Posterga el PRI debate por Ayotzinapa en San Lázaro

MÉXICO, D.F. (apro).- En el arranque de la 63 Legislatura, el PAN “arrinconó” al PRI en la Cámara de Diputados al pretender el reconocimiento de que en el país existe la desaparición forzada; los priistas reaccionaron a la embestida pero sólo lograron postergar por dos días la discusión del caso.

En una maniobra que pareció un sencillo cambio a la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno nacionales, el liderazgo panista envió a tribuna a su diputada por Guerrero, Guadalupe González Suástegui.

A nombre de su compañero Federico Doring, la legisladora fustigó: “La iniciativa que hoy se presenta duele no sólo a los mexicanos sino a todas y cada una de las instituciones del Estado. Es un reconocimiento a las víctimas del delito de desaparición forzada y un recordatorio para que estos hechos delictivos no se repitan jamás”.

Las palabras de la panista sorprendieron al coordinador del PRI, César Camacho Quiroz quien, azorado, escuchaba la definición por parte de la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas.

“Esto es lo que está pasando en México y nosotros debemos legislar en su prevención y sanción, pero sobre todo para reconocer a las víctimas que lo han padecido y que, en al menos en 43 casos, lo están padeciendo”.

González Suástegui se refería a la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero.

El tema se tenía programado para discusión en agenda política, al final de la glosa del tercer informe presidencial y luego de que se presentara el paquete económico; es decir, ya con el hartazgo y cansancio de los legisladores para que el caso terminara en el olvido.

La panista hizo un recuento de lo ocurrido contra los estudiantes el 26 de septiembre de 2014, e hizo referencia a la “verdad histórica” que el 7 de noviembre pasado propaló el entonces procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, versión con la que pretendió “dar por concluido el tema de los 43”.

La diputada del PAN advirtió que “hoy sabemos que los hechos no ocurrieron como lo sostuvo Murillo Karam, sembrando incertidumbre” con esa versión. Enseguida vaticinó que en su momento la PGR deberá rendir cuenta “sobre uno de los varios casos de desaparición forzada en México”, pero “mientras sigan sin aparecer, mientras sigamos sin conocer la verdad de lo ocurrido en Iguala, el caso de la desaparición de los 43 jóvenes seguirá siendo una herida abierta para México”.

En atención a ello, argumentó, el PAN propone que se declare el 26 de septiembre como el “Día nacional de condena a la desaparición forzada de personas”.

Es “indispensable” declararlo así, sostuvo.

En respuesta, el presidente de la mesa directiva, Jesús Zambrano, pretendió turnar el asunto a la Comisión de Gobernación, por cierto inexistente pues aún no se integran éstas. Pero en ese momento, una maniobra de Miguel Ángel Yunes Linares, expriista y ahora de Acción Nacional, sorprendió a los priistas.

Desde su curul pidió que no se turnara el asunto, pues aún no se conformaba esa comisión, y en su lugar propuso que se votara en ese momento por el pleno la sugerencia; enseguida los priistas comenzaron a moverse en sus curules, inquietos.

Yunes pidió que se resolviera como un tema de “urgente y obvia resolución”, lo que permite a toda iniciativa votarse en ese momento sin pasar por comisiones.

Camacho Quiroz envió entonces a su más experimentado orador, el vicecoordinador Jorge Carlos Ramírez Marín.

“¡Oportunismo!”, soltó desde su curul el priista yucateco al objetar la propuesta panista.

Luego expuso “nuestra objeción a un trámite que sería absolutamente indebido… favoreciendo este oportunismo francamente insultante para estas víctimas”, aleó al recordar que el artículo 61 del reglamento de la Cámara no permite alterar el orden del día a menos que sea acordado por la Junta de Coordinación Política (donde el PRI tiene mayoría).

“Insultante es lo que acabamos de saber el domingo pasado (que la PGR mintió sobre la desaparición de los 43 jóvenes); insultante es que el Estado siga mintiendo; insultante es que quieran verle la cara a los mexicanos. ¡Eso es insultante!”, reclamó el perredista Daniel Ordóñez para luego insistir en que el tema se votara por urgente y obvia resolución.

El pleno es soberano y puede resolver, reclamó.

El priista Ramírez Marín volvió a la cargada alegando que no se podía alterar el orden del día.

“El orden del día no es una herramienta jurídica inamovible”, objetó Doring.

Otro perredista, Omar Ortega Álvarez, respaldó al panista al sostener que el pleno “es la máxima autoridad para determinar el contenido” del orden del día.

Los priistas seguían nerviosos pero Ramírez Marín, hábil en el manejo de la reglamentación parlamentaria, reviró que eso era justo lo que el PRI alegaba, “que se puede modificar el orden del día pero con acuerdo de la Jucopo”.

“¡No con sorpresas y vivacidades que pretendan alterar los contenido de la sesión!”, arremetió.

Yunes ya no intervino pero sí Morena, partido que a través del diputado Juan Romero Tenorio respaldó la posición de PAN y PRD:

“No hay mucho que discutir sobre el tema, el pleno es soberano, el pleno decide el contenido de su orden del día, debemos atender a un principio constitucional de máxima protección de derechos humanos.

“Es un tema importante, tan importante que el propio presidente accedió a reunirse con los padres de familia de las víctimas”, sostuvo.

Siguió otro perredista, Arturo Santa Alfaro, quien se manifestó a favor de votar la propuesta panista y con la cual se estaría aceptando por parte del Poder Legislativo que en México hay desaparición forzada.

Le siguió el diputado del Verde, Jesús Sesma Suárez, que sugirió regresar el tema a la Jucopo y ahí se incluyera en un nuevo orden del día como de “urgente y obvia resolución”.

Ramírez Marín salió nuevamente a zanjar el diferendo y salvar a su partido, el PRI. Propuso que el PAN retirara su propuesta de “urgente y obvia resolución”, se regresara a la Jucopo y se “discutiera” ahí este miércoles 9 “para integrarla lo más pronto posible al orden del día, en el momento inmediato”, aunque nunca aceptó que se discutiría el jueves ese tema.

Pero el PAN se dobló. Se fue con la idea de que se discutiría el jueves 10 y aceptó retirar su propuesta.

Antes, Ramírez Marín justificó: “No es una evasiva” del PRI a discutir el tema, “al contrario, el interés es que sea un acuerdo y un consenso”.

El coordinador del PAN, Marko Cortés, dijo que aceptaba siempre y cuando se vote el tema el próximo jueves. Así lo dijo el presidente de la Mesa Directiva y el coordinador del PRI confirmó asintiendo con la cabeza, sin embargo, el acuerdo nunca quedó plasmado en el Diario de los Debates ni el PRI se comprometió a votarlo el jueves tal cual, pues Ramírez María evadió hábilmente con un “integrarlo lo más pronto posible”.

El PAN perdió así el ‘albazo’ que había aplicado a los priistas para regresar a la esencia de un verdadero Parlamento: que los temas se discutan en el pleno y no en acuerdo cupulares de la Jucopo como sucedió en la Legislatura pasada.

 

Comentarios