“El Menchito”, un desafío para la PGR

La detención de Rubén Oseguera González en enero de 2014, su liberación por falta de pruebas a principios del año pasado y su reaprehensión en junio, evidencian los estériles afanes del Ministerio Público federal. En el expediente figuran graves acusaciones: lavado de dinero, narcotráfico, delincuencia organizada, portación de armas prohibidas y delitos contra la salud. Pero hasta el momento la PGR no ha presentado pruebas concluyentes para sentenciar al presunto integrante de la cúpula del CJNG.

GUADALAJARA (Proceso Jalisco).- El Primer Tribunal Unitario del Tercer Circuito, con sede en Zapopan, concedió el amparo con número de expediente 49/2015 contra uno de los tres autos de formal prisión que pesaban sobre Rubén Oseguera González, El Menchito, hijo de Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), lo que confirma su libertad por falta de elementos por el delito de lavado de dinero, dictada a finales de 2014.

Con esto, quedan pendientes de resolver dos juicios: uno en el Juzgado Sexto de Distrito de Procesos Penales Federales en Jalisco, por el cargo de autoría intelectual de la muerte de dos personas; en el otro, que se encuentra ante un Tribunal Unitario, se le acusa de portación de armas de uso exclusivo del Ejército, posesión de cartuchos, acopio de armas y delincuencia organizada.

Con el nuevo recurso, la justicia lo ampara y protege contra actos de la magistrada del Cuarto Tribunal Unitario del Tercer Circuito, que le reinició el juicio –toca penal 28/2015–, y del juez Noveno de Distrito de Procesos Penales Federales en Jalisco, que lo sometió a proceso (expediente 258/2014) el 30 de enero de 2014, por el delito de lavado de dinero.

En octubre de ese año recuperó su libertad, pero volvió a ser aprehendido cuando estaba a punto de salir del penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México. Luego fue arraigado.

En diciembre de 2014, Oseguera González fue recluido por segunda ocasión, pero ahora en Puente Grande, Jalisco. En enero de 2015 fue puesto en libertad. Sin embargo, el 23 de junio del año pasado lo recapturaron junto con su cuñado, Julio Alberto Castillo Rodríguez, acusado de formar parte del CJNG.

Nadia Villanueva, juez federal del Primer Distrito de Procesos Penales, con sede en Toluca, decidió liberarlo el 1 de julio puesto que la Policía Federal se introdujo de manera ilegal al domicilio donde lo detuvo. La PGR apeló la liberación. Se le imputaron nuevos cargos: desapariciones y delincuencia organizada.

La Procuraduría General de la República (PGR) acusó a Oseguera González de lavado de dinero de procedencia ilícita mediante la compra y venta de fincas. Sin embargo, el indiciado argumentó que los inmuebles se los donó su madre, que los vendió y con el dinero obtenido adquirió, en seis meses, varios vehículos nuevos por 7 millones 775 mil 800 pesos. Alegó que después revendió los autos.

Al emitir su fallo a favor de Oseguera González, el magistrado Isidro Avelar Gutiérrez refiere que la versión del acusado es congruente:

“Si bien es cierto que dichas probanzas no permiten tener por demostrado que la adquisición de los inmuebles por parte de Rosalinda González Valencia (su madre) fue ilegal, y aun cuando existieran indicios de que dicha persona no tenía los recursos necesarios para adquirirlos, también lo es que en el caso no se está analizando la probable responsabilidad de ella sino de Rubén Oceguera González o Rubén Oseguera González o Rubén Garibay González, alias El Menchito o el Jr2, quien sí demostró la procedencia lícita de dichos inmuebles. En ese orden de ideas, debe confirmarse ese aspecto de la resolución recurrida.”

Avelar Gutiérrez también consideró que la magistrada y el juez mencionados “trastocaron los derechos humanos y las garantías constitucionales consistentes en presunción de inocencia, debido proceso, legalidad y seguridad jurídica; ello motiva que se conceda el amparo (…) para que la autoridad ordenadora deje sin efectos el acto reclamado. En su lugar, dicte otro en el que deje intocado el análisis del delito de delincuencia organizada”.

El amparo no sólo protege a Oseguera González, sino también a Ramiro Casas Álvarez, El Rama, con quien El Menchito fue aprehendido por primera vez en Zapopan.

A su vez Gilberto Alcaraz Montes, Sergio Saúl Silva Rodríguez y Lorenzo Martín García Reyes, detenidos con el hijo del Mencho, admitieron formar parte del CJNG y fueron consignados al penal federal del Altiplano bajo los cargos de portación de arma de fuego y cartuchos de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, uso de recursos de procedencia ilícita y delitos contra la salud.

