Bloquean puertas del ayuntamiento ante rumor de despido en Campeche

CIUDAD DEL CARMEN, Cam. (apro).- Trabajadores municipales se apostaron a las puertas de las diferentes dependencias del ayuntamiento ante el anuncio del “inminente” despido de cientos de ellos, pues el exalcalde Enrique Iván González López dejó a su sucesor, Pablo Gutiérrez Lázarus, las arcas de la comuna vacías.

De filiación panista, Gutiérrez Lázarus, entró ayer en funciones como alcalde. Sin embargo, hasta el momento no ha podido asumir el control del ayuntamiento pues la administración priista saliente aún no termina el proceso de entrega-recepción debido al desorden en que se encuentra la documentación.

Al respecto, el nuevo munícipe adelantó que lo poco que han podido revisar está “plagado de irregularidades administrativas”. Agregó que cuando concluyan las auditorías, su administración fincará responsabilidades por el mal uso de las finanzas municipales.

“Hicieron un sobreejercicio financiero en el presupuesto anual de nuestro municipio, el cual es de mil 326 millones de pesos y la administración saliente ya se gastó más de mil 500 millones de pesos”, reveló Gutiérrez Lázarus.

“Sin que haya terminado el año, no sólo se gastaron lo presupuestado del 2015, sino se gastaron 200 millones de pesos más de recursos que aún no llegan a las arcas municipales”, recalcó.

El nuevo edil destacó que dadas las circunstancias “tenemos que fincar responsabilidades” por la vía administrativa y penal.

Más: la Contraloría “nunca auditó” y “ni una de las obras hechas se licitó, simplemente pasaron sin someterse a votación de cabildo, ni siquiera las acta están y tenemos que recabar todo eso para poder elaborar un expediente con argumentos suficientes”.

El panista aseguró que esto no es un asunto personal, “simplemente tenemos que fincar las responsabilidad de la persona que haya tenido la responsabilidad de entregar cuentas claras”.

Asimismo, denunció que le dejaron cuentas embargadas del ayuntamiento a las que aún no tiene acceso, por lo tanto, tampoco cuenta con la información de porqué es el embargo, ya que la administración saliente “ralentizó” el proceso de entrega. De hecho, días previos a la transición, el exalcalde González López se mantuvo renuente a iniciarlo.

El nuevo gobernante comentó que una de esas cuentas está embargada por 38 millones de pesos, cantidad que conoció debido a que los recursos que llegaron ayer fueron absorbidos “en automático” para el pago de esa deuda.

Agregó que hasta el último reporte de la tesorería no hay recursos en las arcas municipales ni para hacer frente al pago de aguinaldos de los trabajadores, por lo que se mantiene paralizado el ayuntamiento. Por ello, dijo, será necesario hacer ajustes.

Ante la incertidumbre, cientos de trabajadores se mantienen a las puertas de las oficinas municipales, pues se soltó el rumor de que en las próximas horas serán despedidos cientos de ellos.

Pese a los antecedentes de corrupción que ya pesaban sobre él, Enrique Iván González López fue impuesto en 2012 como alcalde en el ayuntamiento de El Carmen, por el exgobernador Fernando Ortega Bernés, quien el mes pasado concluyó su mandato, también en medio de severas acusaciones de latrocinio.

Sombras de corrupción

Durante los primeros tres años del sexenio de Ortega Bernés, González López fue secretario de Salud. En septiembre de 2011 fue inhabilitado por la Secretaría de la Función Pública para ocupar cargos públicos en el gobierno federal en los próximos 10 años y le impuso una multa por 35 millones 600 mil pesos.

Según la SFP, cuando el exmunícipe priista fungió como delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) –en su etapa panista–, formó parte de una red de corrupción al interior de esa dependencia para el tráfico de carbón vegetal.

Pese a la resolución de la SFP, Ortega Bernés decidió mantenerlo como secretario de Salud estatal y luego lo hizo alcalde, cargo en el que también se le señaló de corrupto.

Por ejemplo, el 3 de septiembre de 2014, González López fue denunciado penalmente por la institución crediticia Finmart, que lo acusó de desviar para su beneficio 14 millones de pesos que el ayuntamiento descontó vía nómina a sus trabajadores sindicalizados para cubrir créditos que les había otorgado.

Los trabajadores afectados fueron enviados al buró de crédito. Esa denuncia quedó asentada en el expediente BCH-7343/3ra/2013.

El ahora priista fue cuestionado también por sus nexos con el dueño de Oceanografía, Amado Yáñez Osuna, con quien emprendió la construcción de la Stella Maris, un monumento a la virgen del Carmen que supuestamente pagó la petrolera, pero que tuvo que liquidar el ayuntamiento mediante contratación de deuda.

El escándalo más reciente ocurrió apenas el domingo, un día antes de su informe, cuando por un adeudo de 50 millones de pesos la empresa PASA, concesionaria del servicio de recolección de basura, suspendió sus actividades en la isla, cuyas calles quedaron cubiertas por toneladas de desechos en sólo unos días.

Enojados, los ciudadanos depositaron sus bolsas de basura frente a las puertas de la renovada residencia del ahora exedil. En tanto, el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas tuvo que aplicar un plan emergente para evitar problemas sanitarios.

Para colmo, en una entrevista que concedió a una televisora local la víspera del final de su trienio, González López dijo que al terminar enviaría el siguiente mensaje al nuevo gobernador: “Papi, ya terminé. Tú me dices, ¿me regreso a mi consultorio o qué hacemos? Aquí estoy”.

Comentarios

Load More