Exigen justicia para Carmen, asesinada en Querétaro

Carmen, asesinada en marzo de 2015. Foto: Especial Carmen, asesinada en marzo de 2015. Foto: Especial

QUERÉTARO, Qro. (apro).- En marzo de 2015, cuando tenía 22 años, Carmen fue degollada en casa de Ofelia del Castillo Guillén, la madre de Lorena, su mejor amiga.

Su cuerpo fue hallado por el abuelo de su amiga dos días después, así como el bebé de Carmen, de 10 meses y quien fue abandonado y sobrevivió en el inmueble.

Ofelia y su hija reconstruyeron parte de la vida de Carmen en un texto que difundieron en la plataforma Avaaz.org, donde exigen que su crimen no quede impune.

El relato escrito en primera persona da cuenta de una serie de abusos y explotación hacia Carmen, después de la extraña muerte de su madre cuando ella apenas era una niña.

“En esa casa (de la tía con quien vivió varios años) sucedió algo horrible y doloso que me marcó para siempre y que por vergüenza jamás me atreveré a contar”, dijo Carmen en vida a su mejor amiga y a la madre de ésta.

Tras la muerte de Carmen, Ofelia trabajó en conjunto con elementos de la Procuraduría local sobre el crimen ocurrido en su casa.

Sin embargo, después de que le confirmaron que algunos testigos corroboraron indicios de la intervención de familiares de Carmen en su muerte, dijo que la investigación se detuvo.

“Me pregunto, ¿por qué la Procuraduría ha mantenido una actitud tan pasiva e indolente ante este cruel asesinato, a pesar de que existen pruebas y testigos? Pareciera que actúan con la eficiencia, eficacia, transparencia y rapidez de ‘un elefante reumático’”, acusa.

Ofelia del Castillo dijo a Apro que de manera extraña sus familiares han asumido una postura en la que pretenden dejar al olvido la situación.

También explicó que los elementos con los que colaboraba fueron sustituidos por otros en la investigación.

Fue hasta que se manifestó en noviembre del 2015 para exigir justicia que las investigaciones continuaron, pero después de un año no han dado con el asesino.

Lo anterior pese a que dijo que se tomaron huellas de quien o quienes entraron a su casa, así como que en el expediente hay testimonios de quienes vieron a la tía de Carmen limpiando con cloro la puerta donde ocurrió el crimen.

El rasguñado

Después de que el cuerpo de Carmen y su hijo fueron localizados en el inmueble por el padre de Ofelia, uno de los primos de la joven asesinada mostró amplio interés por el caso.

No pasaron desapercibidos los rasguños en el cuello del varón, que unas horas antes del crimen fue visto alcoholizado por testigos, confirmó Ofelia.

También la insistencia de este varón por atribuir la responsabilidad del crimen al padre del hijo de Carmen, de quien ella se había separado, y la aparente indignación por que ella había sido degollada, cuando esa información no había sido difundida, confirmó Ofelia.

Las dudas para la mujer y los elementos de la Procuraduría aumentaron cuando, al día siguiente del crimen, este mismo familiar de Carmen y su tía viajaron a Estados Unidos.

Ofelia recuerda que fue hasta que ella los contactó y les dijo que el asesino había sido localizado, que retornaron a Concá, municipio de Arroyo Seco, en la sierra de Querétaro.

Fue así que los elementos que estaban investigando el caso lograron tomarles su declaración.

Ofelia dijo que el varón justificó que la víctima había sido degollada porque supuestamente entró a la vivienda y vio la escena del crimen.

Sin embargo, explicó que en realidad ese día su padre no permitía la entrada a ninguna persona hasta que elementos de la policía llegaron al lugar.

Ofelia del Castillo Guillén expuso que lo único que exigen es justicia, en el crimen de Carmen que ella afirma se trató de un feminicidio.

“Aquí no va a haber alerta de género hasta que no le maten a Pancho Domínguez (gobernador), al procurador y a los más altos funcionarios, a sus hijas, que les asesinen a sus esposas, a sus hermanas o a sus madres, hasta entonces va a haber feminicidios aquí, se han hecho tan indolentes que nos les importa el pueblo”, denunció la maestra.

Ofelia agregó que además de tomar huellas en algunos objetos en la escena del crimen, los peritos también le confirmaron que en las uñas de Carmen había piel.

Este jueves 17, Ofelia tiene previsto organizar una marcha que partirá de la alameda a las afueras de las oficinas del gobernador, con el fin de exigir justicia para quien fue la mejor amiga de su hija.

Comentarios

Load More