“Moralmente urgente”, el rescate de cuerpos en Pasta de Conchos: Familiares

Familiares de los mineros muertos en Pasta de Conchos protestan en la oficinas de Grupo México en la CDMX. Foto: Eduardo Miranda Familiares de los mineros muertos en Pasta de Conchos protestan en la oficinas de Grupo México en la CDMX. Foto: Eduardo Miranda

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Familiares de los 65 trabajadores que perdieron la vida hace 10 años en la Mina 8 de Pasta de Conchos, en Coahuila, denunciaron a Grupo México por impedir el rescate de los cadáveres para darles sepultura.

La minera “sigue impidiendo, en contubernio con los gobiernos federales, primero del PAN y ahora del PRI, el rescate de nuestros 63 seres queridos y el poder darles sepultura conforme a las tradiciones y el derecho internacional”, destacaron en un comunicado.

Los integrantes de la organización Familia Pasta de Conchos y del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez asistieron a una misa a las afueras de las oficinas de Grupo México para conmemorar el décimo aniversario de la tragedia en Pasta de Conchos.

Señalaron que Minera México, dependiente de Grupo México, es una empresa “socialmente irresponsable”, y aseguraron que el rescate de los mineros que perdieron la vida el 19 de febrero de 2006 es “técnicamente viable y moralmente urgente”.

“Nada, ni nadie, ni el tiempo que sea, podrá hacer que olvidemos y que dejemos de exigir y denunciar que Minera México de Grupo México –también responsable del mayor desastre ambiental del país al contaminar el río Sonora– no garantizó la vida de nuestros familiares al hacerlos trabajar ilegalmente bajo riesgo, con la complacencia omisa de los inspectores del Trabajo de Vicente Fox y Felipe Calderón”, subrayaron en su comunicado.

Además, se quejaron de que la actual Procuraduría General de la República y el Poder Judicial no les han garantizado la reparación del daño sufrido: “rescatar a nuestros difuntos, así como el esclarecimiento de lo ocurrido, ya que dejaron prescribir los delitos denunciados, y en el colmo de la injusticia, remite el expediente a las autoridades locales, a sabiendas de que no tienen viabilidad alguna”.

Luego de señalar que “la herida abierta es la memoria punzante de que la vida humana es sagrada y debe ser tratada con respeto, al nacer, al trabajar y al morir”, subrayaron que “rescatar a los vivos honrará a los muertos, por lo que seguiremos construyendo una cuerda de vida para los mineros del carbón y sus familias”.

Antes de comenzar la homilía, los familiares de los mineros realizaron una procesión sobre la calle Moliere y en el piso dibujaron con carbón una cruz a la que rodearon con flores, en recuerdo de sus muertos.

En tanto, trabajadores del Sindicato Minero marcharon desde las oficinas de ese gremio –ubicadas en Doctor Vértiz– hacia la Secretaría de Gobernación, de donde partieron hacia la Secretaría del Trabajo y luego al inmueble de Grupo México.

Los mineros, quienes durante la marcha cargaron 65 ataúdes negros, exigieron el rescate de los cuerpos que hace diez años quedaron atrapados en la Mina 8 de Pastas de Conchos, así como una indemnización justa para los familiares y el regreso al país de Napoleón Gómez Urrutia, presidente del gremio.

En conferencia de prensa, Sergio Beltrán, secretario de actas del Sindicato Minero, confió en que los gobiernos federal y de Coahuila, conforme al llamado que hizo el Papa Francisco durante su visita al país, tomen acciones en contra de la corrupción y enmienden las injusticias.

Apuntó que los apoyos económicos que Grupo México aseguró daría a los deudos sólo quedaron en promesas, y demandó a la Secretaría de Gobernación establecer una mesa de negociación para resolver las huelgas que desde hace ocho años estallaron en Cananea, Taxco y Sombrerete.

Load More