Seguridad: pugnas internas derivan en caos

Los fracasos en materia de seguridad y justicia han desplomado la credibilidad de Enrique Peña Nieto. Sin embargo, el presidente mantiene casi intacto el “equipo” encargado de ambas áreas, cuyos integrantes están enredados en un ambiente de discordias, confrontaciones, desconfianza e injerencias. Es el caso de la PGR, la Sedena, la Secretaría de Gobernación y hasta la propia Presidencia de la República… Todo un caos.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- La discordia ha sido el signo del equipo de seguridad y justicia. Salvo el recambio que hizo en la CNS, el presidente Enrique Peña Nieto está decidido a mantenerlo intacto a pesar de que las confrontaciones y la desconfianza entre sus integrantes han puesto en entredicho a su gobierno.

Desde la frustración del proyecto presidencial de crear una Gendarmería Nacional hasta las respuestas a las violaciones a los derechos humanos que han marcado el sexenio, pasando por la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán, el conflicto ha sido permanente entre las instancias encargadas de la seguridad y la procuración de justicia.

En el centro de la división está la Secretaría de Gobernación (Segob), a cargo de Miguel Ángel Osorio Chong, quien lo mismo ha tenido desavenencias con la milicia –en particular con el secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, por el caso Ayotzinapa– que con altos funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR).

Las pugnas alcanzan a la propia Presidencia de la República. El titular de la Consejería Jurídica del Ejecutivo federal, Humberto Castillejos Cervantes, ha entrado en conflicto con la titular de la PGR, Arely Gómez, quien se queja de una injerencia del funcionario aprovechando no sólo su cercanía con Peña Nieto, sino las relaciones que tejió en la PGR como asesor en los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón…

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2026 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios

Load More