Sota y Peña: Vocación por la trampa

MEXICO, DF (apro).- A Alejandra Sota le está yendo económicamente mejor con Enrique Peña Nieto que con Felipe Calderón, su protector: Ahora cobra 833 mil pesos mensuales, cuatro veces más que los 203 mil que percibía al mes durante el sexenio anterior.

Esa cantidad ha estado recibiendo Sota del gobierno de Peña desde que, en octubre de 2014, obtuvo del Sistema de Administración Tributaria (SAT) un contrato bianual por casi 20 millones de pesos, por lo que hasta octubre de 2016 obtendrá los 833 mil pesos por preguntar cómo cobra impuestos el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, su amigo.

En los seis años de gobierno de Calderón, en el que fue coordinadora de Opinión Pública e Imagen y vocera, Sota cobró sólo por salarios un total de 14 millones 616 mil pesos, pero gracias al turbio contrato que recibió del gobierno de Peña, ganará 20 millones en sólo dos años.

Nada mal para una preparatoriana… que estudió en Harvard quién sabe por qué.

Tal como lo publica la revista Proceso esta semana, el SAT que encabeza Aristóteles Núñez –cuyo jefe es Videgaray– entregó el contrato a Integra, Metas Estratégicas, S.A. de C.V., la empresa de Sota, en una licitación simulada.

El montaje para favorecer a la exvocera de Calderón –“la pinche Sota”, la llamó Josefina Vázquez Mota– implicó al SAT y a otras tres empresas concursantes una, propiedad de su socia, otra de dos de sus exempleadas y, la tercera, es de un amigo que ella benefició con asignaciones millonarias.

Este turbio procedimiento debería ser investigado por la Secretaría de la Función Pública, pero eso no ocurrirá porque el esposo de Sota, Benjamín Hill Mayoral, es alto funcionario de esa dependencia que encabeza Virgilio Andrade, quien a su vez exoneró a Peña Nieto por la compra de la “Casa Blanca” al contratista Armando Hinojosa Cantú.

Sí: Hill Mayoral, esposo de Sota, es –desde noviembre– nada menos que el jefe de la Unidad Especializada en Ética y Prevención de Conflictos de Interés de la Secretaría de la Función Pública.

Parece chiste. No lo es. Es gravísimo. Y sólo revela el nivel de corrupción y contubernios que en Proceso se ha acreditado, pero no es general, en lo etéreo, sino con información específica sobre personas concretas.

¿Su marido va a investigar a Sota? Exonerada está…

En su momento, Sota fue formalmente investigada por favorecer con multimillonarios contratos que desde la Presidencia de la República entregó a sus amigos del Instituto Autónomo de México (ITAM). El caso se pudrió.

Ahora Sota seguirá obteniendo contratos chuecos por la misma razón que lo está Arturo Escobar, el mafioso dirigente del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), está impune: Por las complicidades al más alto nivel.

Ernesto Cordero, amigo de Sota y a cuyo esposo incluyó en la nómina del Senado cuando estudiaba en Harvard, enjuició con dureza la corrupción que atribuyó a Gustavo Madero y Luis Alberto Villarreal, y que aplica a sus amigos: “Pinches ladrones”…

Comentarios en Twitter: @alvaro_delgado

Comentarios

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Load More