Casi un año después de su primera detención, el 1 de enero de 2015 Oseguera González fue liberado por falta de pruebas, pero se le detuvo de nuevo el 23 de junio de ese año y se le arraigó como parte de la investigación de dos homicidios. Un tribunal revocó el auto de libertad emitido en enero y le dictó una orden de reaprehensión. Actualmente está en un penal federal de Oaxaca.

Vendedor de autos

A Oseguera González se le señaló de adquirir viviendas para lavar dinero, pero los costos de esas propiedades no lo aparentan. Ante el notario público 24 de Guadalajara, Jaime Martínez Gallardo, el particular Adán Flores Ramírez le compró al Menchito por 1 millón 850 mil pesos la casa ubicada en el número 829 de la calle Arturo R. Pueblita, en el desarrollo habitacional Valle del Nilo, Sector Reforma.

Por su parte, el notario número 1 de Autlán de Navarro, Crescencio Uribe García, dio fe que Oseguera González le vendió a Arnoldo Trinidad Barba Orozco, en 634 mil 550 pesos, el inmueble del Lote 2, manzana G sin número de la calle Hacienda de San Diego Corralejo, fraccionamiento Hacienda Real.

“Quiero aclarar, respecto a las cuentas bancarias que se me han mencionado, que cuando yo era menor de edad mi madre compró dos casas y las puso a mi nombre, las cuales me las donó”, declaró el hijo del Mencho en una audiencia.

Agregó que abrió una cuenta en Bancomer ex profeso para que le pagaran la propiedad de Valle del Nilo: “El señor al que se la vendí había solicitado un crédito y me iba a pagar con cheque, y como yo no tenía cuenta tuve que abrir esa cuenta para que el señor Adán Flores me pudiera depositar el cheque”, dijo textualmente.

Oseguera González dijo que precisamente se dedica a la compraventa de autos. Su defensa afirma que “al momento de adquirir alguno lo vendía, difícilmente tenía dos vehículos juntos a la vez y así lo hizo por varios años”.

Según el expediente, entre los vehículos que comercializó se encuentra un Mini Cooper, Paceman Hot Chili AII 4A, año 2014, color Light White, adquirido en 545 mil 100 pesos y facturado a nombre de Carmen Motors, S.A., así como un Juke Advance Nissan de cinco puertas, color acero, modelo 2013, con factura de Daosa Nissan, S.A.

El listado incluye un Jaguar convertible Supercargado 2014, Polaris White, adquirido en 1 millón 899 mil 500 pesos; una camioneta Land Rover modelo 2014, color Fuji White, en 1 millón 929 mil 999; y otra de la misma marca pero en color Chile Red, adquirida en 1 millón 780 mil 572 pesos. Las tres facturas correspondientes fueron emitidas por Eurocavsa.

De igual forma se menciona un Mercedes Benz línea Clase C AMG, modelo 2014, negro obsidiana, facturado por Aeroplaza Automotriz en 1 millón 290 mil pesos.

En sus declaraciones judiciales, Oseguera González indicó que el dinero con que compró los carros fue producto de su trabajo, ya que labora desde los 16 años y eso le permitió ahorrar. Añadió que ha trabajado en la construcción y “últimamente en la compraventa de carros”.

En el expediente se incluyen declaraciones de presuntos integrantes del CJNG a quienes se les cuestionó sobre las actividades de Oseguera González. Uno de ellos es Sergio Raúl Silva Rodríguez, detenido junto con él. No menciona que El Menchito o Ramiro Casas fueran miembros del cártel con la finalidad de cometer delitos contra la salud, sino que confirmó que el primero se dedica a la venta de autos. Refirió además que su trabajo era estar cerca de él por órdenes de sus jefes.

En el mismo sentido se pronunciaron otros miembros del grupo delictivo que fueron interrogados, como Jonathan García García y Carlos Ernesto Muñoz Morales. Ambos participaron en el homicidio del secretario de Turismo, Jesús Gallegos Álvarez, en marzo de 2013.

De esta forma se desestimó el argumento de que El Menchito fuera parte del órgano delictivo, aunque se reconocen sus ligas familiares con quienes encabezan el CJNG.

Los vínculos delictivos

En el expediente, el Ministerio Público indica que Oseguera González es hijo del Mencho y de Rosalinda González Valencia, hermana de Los Cuinis. Señala que tiene “muchos contactos de nacionalidad colombiana que son sus conectes para el trasiego de cocaína y es el responsable de coordinar el abastecimiento de precursores químicos a miembros del Cártel de Jalisco Nueva Generación para elaborar drogas sintéticas; es colaborador de segundo nivel dentro del mismo y tiene trato directo con el líder, ya que se presume que es su familiar”.

