“Me detuvieron sólo por ser alcalde de Cocula, no había orden de detención”: Ramírez Crespo

MÉXICO, DF (proceso.com.mx) Eric Ulises Ramírez Crespo, el acalde con licencia del municipio de Cocula, Guerrero, detenido en octubre de este año junto a Adán Zenén Casarrubias Salgado, “El Barbas”, considerado el líder del grupo Guerreros Unidos, tras la detención de su hermano Sidronio, quien se encuentra preso acusado del asesinato de los 43 normalistas la noche del 26 de septiembre, de 2014, narra la historia que rodeo su detención:

“El día 28 de octubre estuve aquí en la Cámara de Diputados, en el Distrito Federal, metimos 66 obras en hacienda, estuve desde las 7 de la mañana hasta las 4 de la mañana del día 29 en que fueron aceptados mis proyectos. A esa hora salí y me trasladé a Cocula, pero como ya era muy de madrugada me quedé a dormir en un hotel en Iguala. Me levanté a las 9 de la mañana y me fui a festejar el cumpleaños de mi hijo que cumplía cuatro años. Una hora después, me trasladé a Cocula”.

Llegó a las 11 de la mañana al ayuntamiento y empezó a recibir a personas, después bajó para visitar las ofrendas del día de muertos que hicieron personas de la tercera edad de diferentes comunidades y fue nuevamente a la oficina a checar algunas cosas, luego acudió al mercado a formar el comité de mercados municipales.

De allí se trasladaron a la ciudad de Cuernavaca a una reunión, eran como a las 2 de la tarde: “Salimos mi chofer, Mariano Zamora Paredes, mi secretario particular, Benjamín Martínez Acosta, y yo, con la intención de ver a un empresario para gestionar un Oxxo o una bodega Aurrera para el municipio de Cocula”, recuerda el alcalde.

“La reunión me la programó mi secretario particular con una persona que después supe era Elías Flores, un abogado a quien yo no conocía. Él, era el enlace para ver al empresario, el encuentro supuestamente sería en Galerías de Cuernavaca, allí lo esperamos. Después, nos dijeron que sería en el restaurante La Cabaña de Max, cerca de la central de abastos de Emiliano Zapata”, recuerda Ramírez Crespo.

Llegaron al sitio, el empresario nunca se presentó de nombre conmigo, solo me dio la mano en saludo: “Empezamos a platicar, yo sobre el Oxxo y la bodega Aurrera, él me dijo que tenía muy buena relación con Chedraui, que era factible llevarla a Cocula, que yo solo consiguiera el terreno para que se estableciera la tienda en el municipio”.

Luego empezó a hacerle preguntas sobre la mina de Oro situada en la comunidad de Nuevo Balsas, quería saber si la mina aportaba apoyo al ayuntamiento municipal y si había un sindicato: “le dije que aportaba un poco, porque estará en explotación hasta marzo de 2016, por lo que ahora solo ayuda a las comunidades, con cemento, pago de agua, pago de luz… y que no hay sindicato”.

Luego, el supuesto inversionista le empezó a preguntar sobre la seguridad de Cocula: “quería saber si había una situación de amenazas en mi contra, le dije que no, yo no tenía ningún problema. Me preguntó si ya tenía director de seguridad, respondí que estaba esperando al gobernador, Héctor Astudillo Flores, porque yo no sabía si iba a ser nombrado por él, por un mando único, o por el municipio”.

En eso estaban, cuando llegaron los elementos de la Policía Federal y del Ejército, un vehículo con policías municipales de Cuernavaca, después una Suburban y varias camionetas con soldados. Entraron armados ordenando que nadie se moviera y que todos se arrojaran al suelo. Pidieron identificaciones.

“Eran como entre 50 y 60 hombres armados del batallón militar de Cuernavaca. Primero nos trasladan rumbo a Iguala, después se regresan a la ciudad de México y nos llevan a la SEIDO. Mis tres compañeros y yo éramos trasladados en una camioneta. Al supuesto empresario y las dos personas que le acompañaban iban en otra camioneta.

-¿A usted por qué lo detiene?,- se le pregunta al alcalde con licencia.

-Me detiene de una manera injusta porque no había orden de detención, creo que por ser alcalde y más de Cocula. Me llevaban como testigo, de hecho el día 30 de octubre nos iban a dejar en libertad pero por el problema mediático-político, nos dejaron como indiciados por delitos de delincuencia organizada, fue el único delito que nos imputaban.

-¿Fue torturado, presionado de alguna manera?

-No. Solo un policía en la SEIDO nos trató de manera muy humillante, por eso fue la queja ante la CNDH. Además, por el encierro, uno se siente afectado. Describe su celda: es un cuarto con luces prendidas todo el día, cámaras, micrófonos y en la puerta una reja que solo abre apretando un botón al que solo tiene acceso el monitorista que maneja la cámara de video.

Recibía visitas todos los días, de 10 de la mañana a 12:30 horas. También llamaba por teléfono diariamente a las 3 de la tarde: “hablaba con mis hijos, porque ellos nunca quise que vinieran a verme”, confiesa.

Ramírez Crespo pasó más tiempo recluido en la casa de arraigo, de donde fue liberado tras 39 días, sin contar los cuatro que pasó en la SEIDO.

-Con mucho trabajo, creo que me la pase 10 o 12 días en el ayuntamiento porque el resto estuve gestionando muchos proyectos. Prácticamente vivíamos en el Congreso, gestioné 66 obras, al final creo que llegaron 22 millones de pesos para la mayoría de los proyectos. No sé cómo quedó un hospital y la unidad deportiva que estaba gestionando.

