Exigen al ‘Cuau’ informe qué ha hecho para frenar violencia contra mujeres

En 2015, un grupo de mujeres protestó contra feminicidios en Cuernavaca, Morelos. Foto: Margarito Pérez En 2015, un grupo de mujeres protestó contra feminicidios en Cuernavaca, Morelos. Foto: Margarito Pérez

CUERNAVACA, Mor. (apro).- La Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos (CIDHM) solicitó al presidente municipal Cuauhtémoc Blanco Bravo informe sobre las acciones que ha puesto en marcha respecto de la alerta de violencia de género (AVG) declarada en la capital, junto con otros siete municipios, pues “vemos que existe incumplimiento y nulo avance”.

En una carta abierta, los representantes de esta organización civil, peticionaria de la AVG, solicitaron “respetuosamente” que la administración del exfutbolista informe “¿cuáles son las acciones de seguridad y prevención que se han realizado para establecer e impulsar una cultura de no violencia contra las mujeres en el sector educativo público y privado?”.

También que reporte “¿en qué consisten las medidas concretas para generar campañas permanentes, disuasivas, reeducativas, expansivas e integrales, encaminadas a la prevención de la violencia de género a nivel municipal?”, así como “¿cuáles son las medidas que ha tomado su gobierno municipal para visibilizar la violencia de género y mensaje de cero tolerancia a los feminicidios?”.

En el documento también se requiere información y copias “simples y/o certificadas” de “cualquier tipo de reporte especial” o estudio “relacionado con los índices o indicadores de la violencia contra las mujeres en el municipio de Cuernavaca”.

Asimismo, “¿cuáles son los recursos económicos presupuestados que hasta la fecha ha determinado su gobierno para hacer frente a la respectiva contingencia de AVG?”.

El documento, firmado por Juliana García Quintanilla, José Martínez Cruz, Paloma Estrada Muñoz, Marco Aurelio Palma Apodaca fue entregado el martes pasado pero se hizo público hoy.

Ahí se explica que la alerta fue declarada por la Secretaría de Gobernación el pasado 10 de agosto en ocho municipios de Morelos, incluyendo a la capital Cuernavaca.

Y se define la alerta en los términos del artículo 22 de la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (2007) como “el conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado, ya sea ejercida por individuos o por la propia comunidad”.

Frente a ella se deberá garantizar la seguridad de las mujeres, “el cese de la violencia en su contra y eliminar las desigualdades producidas por una legislación que agravia sus derechos humanos”.

Enseguida enumera cinco medidas específicas de la AVG:

“I. Establecer un grupo interinstitucional y multidisciplinario con perspectiva de género que dé el seguimiento respectivo; II. Implementar las acciones preventivas, de seguridad y justicia para enfrentar y abatir la violencia feminicida; III. Elaborar reportes especiales sobre la zona y el comportamiento de los indicadores de la violencia contra las mujeres, y IV. Asignar los recursos presupuestales necesarios para hacer frente a la contingencia de AVG”.

Además, “V. Hacer del conocimiento público el motivo de la alerta y la zona territorial que abarcan las medidas a implementar”.

Es justo sobre esas medidas concretas que la CIDHM solicita al gobierno que encabeza Cuauhtémoc Blanco Bravo que se informe de los avances, los planes y las acciones específicas para darles respuesta.

Y es que han pasado siete meses desde el decreto de la alerta y hasta ahora “observamos con preocupación que en el ámbito municipal hay una clara omisión y falta de voluntad política para acción y cumplimiento de las recomendaciones del Grupo de Trabajo”.

La CIDHM ha documentado el incremento anual de la violencia feminicida en Morelos. Su investigación y sistematización llevó a la Segob al decreto de la AVG. Según la organización, del 2000 a la fecha han ocurrido 686 feminicidios en toda la entidad, contando los suscitados hasta el 10 de febrero pasado.

Los activistas señalan en el documento que a pesar de sólo se declaró alerta en ocho municipios, en realidad son 31 de 33 municipios en los que han ocurrido asesinatos violentos contra mujeres, entre ellos Amacuzac, Atlatlahucan, Axochiapan, Ayala, Coatlán del Río, Cuautla, Cuernavaca, Emiliano Zapata, Huitzilac, Jantetelco, Jiutepec, Jojutla, Jonacatepec, Miacatlán, Ocuituco, Puente de Ixtla, Temixco, Temoac, Tepalcingo, Tepoztlán, Tetecala, Tetela del Volcán, Tlalnepantla, Tlaltizapan, Tlaquiltenango, Tlayacapan, Totolapan, Xochitepec, Yautepec, Yecapixtla y Zacatepec.

Los únicos municipios que se salvarían de esta situación, según el análisis de la Comisión Independiente de Derechos Humanos, serían Mazatepec en el poniente y Zacualpan de Amilpas en el oriente de la entidad.

No obstante, en el primero se han registrado hechos de violencia preocupantes, además de que no están exentas las mujeres de padecer otras formas de violencia, advierten activistas.

Pide que le den “chance”

Mientras tanto, el presidente municipal continúa en su campaña de reencarpetamiento de calles y avenidas de la capital. Durante la inauguración de los trabajos en la avenida Chapultepec, en el poblado del mismo nombre, el alcalde debió enfrentar los primeros reclamos de ciudadanos, quienes le reprocharon el “alza” al impuesto predial y la falta de atención en algunos servicios, como las fugas de agua.

Previo al inicio de los trabajos, Cuauhtémoc Blanco tomó el micrófono y un tanto de forma atropellada pidió a los ciudadanos que le dieran “chance”.

“Apenas vamos tres meses, denme chance, estamos trabajando. Soy un ciudadano comprometido, sé cumplir y lo voy a hacer. Es necesario seguir contando con su apoyo, voy a seguir mis propuestas. A quienes me critican sólo les voy a pedir tiempo y que nos den chance de trabajar”, pidió.

Comentarios

Load More