Esta información se basa en los reportes del Centro de Denuncia y Atención Ciudadana (Cedac) de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, que describen al CJNG como “una organización criminal dedicada al narcotráfico y principalmente la producción de droga sintética, así como el trasiego y comercialización al menudeo de cocaína. La presencia de esta organización comprende los estados de Jalisco, Michoacán, Colima y Veracruz, donde opera su grupo armado autodenominado ‘Mata Zetas’”.

También se alude a que la banda es una escisión del Cártel del Milenio, posterior a la detención del que fuera su líder, Óscar Nava Valencia, El Lobo, en octubre de 2009:

“El grupo fue conformado por Nemesio Oseguera, El Mencho; Erick Nava Valencia, El 85; Víctor Hugo Delgado Rentería o Delgadillo Rentería, Tornado; Nicolás Balcázar López, El Nico; Martín Arzola Ortega, El Negro o 53; conocidos también como Los Torcidos, quienes se dedicaron en su mayoría a actividades relacionadas con narcotráfico.”

Prosigue el reporte: “Por otro lado se integró La Resistencia, conformado por algunos integrantes del Cártel del Milenio y quienes se aliaron con el Cártel del Golfo y La Familia. Sus líderes están identificados como: Elpidio Mojarro Juárez o Agustín Reyes Garza, El Pilo; Ramiro Pozos González, El Molka y/o El Molkita; y Víctor Manuel Torres García, Papirrín. Este grupo criminal, el CJNG, disputa el control de la droga en el estado de Jalisco”.

En los informes adjuntos al expediente de amparo se menciona al recién detenido Elvis González Valencia como parte importante del CJNG, pues los líderes de esta banda “tendrían una reunión para restructurar la organización, a la que acudirían el jefe de la plaza, que es Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho; Elvis Valencia (sic), operador financiero; El Jr, hijo del Mencho; Los Cuinis, que son operadores financieros y familiares del jefe: Édgar, Ulises Giovanni, José María, Rosa Linda, todos de apellidos González Valencia; así como Iván, jefe regional de la plaza Jalisco”.

En las diligencias, originalmente emprendidas por otras averiguaciones, pero adjuntas a las investigaciones por la primera detención de Oseguera González, los agentes ministeriales federales relatan que él y su padre suelen adquirir vehículos “por cantidades fuertes de dinero que procede de las actividades ilícitas del cártel, asimismo se sabe que frecuentemente se les ve en restaurantes y centros comerciales juntos en la zona metropolitana de Guadalajara, transportándose en vehículos de lujo”.

La investigación

En los días previos a la detención del Menchito en enero de 2014, los agentes federales informaron cómo dieron con él.

Realizaron “una búsqueda por redes sociales (…) acerca de los lugares de prestigio en la ciudad de Zapopan, determinando y concluyendo que la zona más conocida es la plaza comercial Andares; y restaurantes por la zona, como son Talento, Santo Mar y Vincent. Por lo que acudimos a dicha plaza comercial (…) constatando que en esta plaza comercial las personas que más acuden son de clase social alta, ya que se encuentran tiendas de marcas prestigiadas, por lo que abordamos a personal de seguridad privada y realizamos una entrevista con un elemento”.

En el informe que se adjunta como prueba contra El Menchito se indica que un agente de seguridad privada le dio a la autoridad federal datos importantes:

“Lleva trabajando en la plaza comercial desde hace tres años y que sí recuerda haber observado a estas personas (Nemesio y Rubén Oseguera) juntas caminando por los pasillos de la plaza comercial y realizando algunas compras, no recordando en qué tiendas, pero que lleva más de un año que no ha vuelto a observar estas personas. También se le preguntó cómo era que después de años se acordara de estas personas, a lo que nos manifestó que observó que eran los mismos que salieron hace tiempo en periódicos locales en donde los señalaban como integrantes de un grupo delictivo, ya que los detuvieron con armas y mucho dinero, y es por eso que lo recuerda.”

Según los agentes federales, el contexto de lujo les dio la certeza de que ahí encontrarían a Oseguera González:

“Procedimos a ubicar los restaurantes con razón social Talento, Santo Mar y Vincent, los cuales están en las inmediaciones de la Plaza Andares. Una vez encontrándonos a las afueras de estos lugares se logró determinar que llegan personalidades de la farándula, del espectáculo y deportes, así como personas de clase social alta y por el tipo de vehículos que adquirían los detenidos se puede desprender que muy seguramente frecuentaban este tipo de lugares.”

Comentarios