Tribunal Permanente de Pueblos urge a la refundación del país

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, Chis. (proceso.com.mx).- Unas 15 mil personas, la mayoría indígenas de las diferentes regiones de Chiapas y representantes de siete estados y países de Centro y Sudamérica, se congregaron para divulgar desde esta región del sureste del país la Proclama Pública del Constituyente Ciudadano-Popular.

El orador principal del evento, el obispo de Saltillo Raúl Vera López, dijo que ahora no sólo los pueblos mayas del sureste reclaman un nuevo pacto social sino todos los mexicanos.

Desde cuatro puntos diferentes a la ciudad entraron, en marcha, con mantas y consignas, miles de indígenas tsotsiles, tseltales y de otras etnias de Chiapas para concentrarse en la plaza central de esta ciudad junto a la catedral sede de la Diócesis que encabezó por 40 años el obispo Samuel Ruiz García, quien fue recordado durante el evento.

Vera López leyó un extenso documento en el cual reseñó que el Tribunal Permanente de Pueblos (TPP) resolvió en la necesidad de la “refundación del país”.

Con todas sus denuncias y todas sus quejas de tres años ante el TPP, los pueblos de las diferentes regiones del país exhibieron al Estado mexicano que más que garantizar las garantías de sus ciudadanos garantiza pero el saqueo, la explotación y depredación de las trasnacionales, dijo Vera López.

El obispo indicó que según el TPP la situación política y social del país están cada vez más críticas y que es urgente un nuevo pacto social que “ahora no sólo reclaman los pueblos mayas del sureste sino que es todo un reclamo de los mexicanos”.

En el evento masivo a donde llegaron unos 15 mil indígenas y no indígenas, el obispo Raúl Vera López llamó a renovar el Congreso de la Unión desde una nueva Constitución popular.

Sin mencionar al EZLN, el obispo señaló que hace 21 años unos indígenas salieron de la selva para exigir un nuevo país, una nueva Constitución, un nuevo gobierno que incluyera a todos los que por 500 años fueron excluidos y marginados.

Dijo que en la Convención Nacional Democrática (CND) de agosto de 1994 se impulsó ese reclamo social de un nuevo constituyente y que hoy, 21 años después, de nuevo los mexicanos no piden ni exigen sino que impulsan la construcción un nuevo pacto social nacional.

Durante una hora que duró su discurso, Vera López insistió en que el sistema político mexicano está caduco y que es urgente que los mexicanos de todos los credos y partidos se unan en una sola voz para construir ese movimiento nacional.

Al obispo le fue entregado el bastón de mando de los pueblos indígenas de Chiapas de manos del líder indígena tseltal Lorenzo Pérez Domínguez, exalcalde del municipio indígena de San Juan Cancuc.

En el evento se leyó la proclama pública en la que se rechazaron todas las reformas a la Constitución Política Mexicana que atentan contra los mexicanos.

También se llamó a un diálogo nacional permanente para la construcción del nuevo constituyente y se pidió cerrar filas ante la embestida del Estado mexicano que se apresta al despojo de la tierra, saqueo de los recursos naturales y otras acciones que van en contra de los intereses de los que menos tienen para beneficio de las trasnacionales coludidas con los gobernantes.

Ahí hablaron representantes  de los movimientos sociales de Veracruz, Oaxaca, Yucatán, Hidalgo y de otros países como Guatemala, Costa Rica y Brasil.

Como parte de los trabajos de la Constituyente Ciudadana-Popular, ayer sábado se realizó la Segunda Asamblea Nacional, en la que se definió el plan de construcción política de la iniciativa, la organización del trabajo territorial y la redacción de la Constitución. A la asamblea asistieron representaciones de los comités locales, grupos promotores y grupos por constituirse de más de 25 estados.

Se realizó un balance de los trabajos nacionales realizados desde la primera asamblea llevada a cabo el pasado 2 de mayo, así como los retos organizativos y políticos que se presentan en el momento actual. Se trabajó en la conformación de los Comités por la Refundación Nacional, que consisten en representaciones estatales, de carácter amplio y democrático, que coordinarán el trabajo regional.

Hoy en la Plaza de la Paz en San Cristóbal de las Casas se llevó a cabo la presentación pública de la iniciativa y la ruta trazada por la asamblea.

Los organizadores locales preveían la movilización de más de 20 mil personas provenientes de diversas regiones del estado. Llegaron unas 15 mil. Participaron organizaciones campesinas, indígenas, magisteriales y comunidades eclesiales de base.

La Constituyente Ciudadana-Popular es una iniciativa de construcción de un proceso constituyente desde la ciudadanía y los pueblos, que siente las bases para la refundación de la nación. La convocatoria inicial fue hecha desde principios de 2014 por el obispo de Saltillo, Raúl Vera López.

Desde su presentación pública realizada el 5 de febrero de este año se han consolidado comités locales o grupos promotores en 18 estados: Chihuahua, Chiapas, Ciudad de México, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Veracruz, Yucatán y Zacatecas. También se han hecho reuniones y talleres en los que se ha presentado la iniciativa en Aguascalientes, Baja California, Campeche, Colima, Coahuila, Estado de México, Puebla, Tlaxcala, Sinaloa y Sonora, aunque no se ha alcanzado a organizar comités.

Se han realizado presentaciones públicas con el obispo Vera en Hidalgo, Yucatán, Quintana Roo, Nayarit, Durango, Guanajuato, Puebla, Jalisco, Zacatecas, Oaxaca, Michoacán y Morelos.

 

Comentarios