Cocula, tiene 14mil 300 habitantes. Ulises Ramírez ganó con una diferencia de más de 900 sobre el priista, su contrincante más cercano.

-¿Listo para tomar nuevamente posesión de la alcaldía?

– Si es solo mi decisión, regreso, pero ahorita tengo que esperar al consenso familiar pues hay opiniones encontradas.

-¿Los primeros 30 días de su gobierno la seguridad cómo estaba?

– No hay delincuencia, no hay asesinatos. Los primeros 30 días no hubo ninguna muerte, ningún herido, nada…

El alcalde perredista, fue liberado por la Procuraduría General de la República (PGR), bajo reservas de la ley: “dicen que van a seguir investigando, pero digo, si durante 43 días me investigaron de pies a cabeza, porque hicieron dos investigaciones en el municipio de Cocula y en el ayuntamiento municipal y no encontraron nada”.

Recuerda que cuando lo arraigaron le dieron un boletín informativo de la Policía Federal sobre una investigación que le hicieron durante un mes y no le encontraron nada: “hasta el día en que estuve en el lugar menos indicado. Uno de los alegatos que presentó nuestra defensa, fue que en campaña, el PRD solicitó a PGR que investigara a todos sus candidatos por delincuencia organizada, a raíz de lo sucedido el 26 de septiembre –cuando desaparecieron a los 43 estudiantes de Ayotzinapa- yo pasé el filtro de la investigación de la PGR y por eso fui candidato”.

Don Alcibíades Ramírez Chávez, su papá interviene: “Mi hijo fue liberado ayer a las 11:30 de la noche. No se le amplió el arraigo porque en la investigación que hizo la PGR lo encontró limpio, en cuanto a la acusación que se le hizo por sus vínculos con la delincuencia organizada”.

-Cuál fue el argumento de PGR para dejarlo en libertad.

-No tuvo elementos para consignarlo. No encontró elementos para mantenerlo arraigado. Se le investigó cuánto gastó en campaña, para ver si había alguna vinculación a través de detectar el exceso de inversión, sin embargo, quiero decirle que se gastaron 63 mil pesos que le aprobó el INE, eso se sostiene en un informe del INE que presentamos a la SEIDO.

Después se le investigó sobre recursos económicos que hubiera recibido en su tarjeta como médico, porque trabaja en salubridad, pero no tiene ningún depósito extra, solo el salario que ganaba como médico.

Se le investiga también de propiedades, él no tiene ninguna, tiene hijos, pero no tiene casa: “vive conmigo. El único que tiene casa y registrada ante el Registro Público de la Propiedad soy yo y me costó 33 años de maestro comprarla. Él no tiene coche, ni terrenos”, afirma.

Incluso, de su teléfono sacaron la sábana de llamadas para detectar alguna llamada o mensajes relacionados con las personas –de Guerreros Unidos- pero no encontraron nada: “lamentamos que su detención haya ocasionado un daño moral y familiar. El destino nos jugó una mala jugada. No queremos demandar a nadie. Lo que pasó lo dejamos atrás”.

“En el momento de la detención de Ulises, tramitamos una licencia indefinida ante la legislatura local, ahora, a pesar de que le tomaron protesta al alcalde suplente, ante la inocencia de mi hijo tiene el derecho de regresar. En lo personal, creo que tiene que reintegrarse por dos razones. La primera, es que él y la familia hayan decidido continuar al frente de la Presidencia; la segunda razón es que tiene que regresar y decirle al pueblo aquí estoy, me investigaron y no encontraron nada, pero renuncio porque quiero seguir con mi vida”, explica.

Don Alcibiades, quien también fue alcalde de Cocula en el trienio 2002-2005, recuerda los tragos amargos: “vi mal una opinión de la presidenta de la Cámara de Diputados de Guerrero, la doctora Flor Añorve Ocampo, quien ella decía que le iba a hacer juicio político a Ulises, cuando no se le había demostrado que efectivamente era un delincuente.

-¿El partido le dio la espalda?

-Al principio sí, estuve con el presidente nacional del PRD, estuve un día antes de que él saliera del CEN del PRD, estuve en su oficina, le dije que quería todo su apoyo, que no era posible que el PRD siempre se deslindara. Le pedí, juéguesela con mi hijo, él es inocente. Me dijo que lo iba a pensar porque a tras de él había millones y millones de militantes y que no se la podía rifar por una persona. Así le dejé.

Con la nueva dirigencia, me acerque a la Secretaría General del Comité Ejecutivo, la profesora, Betty Mojica, ella fue candidata a la gubernatura por Guerrero. Ella fue con Ulises a campaña en Cocula, varias veces. Ella intervino no sé si directamente con la Procuradora Arely Gómez, no para pedir que liberaran a Ulises, sino para que le hicieran un juicio apegado a la ley. Lo mismo hizo Carlos Sotelo, líder de la corriente Democracia Social, a la que pertenece Ulises.

“Busque una entrevista con el señor gobernador Héctor Astudillo, quien es mi amigo, en el 2002-2005, cuando fui alcalde de Cocula, mi hijo y yo lo apoyamos cuando perdió su campaña. Incluso en campaña lo acompañé a Chicago, Estados Unidos, sin embargo, lo busqué y no encontré ninguna respuesta o luz que me llevara a él, Sé que tiene muchas ocupaciones. No hubo manera de verlo”.

“Afortunadamente mi hijo ya está en libertad, la PGR no tubo elementos para consignarlo”, celebra el padre del alcalde.

Comentarios

Load More