Formal prisión a ‘El Gil’, presunto responsable de la desaparición de los 43

MÉXICO, D.F. (apro).- El Juzgado Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de México, dictó auto de formal prisión en contra de Gildardo López Astudillo El Gil,  por su probable responsabilidad en la comisión del delito de delincuencia organizada.

El Gil es integrante de Guerreros Unidos y quien presuntamente dio la orden de quemar y triturar los restos de los 43 estudiantes de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, el 26 de septiembre de 2014.

En un comunicado emitido este lunes, la Procuraduría General de la República (PGR) dio a conocer que el juez de la causa dictó auto de formal prisión a Gildardo López Astudillo por su probable responsabilidad en la comisión del delito de delincuencia organizada.

Este ilícito está previsto en el artículo 2, fracción I, en relación con el diverso 4, fracción I, inciso a, ambos de la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada, en términos del numeral 13, fracción II, del Código Penal Federal.

Elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR cumplimentaron una orden de aprehensión en contra de Gildardo López Astudillo el pasado día 18 y lo ingresaron al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 1 Altiplano.

Ese día, en un comunicado, la PGR informó que cumplimentó dos y no una orden de aprehensión –como lo señala hoy la dependencia– libradas en contra de López Astudillo por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de secuestro y delincuencia organizada.

López Astudillo fue ingresado al Cefereso en el municipio de Almoloya de Juárez, Estado de México, donde quedó a disposición del órgano jurisdiccional.

Las órdenes de aprehensión fueron cumplimentadas por elementos de la AIC. Una fue librada por el delito de secuestro y la otorgó el Juzgado Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales con sede en Matamoros, Tamaulipas.

El otro mandamiento judicial fue por delincuencia organizada y lo obsequió el Juzgado Primero de Distrito de Procesos Penales Federales radicado en Matamoros, Tamaulipas.

López Astudillo fue detenido el pasado miércoles 16 en Taxco de Alarcón, Guerrero, derivado del trabajo de investigación desplegado 11 meses atrás.

El jueves 17, el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, explicó que la detención se efectuó en flagrancia delictiva en la vía pública, por violación a la Ley General de Armas de Fuego y Explosivos; además de la portación de una identificación falsa.

En conferencia de prensa, Sales señaló que la investigación para dar con el paradero de López Astudillo arrojó que éste cambió de residencia en tres ocasiones hasta que trascendió que se ocultaba en un departamento ubicado en el municipio de Taxco.

López Astudillo se desempeñaba como presunto jefe delictivo de una célula del grupo delincuencial Guerreros Unidos, el cual se dedicaba a la extorsión, secuestro y otros ilícitos, con margen de operación principalmente en los municipios de Iguala y Cocula.

De acuerdo con Sales Heredia, El Gil cuenta con una orden de aprensión en su contra por los delitos de delincuencia organizada y secuestro. Además, diversos imputados en el caso Ayotzinapa lo señalan como autor material de la desaparición de los 43 normalistas.

El primer dato sobre Gildardo López Astudillo lo proporcionó Sidronio Casarrubias Salgado, detenido el 17 de octubre del año pasado, quien, de acuerdo con la PGR, es el líder del grupo criminal que corrompió y se apoderó de las policías municipales de Iguala y Cocula.

Él fue el primero en declarar que su grupo había calcinado a personas y arrojado sus restos al río.

El 29 de octubre el periódico Reforma difundió la declaración del capo:

“El 26 de septiembre desaparecieron los normalistas y 17 miembros de la organización antagónica Los Rojos, ‘infiltrados’ con los estudiantes. El Gil me dice que los 17 rojos ya se habían ido al agua, o sea, que ya los quemaron y que las cenizas las tiraron al agua, yo me imagino que es el río Cocula”. Dicho afluente es también conocido en la comunidad como San Juan.

El pasado 7 de noviembre, en conferencia de prensa, el entonces procurador Jesús Murillo Karam dijo que en su declaración, Sidronio Casarrubias afirmó que fue contactado por su lugarteniente de nombre Gildardo López Astudillo, conocido como El Gil, quien le informó vía mensaje celular sobre los conflictos que se estaban suscitando en Iguala, atribuyéndoselos al grupo delictivo antagónico (Los Rojos).

Posteriormente, el 27 de enero, el mismo Murillo Karam se refirió nuevamente a El Gil cuando anunció la detención de Felipe Rodríguez Salgado, El Cepillo o El Terco, jefe de sicarios de Guerreros Unidos.

Explicó que se retiró del basurero y regresó hacia “Loma del Coyote” a casa de Gildardo López Astudillo El Gil, donde amaneció en espera de más instrucciones.

El 27 de septiembre de 2014, Felipe Rodríguez Salgado volvió al basurero. Cuando llegó, el fuego había reducido a cenizas a las víctimas:

“Al llegar al basurero me percaté que todavía estaba un poco prendido el fuego y muchas cenizas; le pregunté a El Pato y me dijo que los pusieron en una plancha de llantas, leña y fueron quemados con diesel, terminando de incinerarlos ya por la tarde…”.

Felipe Rodríguez Salgado instruyó a Patricio Reyes Landa comprar bolsas de basura. Una vez que recogieron las cenizas, fueron a tirarlas al río San Juan.

Comentarios

Load More