Traficantes mexicanos ‘hackean’ drones de EU en la frontera: DHS

MÉXICO, DF (apro).- Grupos mexicanos “hackean” los sistemas de geolocalización de los aviones no tripulados más ligeros que despliega el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) en la frontera de México con Estados Unidos para traficar drogas y migrantes, de acuerdo con expertos en tecnología de esta agencia estadunidense citados por el portal de noticias Defense One.

“Los malos tipos en la frontera tienen mucho dinero y lo invierten en falsear e interferir los sistemas GPS”, explicó Timothy Bennett, uno de los expertos del DHS durante una conferencia que dio en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales el miércoles 16.

Al falsificar las coordenadas de los aviones no tripulados –mediante un proceso conocido como spoofing en la jerga informática–, los traficantes vuelven inútil la vigilancia de la frontera a través de las cámaras instaladas en estos aparatos, pues las agencias de seguridad no saben en qué punto los traficantes van a cruzar.

“Monitoreamos e intentamos ubicar el camino que (los traficantes) van a recorrer con drogas, y no logramos tener sistemas bien coordinados sobre ello porque nos falsean (la ubicación). Esto arruina todo el proceso. Tenemos que resolver este problema”, lamentó el funcionario.

Según el reportaje del portal especializado en temas de seguridad, los pequeños aviones no tripulados que el DHS opera en la frontera no tienen la capacidad de volar con los pesados sistemas de encriptación de coordenadas GPS similares a los que equipan los drones de uso militar.

Lo anterior implica que, a nueve años de su implementación, la eficacia del costoso Programa de Aviones No Tripulados de las Aduanas y Protección Fronteriza –que implica un gasto de más de 62 millones de dólares anuales– sigue cuestionada.

En diciembre de 2014, la Oficina del Inspector General (OIG) del DHS –equivalente a la contraloría interna– estimó que, además de “no alcanzar los resultados esperados”, las autoridades multiplicaron por seis el gasto dedicado a la vigilancia fronteriza a través de los aviones no tripulados.

En un informe, la OIG planteó que si bien se anunció un precio de 2 mil 468 dólares por hora de vuelo, el verdadero costo se elevó a 12 mil 255 dólares, y lo anterior sin que las autoridades “pudieran demostrar de qué manera el programa mejoró la seguridad fronteriza”.

Comentarios