Enrique Luis Graue perpetúa al grupo de “los médicos” en la rectoría de la UNAM

MÉXICO, DF (apro).- La Junta de Gobierno de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dio a conocer esta tarde que será Enrique Graue Wiechers quien dirija la máxima casa de estudios del país en el periodo 2015-2019.

En conferencia de prensa, tras un proceso de elección de 44 días en el que, según sus palabras, ponderaron la calidad y viabilidad institucional del proyecto, la estabilidad y los cambios institucionales del futuro, la demanda de innovar en la promoción de los procesos docentes e impulsar la formación de nuevas licenciaturas interdisciplinarias, así como la promoción de la vinculación entre investigación y docencia, entre la universidad y la sociedad y la situación de la universidad en el contexto nacional e internacional, los 15 integrantes de ese órgano universitario deliberaron:

“A juicio de la Junta, quien mejor cumple con estas consideraciones es el doctor Enrique Luis Graue”, dijeron, con lo que se hizo oficial la designación de quien ha sido director de la Facultad de Medicina durante los últimos ocho años como nuevo rector de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Los académicos aseguraron haber escuchado a más de mil 500 grupos de la comunidad universitaria y considerado la opinión de 34 mil integrantes más en la definición de “los principales retos que deberá atender el rector designado”.

En el camino quedaron nueve finalistas evaluados por el grupo de “notables”: Sergio Manuel Alcocer Martínez de Castro, Francisco Gonzalo Bolívar Zapata, Fernando Rafael Castañeda Sabido, Javier de la Fuente Hernández, Héctor Hiram Hernández Bringas, Juan Pedro Laclette San Román, Leonardo Lomelí Vanegas, Suemi Rodríguez Romo, y Rosaura Ruiz Gutiérrez.

Todos los aspirantes, expresó la Junta en su mensaje, refrendaron “el carácter nacional, público y laico de la Universidad Nacional, así como sus principios de libertad de cátedra, de investigación, su compromiso social, la defensa de la autonomía y la elevación de la calidad académica”.

Le elección de Graue perpetúa al llamado grupo de “los médicos” en la rectoría de la UNAM, siendo la quinta administración consecutiva que estará a cargo de un exdirector de la Facultad de Medicina.

Médico cirujano, la relación de Graue con la UNAM se remonta a 1967, cuando ingresó a la Escuela Nacional Preparatoria número 4, en la que presidió la sociedad de alumnos dos años más tarde. Ha dedicado 37 de sus 64 años de su vida a la docencia y cuenta con 100 publicaciones sobre oftalmología, reconocido como integrante de más de una veintena de asociaciones nacionales e internacionales de medicina y de 2002 a la fecha es presidente del Patronato dela Fundación Conde de Valenciana IAP, organización sin fines de lucro.

Además, es partidario de la implementación de tecnologías y de “modernizar” planes y programas de estudio con la participación de la comunidad universitaria, distante a la política nacional, según se desprende del proyecto de trabajo que presentó a la Junta de Gobierno (https://www.juntadegobierno.unam.mx/documentos/EnriqueLuisGraueWiechers/Proyecto_EnriqueLuisGraueWiechers.pdf).

Graue Wiechers dividió sus propuestas en siete apartados que tituló: La UNAM en la que creo; La UNAM que aspiro dirigir; Una Universidad más integrada; Una Universidad que genere conocimiento y lo ponga al servicio del país; Una Universidad a la vanguardia de las tecnologías de la información; Una administración al servicio de los universitarios y Una Universidad que crezca de forma organizada.

Sobre las críticas de centenares de reconocidos académicos y miles de estudiantes que se manifestaron en contra del proceso que encabezan los “notables” de la UNAM, como se refieren algunos a quienes conforman la Junta de Gobierno, por considerarlo un proceso “antidemocrático”, Graue opinó en entrevista con Proceso, a días de lanzar su candidatura: “El problema de hacer cambios es que tendríamos que cambiar la Ley Orgánica. Para hacerlo, tendríamos que llevarla al Congreso. Y si la llevamos, los partidos políticos nos pueden echar a perder la universidad”.

Comentarios