Fotoperiodistas protestan por caso Narvarte en reapertura de la Línea 12

MÉXICO, DF (proceso.com.mx).- Tras un año y ocho meses de permanecer cerradas por fallas mecánicas, este domingo el jefe de Gobierno del Distrito Federal Miguel Ángel Mancera encabezó la reapertura de las seis estaciones que quedaban pendientes de la Línea 12 del Metro, aunque el anuncio se vio opacado por la manifestación pacífica de fotorreporteros por el caso Narvarte.

La mañana de este domingo, cuando el mandatario local pronunciaba el discurso de reapertura, tres fotoperiodistas subieron al estrado y mostraron las fotografías de Rubén Espinosa, Nadia Vera y Mile Virginia Martín, tres de las cinco personas que, junto con Alejandra Negrete y Yesenia Quiroz, fueron asesinadas el pasado 31 de julio en un departamento de la colonia Narvarte.

Mancera comenzó a titubear hasta que ordenó al personal de seguridad que intentaba detenerlos: “Déjenlos, déjenlos. Todo mundo tiene derecho a manifestarse y a decir lo que quiera”. De inmediato, los jefes delegacionales, diputados locales, empresarios y funcionarios de gabinete comenzaron a aplaudirle.

La protesta se hizo en silencio. Sin embargo, la Coordinación General de Comunicación Social del Gobierno del Distrito Federal quitó esa parte de la versión estenográfica, así como de la edición de video que envía a los reporteros que cubren la fuente del GDF.

Una de las personas que se manifestaron –quien pidió omitir su nombre para evitar protagonismos y represalias— dijo a proceso.com.mx que decidieron protestar este domingo, cuando Rubén Espinosa, colaborador de Proceso y Cuartoscuro, cumpliría 32 años.

“Decidimos subir de manera respetuosa y en silencio para poner las pancartas. Lo único que pedimos es que no se le de carpetazo al caso”, explicó.

Agregó que luego de la protesta, un funcionario del área de Participación Ciudadana se les acercó para comentarles que el jefe de gobierno “ya había conseguido una reunión el próximo jueves con quienes estaban llevando el caso para ver en qué iban”.

Mañana se cumplen cuatro meses del multihomicidio en el departamento 401 del número 1909 de la calle Luz Saviñón.

Según el subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales de la PGJDF Edmundo Garrido, la dependencia sólo ha reunido pruebas para fortalecer una de las líneas de investigación: que el origen del crimen es la “amistad” de los tres detenidos con Mile Virginia Martín, de nacionalidad colombiana.

En una nota publicada por el portal de noticias AnimalPolítico, el funcionario reconoció que aunque aún no tienen un móvil totalmente confirmado, la investigación ha permitido construir un “caso sólido ya consignado”, del que se mantiene un desglose abierto.

El pasado 9 de noviembre, cuando se cumplieron 100 días del multihomicidio,  familiares de las víctimas, periodistas y defensores internacionales de los derechos humanos presentaron la Plataforma de Acompañamiento al Caso Narvarte, con el propósito de orientar la investigación y exigir al Gobierno del Distrito Federal (GDF) resultados con “transparencia, claridad y certeza histórica y jurídica”.

Sin embargo, hasta el momento no ha habido ninguna respuesta de Miguel Ángel Mancera ni de su administración.

L-12, “nunca volverá a cerrar”

Antes de la protesta, Mancera Espinosa recordó:  “hubo muchas voces que apostaron porque no íbamos a llegar a este día, con el tiempo que habíamos señalado. Hubo varias voces que apostaron a que sería verdaderamente difícil si no es que imposible, que pudiéramos estar en la reapertura de la Línea 12 el día de hoy”.

Luego, se comprometió a que la línea “no vuelva a ser cerrada, el mantenimiento será exhaustivo y detallado: trabajaremos con mucho ahínco… He dado instrucciones al director general del Metro a fin de que puedan y deban estar permanentemente supervisados los rieles, los carros, los sistemas eléctricos, todo lo que implica para el Metro”.

Mancera Espinosa recibió un reconocimiento por su labor en la reapertura de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo (STC), por parte de la Asociación Latinoamericana de Metros y Subterráneos (ALAMYS).

Luego, recorrió seis estaciones desde la terminal Tláhuac hasta Tezonco, cuyos trabajos de rehabilitación fueron certificados por las empresas internacionales especializadas SYSTRA y TÜV Rheinland.

El 12 de marzo de 2013, el entonces director del STC Metro, Joel Ortega, anunció el cierre de 11 de las 20 estaciones de la línea debido a que no garantizaba la seguridad de los casi 500 mil usuarios diarios por un problema de desgaste de las vías y el material férreo de los trenes. Tras las investigaciones se descubrió que ello se incrementó por la falta de mantenimiento adecuado.

La rehabilitación costó más de mil 700 millones de pesos, a cargo de la administración capitalina. Además, aún continúan abiertos los procesos legales contra el consorcio constructor ICA-Carso-Alstom.

 

Comentarios