La mano del Estado, en 250 desapariciones forzadas

Familiares de desaparecidos protestan en Coahuila. Foto: Miguel Ángel Reyna Familiares de desaparecidos protestan en Coahuila. Foto: Miguel Ángel Reyna

La “guerra contra el narcotráfico” de Calderón y Peña Nieto ha dejado en tres estados –Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas– por lo menos 250 desapariciones forzadas atribuidas a miembros del Ejército, la Marina, la Policía Federal y cuerpos policiacos estatales. Familiares y defensores de derechos humanos integran los expedientes que entregarán a la CIDH y hacen acopio de las pruebas con el propósito de exigir el fin de la impunidad existente cuando se apruebe la nueva Ley sobre Desapariciones Forzadas.

SALTILLO, Coah. (Proceso).- A raíz de la “guerra contra el narcotráfico” que decretó Felipe Calderón y que continúa con Enrique Peña Nieto, se han producido al menos 250 casos de desaparición forzada en el noreste del país a manos del Ejército, la Marina, la Policía Federal y cuerpos de seguridad estatales.

Así lo establecen organizaciones de familias con personas desaparecidas y grupos defensores de derechos humanos que preparan dicho número de expedientes relativos a Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila para comprobar los ilícitos cuando se apruebe la nueva Ley sobre Desapariciones Forzadas y para dar cuenta de los mismos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Uno de los expedientes que se está documentando es el relativo a la desaparición forzada de Víctor Manuel Guajardo Rivas, domiciliado en Piedras Negras, Tamaulipas. De acuerdo con los datos registrados, el 10 de julio de 2013, luego de que tres camionetas del cuerpo policial de élite Grupo de Armas y Tácticas Estratégicas (GATE) se estacionaron en calles de la colonia Los Montes, los efectivos entraron con lujo de violencia a la vivienda donde descansaba Víctor Manuel –de 37 años de edad entonces– en compañía de su esposa e hijos. Tras sacarlo de su habitación, lo golpearon frente a su familia y enseguida se lo llevaron con rumbo desconocido.

Después de estos hechos, su madre y un familiar se dirigieron a las instalaciones del GATE, y cuando arribaron la madre vio a Víctor Manuel inconsciente en la parte trasera de una patrulla que en ese momento se retiraba de la corporación. Sin embargo, los policías que la atendieron en la dependencia negaron que tuvieran detenido a su pariente.

Ella, Hortensia Rivas, inició entonces un tortuoso recorrido para buscar a su hijo en todas las instituciones oficiales posibles: la Marina, la Sedena, los gobiernos municipal y estatal, pero ninguna le proporcionó apoyo.

Hasta la fecha no existe una averiguación oficial contra el GATE por la desaparición de Víctor Manuel. En cambio, sí existen amenazas contra su familia procedentes de ese cuerpo policial. Una de ellas se produjo cuando los parientes de Víctor Manuel se manifestaban con pancartas afuera de la corporación. Un efectivo del cuerpo de élite se acercó a la madre para decirle: “Si usted hubiera visto (que nosotros nos lo llevamos), no estaría aquí”.

En la búsqueda de su hijo, Hortensia Rivas se encontró con otras 10 familias que trataban de localizar a igual número de desaparecidos por efectivos del GATE…

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2034 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios

Load More