Atrae PGR caso de jóvenes presuntamente asesinados por federales en Tabasco

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- La Procuraduría General de la República (PGR) atraerá las investigaciones sobre el asesinato de dos jóvenes y las lesiones causadas a otros dos por parte de policías federales, en un incidente registrado este domingo en la colonia El Águila.

En un comunicado, el titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Fernando Valenzuela Pernas, informó que la PGR solicitó toda la información al respecto “debido a la presunta participación de agentes federales”, por lo que esta madrugada se entregaron los dictámenes de necropsia y la totalidad de la averiguación previa VHSA-AUX-373/2015.

El funcionario detalló que la FGE realizó el levantamiento de los cuerpos de Alejandro Contreras Sierra y Miguel López Martínez, el embalaje de los cartuchos localizados en el lugar de los hechos, así como el aseguramiento de las unidades que recibieron impactos de bala.

Por ello, añadió Valenzuela Pernas, el informe de la Policía Federal fue rendido directamente ante la delegación Tabasco de la PGR ya que corresponderá a esa institución ministerial federal continuar con la investigación.

El fiscal aseguró que “durante el enfrentamiento del domingo pasado” no participó ningún elemento de la Policía Estatal ni de la Policía de Investigación de la Fiscalía.

Dijo que este lunes 28 se reunió con el titular de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Federal, Edgardo Flores Campbell, quien ofreció compartir el avance de la información, y agregó que hay interés de la dependencia para que a través de su área “se garantice la transparencia y disposición que permita el esclarecimiento de lo ocurrido con sus consecuencias legales”.

Sin embargo, persiste la confusión sobre lo que realmente sucedió la mañana del domingo en la calle Belisario Domínguez de la colonia Gil y Sáenz, conocida popularmente como El Águila.

Elizabeth Sierra, madre de Alejandro Contreras Sierra, declaró a Apro que, hasta las 16:00 horas, ninguna autoridad local o federal se había comunicado con la familia para informarle sobre las circunstancias en las que su hijo perdió la vida.

“Hasta ahorita no sabemos nada, sólo que llegaron los policías y balearon a mi hijo y a los otros muchachos. Nadie nos da información”,  comentó la mujer entre lágrimas durante el sepelio en el cementerio privado Recinto Memorial de Villahermosa, donde esta tarde también fue enterrado Miguel López Martínez.

Alejandro Contreras fue sepultado con mariachis. Tenía 29 años, era ingeniero químico, soltero y trabajaba en la empresa de diseño y construcción de uno de sus tíos, relató su madre.

Mientras tanto, Miguel fue recordado entre porras, vivas y aplausos de jóvenes futbolistas que con sus uniformes se hicieron presentes, ya que el joven este deporte era su pasión.

López Martínez trabajaba en una plataforma marina de Campeche, para una compañía contratista que labora para Petróleos Mexicanos (Pemex). Era casado y dejó en la orfandad  a una niña de 6 años y a un niño de 9.

Su hermano Julio César relató a Apro que Jorge Luis Gómez Estrada, uno de los dos lesionados, contó a su padre –el abogado litigante Vicente Gómez Peralta– que los cuatro iban a bordo de una camioneta Ford Ranger doble cabina color blanco, cuando se inició una discusión con el conductor de otra camioneta y acompañantes, y que conforme avanzaban se iban agrediendo verbalmente de un vehículo a otro.

Después, ambos vehículos se internaron en la colonia El Águila y ellos se estacionaron en la calle Belisario Domínguez. De repente aparecieron dos camionetas con policías federales y les dispararon.

Aún persiste la versión –aún no confirmada ante el total hermetismo de autoridades locales y federales– que los policías perseguían a un grupo armado que momentos antes había disparado y herido a un agente federal desde un carro compacto, y al encontrar a los cuatro jóvenes en la zona de búsqueda, los confundieron y los rafaguearon.

Julio César dice que, al darse cuenta de su error, vecinos vieron cómo los policías federales “sembraron” una pistola en la camioneta Ranger  y pretendieron salir de la calle en las dos camionetas –patrullas en las que viajaban– pero la gente se los impidió y tuvieron que abrirse paso a pie, amagando con sus armas a los indignados residentes.

Posteriormente, llegó otro pelotón de policías federales y agentes ministeriales de la FGE.

Pese a que los hechos ocurrieron alrededor de las 8:30 de la mañana, hasta las 21 horas permitieron a la familia de Alejandro y Miguel identificar sus cuerpos y a la una de la madrugada se los entregaron en el Servicio Médico Forense de la FGE, se queja Julio César.

Tanto Jorge Luis Gómez como Roberto Contreras Osorio, el otro lesionado, se recuperan de sus heridas.

Carlos Alberto Castillo Romero, abogado de las familias de las víctimas, celebró que la PGR investigue los hechos y anunció que presentarán una denuncia ante organismos nacionales, estatales e internacionales en contra del fiscal Valenzuela Pernas por negar información a familiares de los jóvenes asesinados.

Por su parte, el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), José Manuel Argáez de los Santos, informó que será la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) la que aborde este caso en el que están involucrados policías.

Comentarios

Load More