Proyectan 11 cortos sobre Ayotzinapa en “Curta Cinema”, en Río de Janeiro

RÍO DE JANEIRO (apro).- Con la proyección de 11 cortometrajes en torno al ataque contra los normalistas de Ayotzinapa y la desaparición de 43 estudiantes en septiembre de 2014 terminó ayer el Festival “Curta Cinema” en Río de Janeiro.

México fue el “país homenajeado” durante la muestra y, como tal, exhibió cinco “programas” para ofrecer un panorama de la producción contemporánea de cortos elaborados en el país.

Las cintas dedicadas al tema de los desaparecidos de Ayotzinapa fueron diversas: reportajes para televisión de Al Jazeera en español y Telesur, producciones de organizaciones como Amnistía Internacional y Comunicación e Información de la Mujer (Cimac), así como de Cacto Productores y el colectivo Canal 6 de Julio, entre otras.

Paulo Roberto, curador de la programación internacional del Festival, llamó a la Red de Apoyo a Ayotzinapa en Río de Janeiro para preparar el contenido del programa.

“Yo no sabía bien lo que había pasado con los 43 estudiantes. Escuché la historia, leí cosas rápidamente y nada más. Pero sabía que es un asunto muy importante hoy en día en México y no me imaginaba hacer un programa especial sobre México sin hablar de Ayotzinapa”, comenta en entrevista con Apro.

De hecho, hubo dos sesiones especiales dedicadas a la descripción de las características de la Normal Isidro Burgos. Además, se relataron los hechos del ataque a los estudiantes y se presentaron acciones realizadas en Río de Janeiro por un grupo de mexicanos que ha logrado reunir una red de colectivos brasileños alrededor de esta causa.

En junio pasado una caravana de padres de Ayotzinapa que viajó a Sudamérica visitó Rio de Janeiro. Ahí se encontró durante tres días con familiares de jóvenes asesinados por la policía, con estudiantes brasileños y con representantes de los pueblos indígenas.

En una de las sesiones del festival dedicada a Ayotzinapa, un cortometraje difundió imágenes de un evento realizado en el Centro de Educación Tecnológica (CEFET) de Maracana, donde los estudiantes brasileños debatieron sobre la situación en México y soltaron 43 globos con los rostros de cada uno de los estudiantes desaparecidos, dibujados por ellos mismos.

Otro corto mostró la manifestación que mexicanos y brasileños realizaron el pasado 26 de septiembre para marcar el primer año del trágico evento. Los manifestantes quemaron dos piñatas en una plaza pública cercana a la sede del consulado de México en esta ciudad.

Una era con la figura del presidente Enrique Peña Nieto y la otra, con la del gobernador de Veracruz Javier Duarte. Ésta última tenía una gorra de policía, tal cual como apareció en la fotografía de portada de la revista Proceso 1946,tomada por el periodista gráfico Rubén Espinosa, colaborador de la misma, asesinado el pasado 31 de julio en la Ciudad de México.

La “intervención” del consulado

Organizadores del festival informaron que Adolfo Zepeda, responsable de Prensa y Cultura del consulado mexicano, les comunicó que la misión diplomática mexicana reprobaba la presentación del tema Ayotzinapa en el programa.

“Fue la primera vez que eso pasa en los 25 años del festival. Cada año tenemos un país invitado y nunca habíamos visto un consulado llamarnos para quejarse de una programación”, dijo a Apro Paulo Roberto

El consulado había otorgado “apoyo institucional”: pagó los boletos de avión de dos directores invitados y aportó dinero para la realización del coctel de apertura.

A pesar de que varias fuentes del festival sostuvieron que el consulado mexicano “intervino” para quejarse de la programación, Zepeda negó a la reportera haber hecho cualquier reclamo.

Un hecho, sin embargo, fue sintomático: después de una conversación entre Zepeda y el director del festival, Ailton Franco Jr,se retiró del sitio de internet del evento un texto crítico sobre la actuación del gobierno mexicano en el caso de Ayotzinapa.

“Logró también que el diario O Globo no publicara en sus páginas un artículo sobre los cortos de Ayotzinapa, Pero no logró participar en el debate como él quería”, afirma Paulo Roberto.

Zepeda quiso participar en el debate que se organiza después de cada sesión donde tradicionalmente los directores responden las preguntas del público.

“Tuvimos que quitar la palabra ‘debate’ para poner la expresión ‘mesa redonda’, pero no lo cancelamos”, agrega el curador. Cuenta que, al final, Zarate asistió a la primera sesión. Aseguró estar ahí a “titulo personal”, pero se fue antes del debate.

Comentarios

Load More