Denuncia AI explotación laboral tolerada por la FIFA en Qatar, sede del Mundial 2022

Una villa de migrantes en Nepal. Muchos de ellos intentaron hacer una vida en Qatar. Foto: Tomada de Youtube / BBC Una villa de migrantes en Nepal. Muchos de ellos intentaron hacer una vida en Qatar. Foto: Tomada de Youtube / BBC

MÉXICO, DF (apro).- A cinco años de que Qatar consiguiera ser sede de la Copa Mundial de la FIFA 2022, persiste la explotación laboral incontrolada y las autoridades no llevan a cabo reformas significativas, acusó hoy Amnistía Internacional (AI).

Pese a la gran difusión pública de las condiciones que soporta la mayoría de los migrantes obreros de la construcción, las autoridades del país asiático han hecho muy poco para poner fin de manera efectiva a la explotación laboral crónica, señaló el organismo internacional en un comunicado.

“Apenas se ha hecho nada para abordar los abusos incontrolados contra los trabajadores migrantes. La persistente tardanza en llevar a cabo reformas laborales en Qatar conduce irremediablemente al desastre en materia de derechos humanos”, acusó Mustafa Qadri, investigador de AI sobre los derechos de las personas migrantes en el Golfo.

Añadió que las propuestas de reforma del gobierno no consideran los problemas esenciales que dejan a tantos trabajadores a merced de su empleadores, “e incluso estos cambios están tardando en realizarse”, subrayó.

De ello también ha formado parte la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) a la que le pidió intervenir para que la Copa Mundial del 2022 no esté basada en la explotación laboral.

Dijo Qadri:

La FIFA “sabía que había problemas de derechos laborales en Qatar, debe trabajar en estrecha colaboración con las autoridades de la nación árabe y sus socios empresariales para garantizar que la Copa Mundial no está basada en la explotación”.

Y advirtió:

“Si no se toman medidas, todos los aficionados al futbol que visiten Qatar en 2022 deberán preguntarse hasta qué punto pueden asegurar que no se han beneficiado de la sangre, el sudor y las lágrimas de los trabajadores migrantes”.

 

Load More