Hallan fósiles de hasta 95 millones de años de antigüedad en Chihuahua

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En una franja que comprende 200 kilómetros de desierto de Chihuahua fueron descubiertas 17 áreas con muestras fósiles que tienen entre 70 y 95 millones de años de antigüedad, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

La franja desértica mencionada abarca los municipios de Ojinaga, frontera con Estados Unidos, Coyame del Sotol y Aldama y la mayoría de los fósiles son marinos corresponden a animales invertebrados como diversas especies de conchas, caracoles y ammonites.

Dentro del municipio de Aldama además de fósiles marinos se descubrieron fragmentos del metatarso de un dinosaurio de la especie hadrosaurio, así como huesos de animales del Pleistoceno de entre 12 y 14 mil años y vestigios de material prehistórico.

Ahí mismo se descubrió un área con concentraciones de material que por sus características parece ser un sitio arqueológico del tipo campamento donde no hay arquitectura y se calcula que la antigüedad data de entre 800 y mil años.

De acuerdo con INAH aún no es posible identificar la cultura a la que pertenece pero las fuentes etnohistóricas refieren que la región estuvo habitada por los chinarras, un grupo seminómada que practicaba la agricultura.

Jorge Carrera, director del Centro INAH-Chihuahua, explicó que los descubrimientos son producto de trabajos de prospección arqueológica que se llevan a cabo en esa zona, con motivo de la introducción de un gasoducto.

Enrique Chacón, arqueólogo responsable de los trabajos comentó que la información que ha arrojado la zona aporta datos para reconstruir la historia de la vida en el periodo geológico del Cretácico.

Tener referencias de una extensión de 200 kilómetros, abundó, permite definir con mayor precisión los límites marinos y de tierra durante la época en que aún no existían los continentes y los estados de Nuevo León, Coahuila y Chihuahua estaban sumergidos en las aguas de un océano.

Los vestigios indican que la parte del desierto donde se localizaron los restos de dinosaurio y la madera fosilizada corresponde la orilla del mar porque de ahí hacia Ojinaga todos los fósiles son invertebrados que habitaron en el fondo marino, explicó el arqueólogo.

Chacón refirió que también encontraron restos de fauna del Pleistoceno: fragmentos de huesos largos y vértebras de caballo y camello prehistóricos de una antigüedad de entre 12 mil y 14 mil años.

Comentarios