Teatro: “La deconstrucción de Paula”

CIUDAD DE MÉXICO, (apro).- ¿Alguna vez se ha sentido censurado? ¿Su cuerpo ha sido materia de domesticación? Al hacernos estas preguntas conectamos con la historia de “La deconstrucción de Paula”, una chica controlada por su madre al grado de inhibir sus propios gustos y deseos para ajustarse a una condición de género femenino socialmente estigmatizada.

Desde pequeña, Paula vivió en un entorno articulado por la carpintería y la construcción. Jugaba con martillos, clavos y serruchos a diferencia de otras niñas. Tenía además la destreza física para brincar de un mueble a otro. Y se sentía feliz de habitar un cuerpo fuerte, preciso y veloz. Pero todo ello, según su madre y el conservadurismo de su familia, no correspondía al comportamiento de ser mujer.

En los interiores de la propia casa, la madre de Paula reprimió aquellas genuinas expresiones de su identidad: A cambio de las herramientas le dio muñecas como juguete y, en lugar de sus movimientos atléticos, le impuso la pose corporal del refinamiento.

Paula es el personaje de un monólogo autobiográfico de la escritora Fátima Paola Arias de manera muy valiente y franca, e interpretado por ella misma.

La actriz, a través de su propio relato, abordó el tema de la domesticación corporal y psicológica de la mujer en un contexto familiar que aún la consideraba inferior frente al género masculino, definiéndola como sólo un objeto decorativo de la sociedad.

Planteó que la domesticación proveniente de una figura de “autoridad”, en este caso la madre, es una agresión al derecho natural de la hija de asumir lo que desee ser. Con la censura a la identidad, Arias torció la relación entre madre e hija y la elaboró más política que filial.

Usó múltiples recursos, entre histriónicos, visuales y sonoros. Un antifaz (objeto muy clásico dentro del teatro) funcionaba verazmente para opacar la identidad del personaje cuando éste era sometido a la norma de género. Asimismo, trazos gráficos pintados en vivo sobre una gran pantalla ilustraron la estrategia de liberación del yo de Paula.

“La deconstrucción de Paula”es una obra muy consolidada en todos sus componentes: la dramaturgia, el ritmo, el lenguaje del cuerpo y el uso de la máscara y cumple un año de existencia en el circuito teatral.

Durante 2015, el trabajo multidisciplinario estuvo programado por dos temporadas en el Centro Cultural del Bosque –alternadamente en la Sala Xavier Villaurrutia y el Teatro El Granero Xavier Rojas– y una temporada en el Teatro La Capilla; además participó en el Primer Maratón de Unipersonales en Morelia, Michoacán.

Vale la pena ver la pieza del 29 de marzo al 4 de mayo próximos en el Teatro Sergio Magaña, ubicado en la colonia Santa María La Ribera. La puesta en escena cuenta con la realización de los músicos Daniela Falcón y Alina Hernández, el ilustrador Alberto Vázquez Navarrete, la multimedia de Josafat Aguilar Rodríguez y el diseño de máscara de Héctor Patiño. Todos bajo la acertada dirección de Ireli Vázquez.

Comentarios