Femexfut inhabilita por un año a Fidel Kuri por agresión a Codesal

XALAPA, Ver.(apro).-La Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) informó que el diputado federal priista y dueño de los Tiburones Rojos del Veracruz, Fidel Kuri Grajales fue suspendido un año de realizar cualquier actividad relacionada con el futbol profesional, así como una multa por dos mil salarios mínimos diarios, luego de agredir a golpes al exárbitro mundialista y director del área técnica de la Comisión de Árbitros, Edgar Codesal.

A una semana del incidente, en el que Kuri Grajales arremetió, en estado de ebriedad contra Codesal, luego de la expulsión al argentino, Daniel “Keko” Villalba, en un partido que su equipo perdió 3 a 1 contra el León, la Comisión Disciplinaría de la Femexfut decidió imponer, lo que consideran, la sanción más alta.

En un año, el legislador federal priista veracruzano no podrá pisar el área de cancha de ningún estadio de futbol, ni de vestidores, tampoco podrá acudir al palco oficial de los Tiburones Rojos o de algún otro equipo profesional ni podrá firmar ningún documento o contrato en donde se ostente como propietario del club.

Eso sí, como cualquier aficionado, podrá seguir acudiendo a partidos de futbol, pues la sanción no incluyó prohibir la entrada a los estadios.

Otra arista importante será que no podrá asistir a las asambles de la Femexfut; será sustituido por su hijo Fidel Kuri Mustieles.

La multa en contra de Kuri Grajales quedó estimada en 146 mil pesos, cifra menor a su dieta mensual como legislador federal.

El pasado viernes, cuando el encuentro ya se encontraba en tiempo agregado (92), el político priista se paró del palco oficial para dirigirse a la zona técnica destinada al arbitraje, asistentes y demás directivos y visores de la Femexfut, donde a gritos la emprendió en contra de Codesal, quien optó por ignorarlo.

La indiferencia del exárbitro mundialista mexicano irritó más al dueño de los Tiburones Rojos, quien empezó a lanzar puñetazos e improperios a diestra y siniestra, razón por la que tuvo que ser contenido por su hijo, Fidel Kuri Mustieles –director deportivo del club veracruzano– y por amigos y empleados de la directiva que lo acompañaban.

Asistentes a otros palcos y de la zona preferente aseguraron que el diputado federal Fidel Kuri Grajales observaba el desarrollo del encuentro en estado de ebriedad, situación que propició que perdiera los estribos.

Al concluir el partido, Fidel Kuri se comunicó vía telefónica al programa de FOX Sport “La Última Palabra” en donde aun balbuceando, por los efectos del alcohol, llamó “mariconcito” a Edgardo Codesal y aseguró que no se arrepentía de lo que había hecho. Retador, Kuri expuso que sí lo iban a sancionar, “adelante”, incluso pidió que “Dios bendiga a los árbitros”.

Dos días después, a través de un comunicado de prensa y con una distribución de video de una entrevista a modo realizada por su cuerpo de comunicación social, Fidel Kuri pidió “disculpas” a la afición, al equipo y a quienes se hayan sentido ofendido con su comportamiento.

A media semana, el propietario de los Tiburones Rojos se volvió a hacer de palabras, aunque ahora vía televisión, con el dueño de Chivas, Jorge Vergara a quien le recordó que él tenía antecedentes de agresión en su propio estadio, pero con aficionados de Chivas; reproche hecho luego de que Vergara dijo a un noticiero de Televisa que la actitud de Fidel Kuri le daba “pena ajena”.

Apenas ayer, exempleados del Club Tiburones Rojos recordaron que con una resolución laboral a su favor radicada en el expediente 11/X/2011 de la Junta de Conciliación y Arbitraje (JCA) de Boca del Río, el actual dueño de los escualos les debe el pago de nómina, salarios caídos y un finiquito por un monto de doce millones de pesos, pues un laudo laboral que data desde el 2011 le resultó adverso.

Julio Cesar Arroyo, uno de los empleados afectados por “despido injustificado” en el 2011 expone que aunque la JCA de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social les dio “la razón” desde hace varios meses, Kuri Grajales sigue empecinado en no hacer el pago, pretextándose en la figura de “patrón sustituto”, con lo cual, el diputado federal priista se quiere deslindar de dicho pago y cargar la responsabilidad al gobierno del también priista, Javier Duarte.

Arroyo añade que el deslinde de Kuri es ilógico, pues fue el gobierno de Duarte quien cedió en comodato el Estadio Luis Pirata Fuente, la marca del equipo, el logo, las cartas de los jugadores, pero también los pasivos y compromisos financieros que tiene el equipo.

“Sí Kuri y su empresa usufructúan marca, logo e instalaciones pues obtiene todos los beneficios económicos: Cobro de taquilla, estacionamiento, venta de productos y demás por consiguiente obtiene un beneficio económico, que quiere decir que se está beneficiando de la fuente de trabajo y que el patrón no es el que paga (en este caso nos pagaba) sino el que obtiene un beneficio de la fuente de trabajo, de eso hay jurisprudencia”.

Comentarios