Proponen legalizar la amapola medicinal en Guerrero

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El diputado local por Movimiento Ciudadano (MC), Ricardo Mejía Berdeja, presentó ante el pleno una iniciativa para legalizar el cultivo de amapola con fines “médicos y científicos” en la entidad.

El legislador planteó una ruta alterna con un enfoque sanitario del opio y sus derivados para emplearse como analgésicos siguiendo el modelo de éxito de Turquía y la India, argumentado que la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que los opiáceos resultan más eficientes que los fármacos comunes para el tratamiento del dolor.

De esta forma se pretende promover el acceso a medicamentos derivados del opio que atiendan la demanda existente en el país, así como impactar el mercado ilegal de la amapola.

También argumentó que la regulación del cultivo de amapola presupone beneficios económicos para Guerrero y otros estados productores de la siembra del opiáceo, donde persiste la extrema violencia, el desplazamiento masivo de personas y los presuntos nexos de autoridades de los tres niveles con el narco.

No se puede mantener un enfoque punitivo cuando los productores de amapola y goma de opio carecen de alternativas de desarrollo, consideró el diputado, quien remató:

“Guerrero ya ha pagado una cuota elevada de sangre ante la férrea postura del prohibicionismo extremo que ha fracasado. Es momento de revertir los efectos de la narcoviolencia y convertir una amenaza en una oportunidad”, expresó Mejía Berdeja.

La tendencia prohibicionista, aseguró, convirtió los mercados muy rentables para los traficantes de dentro y los proveedores de fuera, generando daños colaterales, principalmente en los países productores, convertidos “en verdaderos escenarios de la guerra contra las drogas”, sin ser beneficiarios mayores del valor añadido por el tráfico ilegal.

También señaló que hay quienes sostienen que gran parte de la tragedia por la desaparición forzada de los 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa tiene que ver con “el tráfico escandaloso de heroína” que tiene como epicentro la ciudad de Iguala.

Durante la sesión de pleno realizada esta tarde en la sede del Congreso local, el coordinador de la fracción de MC exhortó al pleno a hacer suya esta propuesta para enviar una iniciativa de decreto a la Cámara federal a nombre de la LXI legislatura de Guerrero.

La iniciativa promueve la modificación en una primera etapa de tres instrumentos normativos: la Ley General de Salud, el Código Penal Federal y el Código Federal de Procedimientos Penales.

La propuesta de MC refiere que la modificación al marco normativo para regular el cultivo de papaver somniferum o adormidera es factible, a pesar de que México forma parte desde 1977 de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes.

Ello debido a que la Convención permite que los Estados decidan si la prohibición de ciertos cultivos es la medida más adecuada para proteger la salud pública y evitar el tráfico ilícito, refirió.

Es por eso que existe la posibilidad jurídica para que en el país se legisle con el objetivo de regular el cultivo y producción de materias primas, importación y exportación de medicamentos derivados del papaver somniferum o adormidera, señaló el diputado local.

Al respecto, el presidente de la mesa directiva, el perredista vinculado con el narco, Carlos Reyes Torres, turnó la iniciativa a las comisiones de Salud y Justicia para que se emita el dictamen correspondiente en los próximos días.

La propuesta de MC para legalizar los cultivos de amapola con fines medicinales y de investigación en Guerrero fue presentada en un contexto de violencia extrema y elevada incidencia delictiva en la entidad, donde los operativos policiacos militares que dirige el Ejército no han logrado revertir la dramática situación.

En esta semana el debate sobre el uso medicinal de la amapola lo abrió el gobernador priista Héctor Astudillo Flores durante una entrevista, donde planteó esta opción para reducir los índices de inseguridad y violencia que padece la entidad.

La postura del Ejecutivo fue seguida por el titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Xavier Olea Peláez, quien en el mismo sentido expresó en medios de comunicación la necesidad de explorar esta vía.

Al respecto, el coordinador de la fracción de MC en el Congreso local, Ricardo Mejía, pidió al mandatario estatal asumir el liderazgo en este tema junto con la legislatura para presentar una iniciativa al Congreso de la Unión, pues “tenemos la legitimidad y la legalidad constitucional para hacerla como parte del régimen parlamentario”.

De la Operación Cóndor a la narcoguerra

El documento de 30 cuartillas señala que las condiciones económicas, geográficas y físicas de Guerrero lo convierten en el más importante productor de amapola y de goma de opio ilegal en nuestro país, debido a lo accidentado del terreno y al escaso desarrollo y marginación que se vive en muchos de sus municipios.

México ha dedicado varias décadas a servir el consenso punitivo. Desde los años setenta con la Operación Cóndor, orientada a la erradicación de cultivos mediante el uso de antidefoliantes como el paraquat, hasta la última campaña de la guerra contra el crimen emprendida por el gobierno del presidente Felipe Calderón, la persecución de las drogas en México no ha sido sino una historia interminable de violencia y corrupción.

Los frutos de más de medio siglo de persecución de las drogas en México no podrían ser más amargos: una epidemia de inseguridad, violencia y corrupción institucional incapaz de contener o reducir el flujo de enervantes hacia el estable mercado estadunidense.

Guerrero encabeza las cifras de erradicación total del país, “dato que nos da un acercamiento a la producción del estado que concentra más de 40% de la erradicación total de hectáreas del país”.

En los años noventa se descubrió que el zar antidrogas de México era cómplice de uno de los cárteles que combatía. Y en 2008 fue descubierta la complicidad con el narcotráfico de los más altos mandos de la SIEDO, incluyendo a su titular.

Los años recientes registran la mayor ola de compra y corrupción de gobiernos y policías locales. Las actividades del narcotráfico se han extendido a 19 de los 32 estados de la República, cinco de los cuales viven condiciones de inseguridad y violencia que hacen correr por el mundo la imagen de México como un “Estado fallido”.

Ni todos los decomisos, detenciones de capos y desmantelamientos de organizaciones han podido detener las muertes ni el crecimiento exponencial de esta industria, y tampoco han reducido el crecimiento del flujo de narcóticos prohibidos ni la crisis humanitaria que viven los desplazados internos en el marco de la guerra contra el narcotráfico, donde al menos 281 mil mexicanos se encuentran en esta circunstancia.

“Guerrero es la entidad que más ha padecido esta situación, con más desplazados internos, las tasas de homicidio más altas y el mayor número de casos de desaparición forzada”, indica el diagnóstico de la iniciativa.

Con la legalización de la siembra de amapola, se espera que se generen beneficios económicos para los agricultores que la cosechan y se prevé que la producción se realice en lugares donde ya existe un conocimiento de su producción, así como que genere un aumento de empleos y de las rentas que se generen por esta nueva actividad lícita.

De esta manera se impacta, asegura la iniciativa de MC, en los ingresos de los grupos criminales vía la alteración del precio de la materia prima. Así, la legalización del cultivo de amapola permitirá que los campesinos tengan otras opciones para colocar sus productos en el mercado alejados de las organizaciones criminales.

Comentarios