Difícil detectar posibles ataques terroristas en EU, reconoce Obama

WASHINGTON (apro).– En su última conferencia de prensa de 2015, y antes de irse a Hawai a pasar sus vacaciones decembrinas, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoció que es más difícil detectar posibles ataques terroristas de carácter doméstico que complots internacionales.

“Es muy difícil detectar los planes a largo plazo de un lobo solitario”, dijo Obama en referencia a posibles atentados terroristas orquestados por una persona, pareja o un grupo pequeño de personas dentro de Estados Unidos.

“Detectar este tipo de atentados domésticos, es como pretender pronosticar cuándo ocurrirá la próxima masacre multitudinaria”, enfatizó el mandatario.

Al hacer un recuento de lo que su gobierno concretó en el 2015 y sobre los retos que tiene en su último año de mandato, en 2016, Obama insistió en que la lucha internacional contra el terrorismo es la prioridad más importante de su gobierno.

“Mi objetivo es mantener la seguridad de los Estados Unidos y seguir liderando la coalición internacional para destruir al Estado Islámico (EI), el cual está perdiendo dominio en territorios en Siria”, reiteró Obama.

Cuestionado sobre las garantías que ofrece para que no ocurra otro ataque terrorista como el del pasado 2 de diciembre, en San Bernardino, California, en el que una pareja musulmana mato a 14 personas e hirió a otras 21, el presidente manifestó que su gobierno se mantiene vigilante. Aseguró que las agencias federales, encabezadas por el Buró Federal de Investigaciones (FBI), vigilan las 24 horas del día y todos los días del año.

En ese tenor, Obama machacó su llamado a la sociedad estadunidense, para que cooperen con las autoridades en esta lucha interna contra el terrorismo y los conminó a denunciar si observaban algo fuera de lo común.

Combatir al terrorismo doméstico “es un reto diferente como al que teníamos en el combate a la agrupación terrorista Al-Qaeda, que tenía operadores bien entrenados. Esto quiere decir que grupos pequeños en casa no pueden llevar atentados de mayor envergadura, pero sí actos que provoquen daños significativos”, enfatizó durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Sobre los que el consideró “éxitos” de su gobierno alcanzados en el 2015, Obama enlistó el rescate económico que sentó las bases para que se crearan 13.7 millones de nuevas plazas de empleo y para un desarrollo macroeconómico positivo en el largo plazo.

Además, el presidente de Estados Unidos se adjudicó el hecho de que hace unos días en París casi 200 naciones firmaran el acuerdo del cambio climático, con el cual se comprometieron a reducir las emisiones tóxicas.

Por otro lado, en política exterior destacó el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba, el compromiso de Irán para no desarrollar programas para producir armas nucleares, y aceptar revisiones constantes por parte de la Agencia Internacional de Energía Atómica.

Con miras al 2016, el presidente Obama se limitó a garantizar la seguridad nacional de su país, destruir al EI y mantener la fortaleza en la lucha mundial contra el terrorismo.

“Vamos a derrotar al EI”, afirmó el presidente, explicando que van a acabar con sus líderes, sus operadores, por medio de acciones que detengan el financiamiento que reciben para llevar a cabo sus ataques, y parando sobre todo a sus proveedores de armas.

“Los vamos a neutralizar y los vamos a desmantelar”, prometió.

Obama aprovechó la conferencia de prensa para anunciar, que horas antes de salir para sus vacaciones decembrinas, conmutó la sentencia a 95 estadunidenses que habían sido enviados a prisión por haber cometido delitos menores relacionados con la venta, portación y distribución de drogas en Estados Unidos.

Comentarios

Load More