Santiago Nieto, el fiscal incómodo

El fiscal electoral Santiago Nieto Castillo ha demostrado imparcialidad en su trayectoria, asegura en entrevista el exconsejero Jaime Cárdenas. Recuerda que en 2009 anuló la elección de Zimapán, Hidalgo, que había ganado el PRD incurriendo en anomalías, y en 2011 hizo otro tanto con los comicios de Morelia, donde el PRI había triunfado violando varias disposiciones. Ese apego a la ley, que en estos días lo condujo a proceder penalmente contra el subsecretario Arturo Escobar, viene desde que su padre, a la sazón alcalde de San Juan del Río, fue víctima de una de las concertacesiones de Salinas de Gortari. Ahora tricolores y verdes empiezan a pensar diferente de Nieto.

MÉXICO, DF (Proceso).- La historia del titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), Santiago Nieto Castillo, quien de manera insólita procedió penalmente contra el subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación (Segob), Arturo Escobar y Vega, es peculiar: de estirpe priista en Querétaro –su padre padeció la concertacesión salinista en San Juan del Río–, su impulsor clave ha sido Jaime Cárdenas Gracia, exconsejero electoral y allegado a Andrés Manuel López Obrador.

“Tuve una relación muy estrecha con él, pero la trayectoria de Santiago vale por sí misma”, confirma Cárdenas Gracia, egresado de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), como el fiscal electoral, de quien aclara: “Lo aprecio mucho, pero hace años que no tengo influencia académica ni política en él. No es un apéndice mío”.

Sin embargo, celebra la orden de aprehensión que el fiscal electoral solicitó a un juez contra Escobar, quien renunció a su puesto el 25 de noviembre para enfrentar los cargos de delitos electorales que presuntamente cometió mientras presidía el Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

–¿Es correcta la acción penal del fiscal?

–Sí. Avalo todo lo que hizo. La fiscalía estaba muy desacreditada, había que darle legitimidad y creo, porque (Nieto) es muy escrupuloso, que la consignación, aunque no la he visto, ha de ser muy sólida.

Cárdenas Gracia, quien en los comicios de junio buscó una diputación federal por Morena, conoció a Nieto al impartirle clases en una maestría de la Facultad de Derecho de la UNAM, y luego mantuvo una relación estrecha con él cuando dirigió, junto con el actual magistrado Flavio Galván Rivera, su tesis de doctorado.

Mientras Nieto efectuaba tales estudios, fue asesor de Cárdenas Gracia en el Instituto Federal Electoral, entre 1998 y 2000, y desde ese año hasta 2003 fungió como secretario particular de la contadora mayor de Hacienda de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, María de la Luz Mijangos Borja, esposa de Cárdenas Gracia y actual coordinadora de asesores del consejero Benito Nacif.

–¿Usted lo recomendó como fiscal electoral?

–Sí –admite Cárdenas–. Le dije al senador Manuel Bartlett que Santiago era un buen candidato, muy correcto y decente. Quizá me hizo caso, porque el Partido del Trabajo lo respaldó. Pero su designación fue unánime.

En efecto, el 19 de febrero, con la única abstención de Mónica Arriola –hija de Elba Esther Gordillo–, Nieto Castillo fue elegido titular de la Fepade por todos los grupos parlamentarios del Senado, incluido el PVEM, cuando Escobar era su dirigente nacional.

Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 2040, ya en circulación

 

Acerca del autor

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Comentarios