Directiva del Necaxa se deslinda de muerte de joven golpeado por jugadores

MÉXICO, DF (apro).- La directiva del Necaxa negó tener responsabilidad en la muerte de un joven presuntamente agredido por los jugadores Luis Gorocito y Alejandro Molina, pero dijo estar abierta a cualquier solicitud de la familia del agredido.

La tarde del martes pasado la directiva del Necaxa emitió un comunicado en el que expresa su pésame a la familia del joven agredido por los jugadores quien falleció la tarde del martes pasado, pero no ofreció apoyo para la víctima y su familia.

Familiares de Luis Mariscal López informaron a Apro que hasta el momento la directiva necaxista no se ha responsabilizado ni ha ofrecido ayuda para solventar los gastos de hospitalización, médicos y ahora del funeral.

“No se han acercado para nada con mi tía, ni con nadie de la familia y en estos momentos no queremos hablar nada más”, dijo en entrevista telefónica Erika Cortés, prima de Mariscal.

El presidente del club, Luis Torres Septién se deslindó del caso y aseguró que Necaxa no tiene responsabilidad alguna con la familia del joven, sin embargo, dijo estar dispuesto a apoyar en caso de que algún familiar de la víctima se lo pida.

“Como institución somos ajenos pero evidentemente tenemos un compromiso moral como miembros de la sociedad, padres de familia y como club de futbol tenemos una responsabilidad.

“Sin embargo sí es importante aclarar que este es un conflicto entre particulares y sí es importante aclarar que como institución no tenemos ninguna responsabilidad legal frente a estos hechos”, afirmó.

Tras los hechos, los jugadores no han sido despedidos del club y será hasta que un juez dicte sentencia que se definirá su situación con el equipo. Por lo pronto, aseguró el presidente de Necaxa, se encuentran suspendidos.

En cuanto al apoyo legal, señaló, que se les retiró en cuanto fueron informados del encarcelamiento de los jugadores en el Cereso de Aguascalientes.

Luis Mariscal falleció la tarde del martes pasado a consecuencia de una tromboembolia pulmonar, ocasionada por el tiempo de inactividad física que tuvo por los golpes recibidos de parte de los jugadores del Necaxa, el 16 de agosto pasado.

La madrugada de ese sábado Mariscal se enfrentó con los futbolistas luego de que, según declaraciones de testigos, los necaxistas insultaron a una prima del hoy occiso.

Gorocito y Molina habrían pateado a Mariscal en el piso, ocasionándole heridas en los pulmones y en el cráneo, lo que lo mantuvo en estado de coma inducido durante 15 días.

El estudiante del Instituto Tecnológico Agropecuario del municipio de El Llano, fue dado de alta del Hospital Hidalgo el 9 de septiembre pasado y fue trasladado a su casa para continuar su recuperación.

La mañana del martes pasado presentó insuficiencia respiratoria, por lo que sus familiares lo trasladaron de nuevo al Hospital Hidalgo, donde falleció alrededor de las 13:00 horas.

Los jugadores están detenidos en el Cereso Aguascalientes por el delito de lesiones dolosas, pero con el fallecimiento del joven la Fiscalía del estado iniciará el proceso en contra de ambos por el delito de homicidio.

En entrevista colectiva, el presidente del Tribunal de Justicia del estado, Juan Manuel Ponce señaló que en caso de que se les encuentre culpables por el delito de lesiones culposas, los jugadores del Necaxa purgarían una condena de entre 4 y 14 años de prisión, y si se les encuentra culpables por el delito de homicidio doloso con agravantes podrían purgar una pena de hasta 40 años. (Con información de Manuel Appendini)

Comentarios

Load More