Recorta Banco Mundial a 2.8% previsión de crecimiento para México en 2016

MÉXICO, DF (apro).- Lejos de que las perspectivas económicas del país mejoren tras la implementación de las reformas estructurales, los pronósticos van a la baja.

Este día, el Banco Mundial decidió reducir su previsión de crecimiento para la economía mexicana en el 2016 a 2.8%, desde el 2.96% augurado en la pasada edición de su análisis Perspectivas Económicas Mundiales 2016, editado en Washington.

Sin embargo, el organismo presidido por el coreano Jim Yong Kim confió que en el mediano plazo el resultado de las reformas, combinado con un mayor ritmo de la economía estadunidense, apuntalen el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

“Si bien algo debilitado por los bajos precios del petróleo y las presiones fiscales conexas, se prevé que en México el crecimiento repuntará gracias a los beneficios de las reformas estructurales y el fortalecimiento de la demanda del mercado estadunidense”, señaló.

No obstante, de acuerdo con el organismo internacional, será hasta el 2017 cuando México crezca a tasas de 3%; mientras que para el año que recién finalizó, nuestro país sólo alcanzó una tasa de 2.5%.

La situación es complicada a escala mundial y en todas las regiones del planeta.

América Latina tendrá una recuperación moderada tras la recesión: la actividad económica permanecerá sin cambios después de contraerse un 0.9% en el 2015, mientras lucha contra la persistente disminución del precio de los productos básicos y los problemas internos que aquejan a las economías más grandes de la región.

En este escenario hay diferencias entre las subregiones, por ejemplo, en Brasil continuará en 2016, pero se espera que el país vuelva a crecer en 2017.

Para Europa se proyecta un crecimiento de 3%, más alto que el 2.1% verificado en el año que acaba de concluir, pues se espera que los precios del petróleo disminuyan más lentamente o se estabilicen, que la economía de la Federación de Rusia mejore y que Ucrania se recupere.

En China se pronostica un crecimiento de 6.7 %, más bajo que el 6.9 % observado en 2015. Entre los riesgos que ve el BM hay desde una desaceleración más rápida que la prevista en ese país, la posibilidad de nuevas turbulencias en los mercados financieros y un abrupto endurecimiento de las condiciones de financiación.

De hecho, el organismo internacional aseguró que el flojo crecimiento de los principales mercados emergentes afectará fuertemente el crecimiento mundial en 2016, pero la actividad económica tendrá un repunte moderado hasta alcanzar 2.9 % –frente al 2.4 % registrado en 2015–, a medida que las economías avanzadas cobren fuerza.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More