Madres de migrantes buscan en cárceles de Tabasco a sus familiares

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- La caravana de 45 madres de migrantes centroamericanos desaparecidos continuó con la búsqueda de hijos y familiares en cárceles de la entidad.

A tres días de ingresar a México y procedentes de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, las madres desayunaron hoy con los secretarios de Gobierno y de Seguridad Pública, César Raúl Ojeda Zubieta y Sergio Ricardo Martínez Luis, ante quienes expusieron sus testimonios, pidieron apoyo para encontrar a sus hijos y demandaron el cese de la violencia contra los migrantes centroamericanos.

Rubén Figueroa, coordinador Sur-Sureste del Movimiento Migrante Mesoamericano, lamentó que la diputada local del Partido Nueva Alianza (Panal), Aracely Quevedo, haya dicho que la presencia de migrantes en la entidad aumenta la violencia y delincuencia.

Ojeda Zubieta replicó que el gobierno del estado no comparte la idea de la legisladora y que se brindan todas las facilidades para hallar a familiares desaparecidos.

“En Tabasco no se criminaliza a los migrantes, pese a las expresiones de algunos políticos, nosotros respetamos sus derechos”, manifestó.

Posteriormente, la caravana visitó el Centro de Reinserción Social del Estado (Creset), ubicado en esta capital, y por la tarde hizo lo propio en la cárcel de mediana seguridad del municipio de Huimanguillo, de donde partió al municipio de Las Choapas, Veracruz.

En el Creset intercambiaron experiencias con las autoridades carcelarias y algunos presos centroamericanos, detenidos en Tabasco por varios delitos en su tránsito hacia Estados Unidos.

Armando Maldonado, director general de Prevención y Reinserción Social del Estado, informó que en la entidad se encuentran 39 reos extranjeros, 24 de ellos de origen centroamericano.

De los 39 presos, 60% está sentenciado por diversos delitos y 40% se encuentra bajo proceso penal.

Ayer, las madres centroamericanas iniciaron la jornada con una visita a la cárcel municipal de Tenosique, donde se quejaron de que no pudieron tener pleno acceso para poder identificar si tienen ahí algún hijo, familiar o conocido.

Rubén Figueroa dijo que no hubo contacto directo con los migrantes presos –ocho hombres, cinco hondureños y tres guatemaltecos–, a quienes sacaron al patio pero no dejaron tener contacto con ellos, ni pudieron ver detalladamente sus rostros.

Sin embargo, el joven guatemalteco Salomón V, de 22 años y preso desde 2013, dijo que desde hace seis años no habla con sus familiares y pidió a los miembros de la caravana que se comuniquen a su país para avisar de su proceso.

De Tenosique, las madres centroamericanas partieron hacia Palenque, Chiapas, donde realizaron caminata y una oración en el albergue El Caminante.

También realizaron un mitin en el parque central de la colonia Pakalná, y por la noche arribaron a Villahermosa, de donde hoy salieron hacia Las Choapas.

Comentarios