SSP de Veracruz opera con policías reprobados, opacidad y dispendio

XALAPA, Ver., (apro).- Un cotejo de datos entre el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y de la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) de Veracruz evidenció la corrupción, desvío y dispendio de recursos y desaseo en la operación de la dependencia.

La administración de Javier Duarte “facturaba” chalecos antibalas en un restaurante, inflaba precios de esos insumos, confeccionaba miles de playeras y además compraba centenares de sillas cuyo uso al menos para el sistema de seguridad veracruzano, se desconocían, asegura la presidenta de Causa Común, María Elena Morera Mitre.

A ello se suma, dice, que el 39.83% de los policías de la SSP estatal, incluidos mandos, reprobaron los exámenes de control y confianza y continúan en activo.

Del total de policías de la entidad –casi 10 mil—tres mil 864 elementos continúan en activo pese a que reprobaron los exámenes de control y confianza.

Morera Mitre asegura que la SSP de Veracruz, que preside Arturo Bermúdez Zurita, es de las instituciones con mayor “opacidad” y nula rendición de cuentas.

En entrevista vía telefónica afirma que Bermúdez Zurita guarda con total recelo, los gastos y licitaciones de los chalecos antibalas, la compra de botas, los uniformes y el número de patrullas compradas.

“Nada de eso quiere entregar, ni rendir cuentas…para ellos, todo está blindado. En cuanto a la compra de armas y su distribución es aceptable el grado de ‘reservado’, pero lo demás no”, fustiga.

En las cuentas públicas 2012 y 2013, comenta, la Auditoria Superior de la Federación (ASF) ha encontrado diversos “hoyos negros” en los recursos de esa dependencia, lo que la ha convertido en una de las más opacas del país, sostiene la presidenta de Causa Común.

“Ahí están los datos de en qué han malgastado tanto dinero. Nosotros, por ejemplo, encontramos un evento (de Seguridad Pública) donde rentaron una carpa y sillas que seguramente era un evento electoral.

“Encontramos también que en los chalecos antibalas en el 2011 y 2012 costaron al gobierno de Duarte 27 mil pesos, cuando la federación los ha comprado en 13 mil pesos. Cuestionamos eso y Duarte nos reclamó que sus chalecos eran mejores, hasta nos mandó una presentación Power Point y la factura de compra.

“De Causa Común mandamos a una de nuestra gente a verificar y la dirección era de un restaurante. A mí me sorprende la manera de trabajar del estado ¿Cómo aguantan a su gobernador?”, cuestionó Morera.

En la investigación de Causa Común denominada “Desarrollo Policial de las entidades federativas 2015”, donde se evalúa la depuración policiaca, el sistema profesional de carrera policial, el control de confianza y las evaluaciones de habilidades, destrezas y desempeño, los estados peor calificados son Zacatecas, Guerrero y Michoacán, y le siguen Veracruz y Tamaulipas.

“En transparencia son de los peores, el gobierno de Veracruz se burla de los ciudadanos”, afirma Morera Mitre.

A través de cinco solicitudes de transparencia números SSP/UAI/865/2015, SSP/UAI/801/2015, SSP/UAI/685/2015, SSP/UAI/641/2015 y SSP/UAI/597/2015, este reportero ha intentado abrir los candados a la información que permean en la dependencia encabezada por Bermúdez Zurita, visible aspirante a la diputación local por el PRI el año entrante en el distrito de Xalapa urbano.

Sin embargo, Bermúdez y la Unidad de Acceso a la Información de la SSP han negado –entre otros datos—el número de elementos de la corporación que fueron puestos en manos de la SEIDO o “arraigados” por la Semar por presuntos vínculos con la delincuencia organizada.

También la bitácora informativa de los elementos que han sido abatidos en cumplimiento de su deber (lugar, municipio, hora y causa de muerte), el número total de patrullas compradas en lo que va de este sexenio, el número de armas y equipos de inteligencia, entre otros insumos.

De manera reiterada la SSP y su Unidad de Acceso a la Información han catalogado como “reservada” las causas de baja de casi cuatro mil elementos de la corporación, ello, pese a que su propio titular, Arturo Bermúdez ha presumido en entrevistas de banqueta que “los exámenes de control y confianza son tan rigurosos” que policías “gorditos” (sic), diabéticos, con tatuajes o con adicción a alguna sustancia prohibida han sido cesados de la corporación.

También ha negado dar a conocer el número de periodistas en Veracruz que cuentan con protección policiaca y medidas cautelares de la corporación que preside.

Los únicos datos que ha aceptado abrir la SSP son genéricos y relacionados con temas presupuestales. Según el oficio SSP/UAI/641/2015 el presupuesto autorizado para la corporación, relativo a sueldos y salarios para este año fue de 600 millones 649 mil, 121 pesos.

En el oficio SSP/UAI/597/2015 la corporación desglosa que la inversión en vehículos en el 2014 fue de 113 millones 269 mil 774 pesos con 16 centavos, mientras que durante los primeros cuatro años del sexenio de Duarte la SSP invirtió en infraestructura policiaca vehicular un monto global de 393 millones 23 mil 483 pesos.

Respecto de la funcionalidad de la SSP veracruzana la presidenta de Causa Común afirma que los avances policiacos son complicados de medir, pues pareciera que en Veracruz el control de la seguridad sigue en manos de la Secretaria de Marina y fuerzas castrenses. Aunado a ello, dice, su instrucción y método de trabajo es de completo “acuartelamiento”.

“Eso es peligroso, tienen horarios de 15 a 20 días de acuartelamiento por cuatro o cinco de descanso, eso genera problemas, de toda índole”, advierte.

En el caso de la Fuerza Civil, la llamada policía de elite del gobierno de Duarte, apenas ha logrado generar a 451 policías confiables, un número bajo para un estado tan vasto como Veracruz, resume Morera.

Load More