Uno de los maestros, abogado penalista que omite su nombre también afirma tajante:

“Las demandas que enfrentan los periodistas traen los dados cargados. Los políticos y los funcionarios públicos son los dueños del sistema. Los periodistas departamentales (de provincia) son demandados por el mismo sistema que los va a condenar en un proceso, que de entrada está viciado, que no es justo, que no es transparente. Nos están pegando muy duro por la vía de la libertad de expresión para sumirnos en el oscurantismo”.

Sostiene el maestro: “Tenemos una visión holística. Si solo defendemos periodistas en su sistema que está viciado, no llegaremos lejos. Tenemos que contribuir a que el sistema sane. A largo plazo buscaremos mejores leyes; en el corto colaboraremos con el Ministerio Público y con la Fiscalía de Delitos Contra los Periodistas para crear protocolos de denuncia y defensa, concluye el legista.

Protocolos para denuncia y defensa

La oficina en México de la organización de defensa de periodistas y de la libertad de expresión Artículo 19, tiene los protocolos más pulidos y 10 años de experiencia. El abogado Iván Alonso Báez Díaz explica a Apro:

“La importancia de los protocolos es establecer una metodología, es decir, lineamientos muy claros para que el servidor público actúe apegado a un marco normativo y sepa exactamente qué tiene que hacer, cómo iniciar una investigación, cómo resguardar la evidencia y cómo construir el caso penal para poderlo presentar a una autoridad judicial. Los protocolos son una especie de método científico” dice el jurista mexicano.

Iván Báez sugiere que los crímenes contra periodistas sean perseguidos de oficio. De esa manera, dice, la investigación no dependerá de la voluntad del periodista agredido que, por miedo, falta de tiempo o nula credibilidad en las instituciones, decidiera no acudir al órgano de investigación.

Cuando no hay denuncia, crece la cifra negra y no se logra verdad, justicia y reparación. “Si los delitos se investigaran de oficio, se tendrían que asignar recursos a una investigación adecuada y se enviaría un claro mensaje a los agresores de que no es el periodista quien busca llevar a la cárcel al culpable, sino el Estado. Con eso las agresiones a periodistas serían menores” sostiene el abogado y adelanta:

“Si se persiguen de oficio los delitos de alto impacto contra periodistas se haría a nivel nacional, en especial con la entrada en vigor del llamado el Código Penal Único en México que centralizaría la mayor cantidad de delitos; pero eso todavía esta en discusión.” concluye el oficial del programa legal de Artículo 19 que asistió a la reunión como invitado especial.

Darío Ramírez director de la oficina en México de Artículo 19, también acudió como convidado de honor a la reunión en Guatemala y lo primero que hizo fue felicitar a los periodistas por la buena voluntad de reunirse y trabajar conjuntamente.

Les dijo:

“En los diez años que lleva Artículo 19 en México, tras 81 periodistas asesinados, 18 desaparecidos, centenas de agresiones, nunca ha habido una reunión como ésta, donde están codo a codo desde los grandes medios hasta las radios comunitarias campesinas.

“Es una señal de aliento, de madurez al dejar a un lado las líneas editoriales en la búsqueda del cómo frenar la violencia hacia la prensa. La ausencia de dialogo entre la prensa misma en México allana el camino a más agresiones”.

Ramírez subrayó que a pesar de que México tiene un Mecanismo de Protección a Periodistas, fiscalías especiales para delitos contra la prensa, leyes y un enorme presupuesto, las agresiones contra los comunicadores aumentan de manera sistemática. Falta la voluntad política –dijo–, la ley es importante, pero si no hay un estado de derecho es inoperante. De todos los asesinatos, desapariciones forzadas y agresiones no hay un solo caso resuelto, resaltó indignado y agregó:

“La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra de la Libertad de Expresión (Feadle) fue creada hace seis años, es decir, lleva 50 homicidios sin resolver. El mecanismo es inefectivo, pero el gobierno lo presume en el extranjero.

“Quienes trabajan en el mecanismo no son protectores sino burócratas de la protección y cada caso es un número y no tienen la capacidad de reaccionar ante una emergencia. No caigan ustedes en esa simulación”, pidió a los guatemaltecos.

Ramírez dijo a sus anfitriones que no hay que trasladar la protección de periodistas a los periodistas; ésa es una responsabilidad exclusiva del Estado.

“No se protege a los periodistas con autos blindados sino combatiendo la impunidad” afirmó terminante y sugirió a “Periodistas por Guate”, que lleven todos los casos que puedan a escudriño en las instancias internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y con los relatores especiales.

Según Ramírez, entre las medidas concretas recomendadas por Artículo 19, destaca establecer rangos de prioridades a atender.

No es lo mismo –dijo—que alguien insulte a un periodista a que lo secuestre. Los ataques para atender primero son los que imposibiliten el ejercicio periodístico.

La metodología de Artículo 19 para los casos que atiende, es la misma que usan los defensores de derechos humanos. Hay que emitir alertas y hacerlas públicas en toda la prensa cuando la situación lo amerite y cuando la agresión al comunicador sea por motivos de su labor periodística.

Ramírez hizo énfasis en que no se puede hacer defensa de periodistas y periodismo al mismo tiempo.

“Mi consejo es: conformen una organización que se dedique exclusivamente a defensa donde haya personal con funciones claramente definidas para registro, para denuncia, para defensa. Y hay que aplicar los protocolos de seguridad desde las redacciones de los medios. La protección cuesta, pero menos que una desgracia.

“Los medios tienen la responsabilidad de cuidar a sus periodistas y si están preparados, sabrán exactamente qué hacer, cómo reaccionar en caso de una emergencia”, afirmó Darío Ramírez.

Y concluyó:

“Los medios, el Estado y la sociedad son los pilares para la protección. Ellos deben arropar a los periodistas; es una responsabilidad compartida.”

Hasta el momento, los miembros de “Periodistas por Guate” son Prensa Libre, Siglo 21, Diario La Hora, Nuestro Diario, IGER, Soy 502, Emisoras Unidas, Canal Antigua, Canal Azteca, Guatevisión, Cerigua, Publinews, Plaza Publica, Movimiento de Radios Comunitarias, Nuestro Día, Rio N, Al Día, Canal Antigua, Plaza Pública, Doses, Movimiento de Radios comunitarias, Grupo de Periodistas de Suchitepéquez y Nómada.

Comentarios

Load More