Edomex carece de medidas ambientales para prevenir y contrarrestar las contingencias

Los límites de Santa Fe y el Edomex. Foto: Benjamin Flores Los límites de Santa Fe y el Edomex. Foto: Benjamin Flores

TOLUCA, Edomex.(apro).- El Estado de México concentra en 18 municipios conurbados con la Ciudad de México 3.5 millones de automóviles, 165 mil concesiones de transporte público y 60 mil irregulares, pero carece de centros de monitoreo ambiental locales y cuenta con apenas 99 verificentros que resultan insuficientes.

El territorio mexiquense es la entidad más poblada del país, con 16.8 millones de habitantes en 2015, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI); 80 por ciento de asientan en la conurbación con la Ciudad de México.

Por tanto, su parque vehicular es el más numeroso de la República, con 3.5 millones de vehículos particulares y al menos 7 millones de pobladores que se mueven diariamente en transporte público.

La única opción de transporte articulado y masivo en territorio mexiquense es el Mexibús que en el Valle de México apenas moviliza entre 270 y 300 mil pasajeros diariamente.

Fermín Carreño, coordinador del Centro de Estudios e Investigaciones en Desarrollo Sustentable de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), advirtió que la autoridad mexiquense se ha mostrado débil para regular el transporte.

A finales de 2015, la Secretaría de Transporte del Estado de México reconoció entre 50 y 60 mil unidades de transporte público irregular en su territorio, que se suman a las 165 mil concesiones vigentes -63 mil de ruta fija o colectivo y 102 mil taxis-.

El Estado de México, prosiguió el especialista, carece de un plan de movilidad que incluya proyectos y medidas en materia de transporte público, eléctrico o articulado.

“De nada sirven soluciones parciales como el mexibus que no conecta con ninguna parte y obliga a los usuarios a emplear además otro u otros medios. Deben descentarlizarse y replantearse los derroteros”, alertó.

El programa de patrullas ecológicas implementadas para vigilar y controlar la emisión de contaminantes fracasó. Apenas hace unos meses, la Secretaría de Movilidad anunció la intención de rescatar entre 12 y 14 unidades, sin que a la fecha haya ocurrido.

Para el volumen de parque vehicular por atender, la entidad apenas tiene 99 verificentros. En virtud de que resultan insuficientes, el Gobierno estatal autorizó a ciertas agencias automotores que reúnan los requisitos requeridos, a verificar los autos que expendan.

Carreño Meléndez expuso, además, que no existen centros de monitoreo atmosférico en los municipios metropolitanos, de tal manera que no se puede llevar un control del índice de contaminantes en ellos para implementar medidas preventivas o contrarrestar las emisiones.

Derivado de la actual contingencia ambiental, 18 municipios mexiquenses fueron detectados con altas emisiones e instruidos, pero no obligados, a implementar estrategias para agilizar el tránsito y disminuir la contaminación.

El dispositivo arrojó, sin embargo, apenas alrededor de 90 automovilistas infraccionados por el ayuntamiento de Tlalnepantla al incumplir el programa Hoy No Circula impuesto por la Megalópolis.

Los otros municipios involucrados no atendieron la medida o lo hicieron a medias, sin infracciones.

El coordinador de investigación en desarrollo sustentable de la UAEM advierte una debilidad en el hecho de no involucrar a los ayuntamientos en la toma de decisiones.

“Es necesario articular un consejo intermunicipal metropolitano, donde los alcaldes y hoy delegados puedan tomar decisiones y asumir compromisos para frenar la devastación ambiental”, consideró.

Fermín Carreño destacó que, adicionalmente, los funcionarios de las dependencias normativas no tienen experiencia, formación académica ni científica.

“Son políticos que han ido cambiando de una responsabilidad y área al otra, y ahora resulta que son especialistas en la materia”, señaló.

En el caso específico del secretario de Medio Ambiente de la entidad, Miguel Ángel Contreras, quien ya fungió como comisionado de derechos humanos y procurador de Justicia, el urbanista dijo no dudar de su formación académica como especialista en derecho, “pero no tiene conocimiento ni formación en materia ambiental”.

Otro rubro en el que el Estado de México se encuentra desfasado, expuso, es en el armonización y homologación de las legislaciones locales y de la Federación.

“Ya debe pensarse en una instancia metropolitana con características de poder de decisión administrativa para instrumentar las políticas conforme a las normas ambientales e internacionales, a pesar de la filiación del gobernante en turno.

Autoridades capitalinas señalaron al estado de México como principal responsable de la contingencia y acusaron corrupción en los verificentros, que otorgan calcomanía 0 a los automovilistas a cambio de dádivas.

En respuesta, el Estado de México cerró los vertederos de Tepotzotlán, Cuautitlán Izcalli, Nicolás Romero y Xonacatlán a ocho mil toneladas diarias de basura que enviaba el gobierno de la Ciudad de México desde hace 5 años y generan 10 mil toneladas de bióxido de carbono a la atmósfera.

Lejos de culparse y echarse “la pelota”, el especialista en sustentabilidad convocó a las autoridades involucradas a avanzar en esquemas de regulación, articulación y movilidad.

Toda la problemática anterior, admitió, “tiene que ver con prácticas partidarias: cuando el gobernante llega, se le olvida que llegó para dirigir e implementar políticas públicas, siguen actuando como militantes, sólo a asumir funciones instruidas por sus partidos, y eso da los resultados que tenemos”.

Comentarios

Load More