Defiende Guajardo inclusión de México al Acuerdo Transpacífico

Ildefonso Guajardo, titular de la Secretaría de Economía. Foto: Eduardo Miranda Ildefonso Guajardo, titular de la Secretaría de Economía. Foto: Eduardo Miranda

MÉXICO, DF (apro).- México “no podía darse el lujo de quedar fuera” de las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), cuyo fin es la liberalización del comercio entre 12 países de la región Pacífico, pues de ser así las cadenas de valor que comparte la economía mexicana con las de Estados Unidos y Canadá se hubieran “debilitado”, aseveró hoy el secretario de Economía Ildefonso Guajardo Villareal ante los integrantes del cuerpo diplomático.

Durante una ponencia de 30 minutos que sostuvo en la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), el servidor público defendió el polémico acuerdo y la postura de México durante las negociaciones que la Secretaría de Economía (SE) llevó a cabo de la mano con el sector empresarial reunido en el Cuarto de Junta.

Guajardo informó que al acordar el acuerdo, México se comprometió a liberalizar de inmediato el 77% de su economía con los demás países. En los próximos 5 años, el gobierno tendrá que abrir otro 3% de su economía para que en el horizonte 2025 el 99% del comercio mexicano ingrese en el umbral del tratado.

La SE llevó a cabo las negociaciones en conjunto con la SRE y el sector privado, reunido en el cuarto de consultas. Pese que la sociedad civil no se enteró de los avances del TPP sino a través de escasas filtraciones de Wikileaks y conoció el texto el pasado 5 de octubre –cuando los 12 países lo pactaron–, Guajardo negó que el proceso de negociación se llevó a cabo en secrecía.

“Existían múltiples corchetes en las negociaciones”, comentó el funcionario, al añadir que “obviamente el publicar textos ocurre cuando tienes un acuerdo”, pues los textos anteriores incluyen “estrategias de bluff para lograr el objetivo de la negociación”. Publicarlos “generaría incertidumbre en la población”, aseveró.

Desde la ventilación de borradores del TPP, tanto Joseph Stiglitz como Paul Krugman –respectivamente ganadores del premio Nobel de economía en 2001 y 2008—emitieron críticas sobre los alcances del texto, al que acusaron de beneficiar a las empresas transnacionales en materia de propiedad intelectual y porque les abrirá un espacio para demandar a los Estados.

Al respecto, el secretario de Economía afirmó que “sólo son dos de cientos que han hecho comentarios críticos” sobre el texto, e insistió en la necesidad de “desmitificar los debates”.

Según Guajardo, el TPP garantiza a los gobiernos sus decisiones en materia de políticas públicas y de desarrollo social. Prueba que es un “buen tratado”, de acuerdo con el funcionario: el sector republicano del Congreso estadunidense, apoyado por las empresas farmacéuticas, multiplicó los ataques contra las medidas contenidas en el texto en materia de patentes de las nuevas medicinas.

Guajardo recordó que durante las negociaciones los gobiernos de México y de Japón tuvieron un fuerte diferendo sobre las reglas de origen de los productos, que les llevó a abandonar las negociaciones durante un lapso.

El TLCAN “no benefició” a las PyMEs

El funcionario añadió que, a diferencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el TPP beneficiará a las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs).

Precisó: Al implementar el acuerdo que liberalizó el comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, el gobierno mexicano no abrió los sectores financiero y energético, y aplicó una ley de competencia mala. Según Guajardo, lo anterior impidió a las PyMEs mexicanas competir con sus contrapartes del norte.

Los 12 países de la región finalizaron el acuerdo el pasado 5 de octubre, y lo firmarán formalmente el próximo 4 de febrero en Nueva Zelanda. A partir de este momento iniciará el proceso de aprobación en las instancias parlamentarias nacionales.

Ante los embajadores y cónsules reunidos en la Cancillería, Guajardo reconoció que el ejecutivo puede entregar el texto al Senado “en cualquier momento”. Sin embargo, aconsejó “no enviarle de inmediato” para ver cómo evoluciona el debate sobre el TPP en Estados Unidos, donde resulta probable que el Congreso –de mayoría republicana—lo rechace hasta las próximas elecciones.

Comentarios

Load More