Adultos mayores inician ayuno contra hidroeléctrica de CFE en Chiapas

CHICOASÉN, Chis (apro).- Unos 50 hombres y mujeres de la tercera edad iniciaron este martes una huelga de hambre para denunciar la persecución judicial de la cual son víctimas por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y del gobierno del estado.

Los inconformes dicen defender sus derechos agrarios ante lo que consideran un despojo de tierras para la construcción de la presa hidroeléctrica Chicoasén II.

Explicaron que por demandar pagos justos por sus tierras, uno de los abogados del grupo, Arturo Ortega Luna, fue detenido por la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) y llevado al penal de El Amate en el municipio de Cintalapa, a unos 120 kilómetros de este pequeño poblado.

“Uno de nuestros abogados, de los que llevan la parte jurídica por la construcción de la presa hidroeléctrica Chicoasen II fue encarcelado de manera injusta, con delitos inventados por la Comisión Federal de Electricidad y otras personas. También tienen orden de aprehensión el resto de los abogados que tenemos además de los ejidatarios básicos que defienden sus tierras”, dijo Neptalí Hernández Gutiérrez, uno de los campesinos en huelga de hambre.

Hernández señaló que a la una de la mañana del pasado 28 de octubre al abogado Arturo Ortega Luna le dictaron auto de formal prisión. Con ello, agregó, la intención de la CFE es que los campesinos quedemos desprotegidos y con esas medidas meterles miedo.

“Este es el modo en que el gobernador del estado, Manuel Velasco Coello, abusa del poder que tiene contra los ejidatarios de Chicoasén quienes exigimos nuestros derechos”, agregó.

“Los ejidatarios básicos que somos de tercera edad de 60 años en adelante, tomamos un decisión muy difícil, iniciamos una huelga de hambre hasta que liberen a nuestro abogado Arturo y respeten nuestros derechos”, sostuvo el campesino.

Los hombres y mujeres ancianos se plantaron en la casa ejidal de Chicoasén a un costado de la presidencia municipal y señalaron que no levantarán el movimiento hasta que el gobierno no los atienda.

Otro de los afectados, Octavio López Mejía, dijo que las personas que iniciaron la huelga de hambre “están en riesgo de que el gobierno pueda inventarles un delito y las detengan, como lo hizo la vez pasada la Procuraduría del estado, ya que los policías municipales, estatales y el Ejército están patrullando nuestras calles”.

López Mejía aseguró que lo único que han hecho es reclamar que la CFE les den pagos justos por sus tierras donde se construye la nueva presa hidroeléctrica Chicoasén II, sin embargo indicó que sólo han obtenido órdenes de captura y acoso judicial por parte de la PGJE.

Los inconformes señalaron como responsable directo de estas acciones judiciales en su contra a la CFE y a Manuel Velasco Coello, quien durante su campaña se comprometió a defender sus derechos ejidales.

“Él dijo que no iba permitir otra presa hidroeléctrica más que atentara contra los derechos de los campesinos en Chiapas, sin embargo, ahora que defendemos nuestros derechos, sólo hemos obtenido mentiras y persecución judicial”, dijo Avisaín Solís López, otro ejidatario afectado por la construcción de la nueva hidroeléctrica.

Comentarios