Alfredo Castillo y su política de confrontación

Alfredo Castillo, titular de la Conade. Foto: Eduardo Miranda Alfredo Castillo, titular de la Conade. Foto: Eduardo Miranda

El director de la Conade, Alfredo Castillo, prefiere descalificar la actual Ley del Deporte y lanzarse contra las federaciones nacionales, e incluso contra los comités olímpicos nacional e internacional, con tal de obtener el control total del deporte privado. En vez de cabildear con el Congreso y exponer ante las federaciones internacionales las irregularidades cometidas por los directivos mexicanos, optó por la confrontación y ya puso en riesgo la participación de un representativo nacional en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

MÉXICO, DF (Proceso).- La nueva Ley General de Cultura Física y Deporte que el director de la Conade, Alfredo Castillo, pretende que se apruebe en el Congreso, será la puntilla para que el Comité Olímpico Internacional (COI) desafilie a México y le impida participar en los juegos de Río de Janeiro en 2016.

La propuesta de llamar al orden a los presidentes de las federaciones deportivas nacionales ante sus abusos, cacicazgos y despilfarro de los recursos federales, quedó eclipsada por la pésima estrategia de Castillo para resolver los problemas administrativos, sacrificando la parte deportiva justo un año antes de los Juegos Olímpicos.

A causa de la desmesura de Castillo, a más tardar en un mes el presidente del COI, el alemán Thomas Bach, puede enviar una misiva al secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, o al presidente Enrique Peña Nieto, en la que pedirá la reconciliación del gobierno federal con el olimpismo mexicano; de lo contrario el país será desafiliado del organismo.

Esto lo informó el presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM), Carlos Padilla Becerra –el único mexicano miembro del COI aparte de Olegario Vázquez Raña–, tras reunirse la semana pasada con Thomas Bach para entregarle una carta firmada por 10 presidentes de federaciones olímpicas y no olímpicas para denunciar la injerencia gubernamental.

Según Padilla Becerra, la evidencia de tal intromisión es que Castillo y representantes suyos han maniobrado contra los dirigentes mexicanos:

“Le informamos de las visitas que han hecho a distintas federaciones (internacionales) personas enviadas por la Conade, en las que, fuera del respeto que se le debe tener a las federaciones nacionales, a las internacionales y al propio COM, se ha solicitado el desconocimiento de algunas federaciones nacionales. Algunas de ellas, como Luchas y Frontón, sí se dio; pero otras se han comunicado conmigo para informarme que en ese momento algún emisario de la Conade está solicitando que se desafilie a una federación.

“Eso, en cualquier parte y en cualquier idioma, es una injerencia del gobierno en lo que corresponde a la vida interna y autonomía de las federaciones, que está obligado a respetar porque así lo dice la Ley General de Cultura Física y Deporte”.

El principal emisario de Alfredo Castillo para este fin es el abogado Gilberto Hernández Oseguera, lo cual resulta paradójico: se trata de uno de los cuatro árbitros que México tiene en el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS por sus siglas en francés) y fue el responsable de redactar y promover en el Senado la Ley del Deporte vigente desde 2013.

Actualmente Hernández Oseguera asesora a Castillo en la elaboración de la nueva ley.

(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 2038, ya en circulación)

Comentarios

Estudió Ciencias de la Comunicación y Letras y Literatura Hispánica en la UNAM. Fue reportera de información general en los noticieros Monitor de InfoRed. Desde 2000 ha sido reportera y conductora de deportes en distintos medios radiofónicos y televisivos. Estudió la Maestría en Periodismo y Asuntos Públicos en el CIDE.

Load More