Toman primaria por presunto abuso sexual contra ocho alumnos en Chiapas

La escuela “Rafael Pascacio Gamboa”. Foto: Google Maps La escuela “Rafael Pascacio Gamboa”. Foto: Google Maps

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Cientos de padres de familia de una primaria del centro de esta ciudad tomaron el plantel educativo en protesta por los casos de abuso sexual presuntamente cometidos por un docente que daba clases a niños de tercer grado.

La mañana de este miércoles, luego del paro de labores de 48 horas que realizaron docentes en Chiapas adheridos a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), padres de familia llegaron y tomaron la escuela primaria Dr. Rafael Pascacio Gamboa para exigir la captura del maestro Luis Manuel Escobar Guillén, quien recién había llegado a ese centro educativo procedente de otra escuela ubicada al poniente de esta ciudad.

Los padres de familia acusaron al director de la misma escuela, Octavio Molina, de haber encubierto los presuntos casos de abuso sexual y sobre todo de colaborar para que el docente pudiera evadir la acción de la justicia. Una parte de los padres de familia gritaba que el maestro fuera echado del lugar y otros exigían que fuera amarrado.

Algunos padres empezaron a detectar conductas “raras” en sus hijos por lo que empezaron a cuestionarlos y resultó que al menos siete niñas y un niño fueron supuestamente víctimas de abuso sexual. Los menores señalaron como el presunto responsable al maestro Escobar Guillén.

Denunciaron que el salón de clases donde al parecer fueron cometidos los abusos fue limpiado, lavado totalmente, las cortinas fueron quitadas y quemadas, y se alteró el lugar para dificultar la investigación pericial a las autoridades.

Los padres acusaron que el sindicato magisterial, a través del maestro Hugo Díaz López, ha hecho todo lo posible por encubrir al profesor que ahora se encuentra prófugo, y que como una forma de presión no devolverán la escuela hasta que sea capturado.

Con pancartas y consignas los padres exigieron castigo también para el director de la escuela, quien ya fue cesado.

El director del centro educativo, presente entre la multitud, rechazó las acusaciones y dijo que estaba en toda la disposición de colaborar con la Procuraduría General de Justicia del (PGJ) del estado para declarar y deslindarse del caso.

Añadió que en sus 42 años de carrera en el sistema educativo nunca había tenido un caso así en sus manos. Actualmente en la escuela hay 16 docentes frente a grupo que dan clases a unos 600 alumnos en esa escuela.

El profesor acusado, dijo Molina, llegó a esta escuela apenas en agosto pasado en una “cadena de cambios” autorizado por el Sindicato y la Secretaría de Educación, por lo que este era su primer ciclo escolar y empezó a dar clases a niños de tercer grado de primaria.

Hasta la escuela llegó el subsecretario de Educación Federalizada (SEF), Eduardo Campos, quien les notificó que el director ya fue separado de su cargo en lo que se realizan las investigaciones.

Karina Vázquez, una de las madres de familia y vocal del comité de padre de familia, dijo que no dejarán entrar a la escuela a los docentes y tampoco los niños podrán tomar clases hasta que haya una “limpia” y se depure a todos y cada uno para determinar su grado de responsabilidad en un presunto caso de encubrimiento.

Dijo que esto no se habría conocido jamás y habría quedado impune de no ser porque decidieron protestar y hacer público el caso.

Karina Vázquez dijo que perdieron la confianza para dejar a sus hijos en ese centro educativo y esperan que además del comité de padres de familia se cree un consejo de vigilancia para evitar que estos casos vuelvan a ocurrir.

El lunes, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) abrió una queja de oficio en contra de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) del estado y la Secretaría de Educación (SE) luego de conocer un movimiento de protesta por parte de padres de familia cuyos hijos sufrieron abusos sexuales.

La  Visitaduría General Especializada de Atención de Asuntos de la Mujer de la CEDH, a cargo de Jakelin Sauza Marín, instruyó radicar de oficio la queja CEDH/0114/2016 por presuntas violaciones a los Derechos Humanos en agravio de menores de edad de la escuela primaria “Rafael Pascacio Gamboa” de esta ciudad.

Hasta este momento la PGJE no ha dado a conocer el estado que guardan las investigaciones del caso.

Comentarios

Load More