Madero sí avaló la candidatura de la diputada ligada a El Chapo

La exdiputada panista Lucero Guadalupe Sánchez López. Foto: Especial La exdiputada panista Lucero Guadalupe Sánchez López. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La postulación de la diputada de Sinaloa acusada de tener vínculos con el narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, Lucero Sánchez López, en 2013, pasó por el filtro de Gustavo Madero, entonces dirigente nacional del Partido Acción Nacional (PAN).

De acuerdo con un expediente que detalla los antecedentes que derivaron en la candidatura, la propuesta se originó en el Comité Directivo Estatal, para después ser retomada por el ex diputado federal Jorge Villalobos, brazo derecho de Madero, y así llegó al despacho que ocupaba el ex dirigente nacional.

El diario Reforma publica hoy que el documento fue elaborado por un grupo de panistas que prefirió no firmarlo “por lo delicado del tema”.

Sin embargo, paralelamente Villalobos hizo llegar al reportero una carpeta informativa en la que se señala a la Comisión de Selección de Candidatos como la que palomeó la postulación. El órgano en cuestión estaba conformado por Tomás Antonio Trueba, Gloria del Carmen Muñoz León, José Arturo Salinas Garza, María Dolores del Río Sánchez y Miguel Ángel Carreón Chávez, quienes tenían que “analizar y valorar todos y cada uno de los perfiles de las personas inscritas”.

Sánchez López fue postulada como candidata a diputada por el PAN, el PRD, el PT y el Partido Auténtico Sinaloense (PAS). En mayo de 2013, la entonces secretaria general del blanquiazul, Cecilia Romero, firmó el documento mediante el cual el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) validaba la postulación.

De acuerdo con el expediente, dice Reforma, el 27 de abril (2013) Sánchez López se presentó a las instalaciones del Comité Directivo Estatal en Sinaloa y presentó documentación para consideración de la postulación por designación ante el secretario Ramón Alberto Gutiérrez. El 30 de abril, la comisión la propuso al CEN para el distrito local electoral XVI, y a Sarahí Guadalupe García como candidata suplente.

“El 15 de mayo de 2013 estaba previsto sesionar el CEN para definir la designación de candidatos en Sinaloa, sin embargo, en virtud de que no se reunió el quórum válido para ello y la fecha límite de registro de candidaturas era el 20 de mayo, se procedió mediante providencia basada en el artículo 67 fracción 10 de la normatividad entonces vigente, designar a Lucero Sánchez y Sarahí Guadalupe García”, señala el acta firmada por Romero un día después.

La diputada explicó en entrevista que, como secretaria general, ella dio fe del nombramiento. “Cuando hay un caso urgente, como éste, porque no se reunió el CEN, entonces el presidente toma decisión de emitir providencia, y la secretaría general da fe de las providencias que el presidente toma”, puntualizó.

En la siguiente reunión del Comité Ejecutivo, dijo, “se tuvo que haber puesto a consideración la ratificación de la providencia”.

-¿Necesariamente, entonces, pasó por la responsabilidad de Madero? -se le preguntó.

-Sí, claro. Definitivamente. Él decidió y debe haber decidido en función de lo que la dirigencia local o la Secretaría de Elecciones o algún delegado sugieren.

La semana pasada, el expresidente Felipe Calderón pidió al PAN “una explicación” por postular a la diputada Lucero Guadalupe Sánchez López, pero desde el año pasado ya había identificado a los responsables: Gustavo Madero y Jorge Villalobos Seáñez.

Ocurrió como parte del ajuste de cuentas por la peor derrota del PAN en 21 años: Aseguró que Madero y a Villalobos son los culpables de designar a Sánchez López como candidata de una alianza en Sinaloa, pero el segundo le respondió que era “tendenciosa y ridícula” la acusación.

“Quienes hicieron esta inadmisible designación deben rendir cuentas: Gustavo Madero y el diputado por Sinaloa Jorge Villalobos”, escribió Calderón en su cuenta de Twitter, el 21 de julio del año pasado, después del fracaso electoral del PAN, presidido por Madero.

Calderón volvió a referirse la semana pasada al mismo tema también mediante su cuenta de Twitter, exigiendo al PAN “una explicación” sobre la designación de Sánchez López, pero en esta ocasión el presidente de ese partido Ricardo Anaya anunció que se iniciará una investigación al respecto.

Aunque fue postulada por una coalición integrada por el Partido Sinaloense (PAS), el PRD y el PT para las elecciones locales de julio de 2013, Sánchez López era integrante de la bancada del PAN.

Luego de que Calderón le atribuyó a Madero y a él ser los autores de la designación, Villalobos Seáñez la calificó de una acusación sin fundamento, ya que era la única candidata registrada para representar a ese distrito.

Tampoco, dijo, había elementos para determinar el vínculo de la candidata con El Chapo Guzmán, ni tampoco se le podían solicitar datos de su vida personal, como la paternidad de los hijos.

“Nosotros no teníamos elementos para presumir ningún tipo de vínculo. Tampoco tenemos el alcance para investigar este tipo de acusaciones. Por eso desde que salió en los medios el tema, se pidió a la PGR esclarecer el caso”, declaró Villalobos al diario El Universal, un día después de ser acusado por Calderón.

El entonces diputado federal aseguró que, de comprobarse las acusaciones contra Sánchez López, el PAN le solicitaría separarse del cargo.
“Si se comprueba que las acusaciones que se le hacen son ciertas, el PAN la sacará de la fracción, porque ella no milita en Acción Nacional”, indicó Villalobos, quien fue políticamente marginado por Anaya, quien también hizo lo mismo con Madero.

Villalobos Seáñez ha estado involucrado en otros escándalos ligados a Madero, como el financiamiento de la campaña de éste para presidente del PAN en 2010, por parte de Juan José Rojas Cardona, El zar de los casinos, y también con los “moches”, el esquema para desviar recursos públicos de diputados a proyectos particulares.

Comentarios

Load More