Profepa y Conagua avalan tiradero de desechos tóxicos en Coahuila

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) acreditaron que el proyecto de obra para construir un Centro Integral de Manejo de Residuos Integrales (CIMARI) en Coahuila cumple con lo establecido por la normatividad ambiental vigente.

El proyecto ha tenido el rechazo de organizaciones ambientalistas y campesinos del municipio de General Cepeda.

Desde hace meses, ejidatarios vecinos de la zona conocida como Noria de la Sabina han recorrido diferentes instancias para exigir que se niegue la autorización para la instalación del confinamiento de residuos peligrosos que se otorgó a la empresa Sociedad Ecológica Mexicana del Norte.

En un comunicado, la Profepa informó que los dictámenes realizados por separado por esa dependencia y por la Conagua, concluyen que la construcción del nuevo confinamiento controlado de residuos peligrosos previamente estabilizados cuenta con las autorizaciones de ley y se ubicará en zona geológica adecuada para esa clase de obras.

Agrega que dichos estudios técnicos fueron instruidos por el secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Pacchiano Alamán, a demanda pública que hicieron representantes de siete comunidades ejidales aledañas al predio La Sabina (sitio donde se realizará el proyecto), en el marco de una reciente gira de trabajo que realizó el funcionario por el estado de Coahuila.

El comunicado indica que los estudios de la Profepa y Conagua se practicaron la semana pasada y comprendieron una visita de campo al predio rústico La Sabina, lugar donde se realiza el denominado proyecto “Construcción del Sitio para el Reciclaje, Tratamiento y Confinamiento Controlado de Residuos Peligrosos Previamente Estabilizados”.

La visita de inspección que realizó la Profepa confirmó que las actividades iniciales de la obra, están de acuerdo con lo establecido en el Oficio Resolutivo No. SGPA-UARN/0389/COAH/2015, de fecha de marzo del 2015, emitido por la Subdelegación de Gestión para la Protección Ambiental y Recursos Naturales de la Semarnat.

Asimismo, se comprobó que cuenta la Autorización de Manifiesto de Impacto Ambiental  oficio número S.G.P.A./DGIRA/DG/06159 que permite la construcción, instalación y operación de un sitio para el reciclaje, tratamiento y confinamiento controlado de residuos peligrosos previamente estabilizados, con una capacidad instalada de tratamiento de 40,253 toneladas anuales.

La Profepa señala que la visita técnica (tercera en total que realiza esta Procuraduría a dicho proyecto) al predio rústico La Sabina, estuvo a cargo de funcionarios de la Dirección General de Inspección de Fuentes de Contaminación de la PROFEPA, así como de inspectores de la Delegación Federal de esta dependencia en el estado de Coahuila.

Por su parte, la Conagua concluyó que el sitio del proyecto para el CIMARI en terrenos aledaños al ejido Noria de la Sabina: No se encuentra en terrenos sujetos a inundación; No está cercano a corrientes de aguas permanentes; y la zona es de escasa precipitación aunque sujeta a tormentas.

Para darle respuesta a este último apartado, el dictamen de la comisión indica que el proyecto de obra contempla la edificación o construcción de un “BORDO CONTROL DE AGUAS PLUVIALES”, con el que se desviarían los escurrimientos hacia el oriente y poniente de las celdas de confinamiento para que no se “inunden” las instalaciones del CIMARI.

Conagua enfatiza que el confinamiento se encuentra en un área geológicamente de baja permeabilidad y con poca probabilidad de que un eventual flujo pluvial rebase el “potrero”. Sin embargo, vigilará que la obra cumpla con lo establecido por las normas oficiales mexicanas para sitios de confinamiento de residuos, con relación a los escurrimientos pluviales.

El nuevo CIMARI será el tercero en su género en el país y estará construido en el ejido Noria de la Sabina, municipio de General Cepeda, Coah. Ocupará una superficie total de 500 hectáreas incluida un área de amortiguamiento que se construye por la empresa denominada Sociedad Ecológica Mexicana del Norte S.A. de C.V.

“El propósito y objetivo de dicho proyecto es contribuir en el desarrollo de infraestructura, necesaria y requerida, para garantizar el cumplimiento de las normas y la legislación ambiental de México en materia de residuos peligrosos, con el uso y desarrollo de las más alta tecnología y la sustentabilidad en los procesos de su adecuado manejo”, concluye el oficio.

El pasado martes 22, un grupo de campesinos tomó la presidencia municipal de General Cepeda, en protesta por la autorización que el cabildo otorgó para instalar el basurero tóxico.

El alcalde Rodolfo Zamora se negó a salir mientras que los manifestantes clausuraban simbólicamente las diferentes oficinas del palacio municipal.

Fue hasta que un grupo de niños ingresó al despacho del munícipe y le reprocharon no dar la cara, cuando Zamora salió a intentar explicar que la autorización era de carácter federal. En respuesta, los inconformes reprocharon que hubiera autorizado el cambio de uso de suelo y otorgado el permiso de construcción para el vertedero tóxico.

Load More