Ligan a candidato del PRD en Chihuahua con banco de César Duarte

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Los perredistas Guadalupe Acosta Naranjo, Sergio Leyva y Fernando Belaunzarán presentaron al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) una carta para expresar sus razones por las que apoyan al panista Javier Corral como candidato a gobernador de Chihuahua, y rechazan la candidatura de Jaime Beltrán del Río por el PRD.

En rueda de prensa, el diputado federal Acosta Naranjo presentó un video contra el gobernador de Chihuahua, el priista César Duarte, quien está denunciado penalmente por financiar ilegalmente a la Unión de Crédito con la que se creó el Banco Progreso de Chihuahua y del cual el mandatario es accionista y cuya fortuna se estima en mil millones de pesos.

“Su secretario de Hacienda, Jaime Herrera, coordina todas las reuniones de los accionistas, y Jaime Beltrán del Río, candidato actual del PRD a la gubernatura de Chihuahua, es asesor financiero del mismo banco, lo que lo convierte en encubridor del gobernador y del secretario de Hacienda del estado; al ser sorprendido por reporteros del periódico ‘El Pueblo de Chihuahua’, Beltrán del Río admitió ser consejero de la Unión de crédito”, indicó una voz en off.

Acosta Naranjo destacó que Beltrán del Río aceptó ser consejero del área financiera de la Unión de Crédito y casi todos los sábados tienen reuniones.

“A confesión de parte, relevo de pruebas, el banco del escándalo que se creó con financiamiento e inversión directa del gobernador César Duarte, mediante un fideicomiso, primero de 65 millones de pesos a nombre de su esposa y que sirvió para que esta Unión de Crédito se convirtiera en banco, y que ha sido lugar en donde se depositan y se hacen negocios del gobierno del estado con ese banco, que dirige el secretario de Haciendo del gabinete de Duarte, es francamente un escándalo. Y nuestro candidato admite él ser consejero financiero de dicho banco y ahora nuestro candiduarte, nuestro candidato, porque eso es en lo que se ha convertido”, criticó el diputado federal.

Por ello hicieron un llamado al CEN para que se rectifique una decisión que, “a todas luces, todo mundo lo sabe, sólo beneficia al gobernador Duarte, uno de los más corruptos y desprestigiados de todo el país”.

Antes dieron lectura a una extensa misiva intitulada “¿Por qué apoyamos a Javier Corral?”, donde criticaron la decisión del CEN de citarlos junto a diputados mexiquenses para que expliquen su apoyo al panista Corral.

“Estamos listos y dispuestos a acudir al CEN para hablar de este u otros temas y sólo estamos a la espera del citatorio”, retaron, no sin antes enumerar cinco puntos para deslindarse de los legisladores mexiquenses, quienes avalaron la llamada “ley Atenco” para criminalizar la protesta social.

“Mientras tales legisladores mostraron sometimiento a Eruviel Ávila y un abandono de nuestra línea programática en un tema tan delicado para el país, nosotros proponemos al PRD enfrentar a César Duarte. A ellos los citan por servir a un gobernador autoritario, incapaz y corrupto; a nosotros por querer combatir a uno igual o peor”, argumentan.

También se dicen sorprendidos de que los llamen a cuentas “por falta de disciplina institucional” porque, reviran, es de lo que más carecen “no pocos de ustedes”, en referencia a miembros del CEN.

“Tan evidente que hasta el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación acaba de recriminarlos por eso”, indicaron sin abundar en el asunto.

Acosta Naranjo, Leyva y Belaunzarán, miembros de una nueva corriente denominada Los Galileos, producto de una escisión de Nueva Izquierda (NI), acusaron a los miembros del CEN de “defender con uñas y dientes el interés de su facción, y en sus confrontaciones involucran a los órganos electoral y jurisdiccional, haciendo la autonomía de este último una farsa y del Estatuto un adorno. Se llega al extremo de que sus resoluciones sean frecuentes monedas de cambio en las negociaciones entre grupos”, revelan.

Después de las elecciones del año pasado y la salida de importantes fundadores del partido, entre ellos Cuauhtémoc Cárdenas, los dirigentes del PRD tenían que elevar la mira y ver por el interés general, pero las “tribus” no aprenden ni con el apremio de la sobrevivencia, señalan.

“Siguen privilegiando la lucha interna y por eso no se atreven a enfrentar en serio y polarizar con el PRI”, indican los exchuchos.

“No es casual que el referente de la mayoría de los diputados perredistas que avalaron la ley Atenco, ADN, sea el grupo que más pugnó por reducir las alianzas amplias opositoras a su mínima expresión. Para sacar la coalición en Veracruz, el presidente Agustín Basave tuvo que poner su renuncia sobre la mesa –recomendamos por cierto volver a leer–, pero en otros estados, cuyas direcciones pedían alianza, tendrán que ir solos y ser funcionales, en contra de su voluntad, a la estrategia priista de fragmentar el voto opositor.

“En Oaxaca pudimos asegurar el triunfo nombrando al mejor candidato, como debería ser normal en cualquier partido democrático del mundo, al que tenía más trayectoria en nuestra organización, ya había ganado el estado por mayoría en el 2012, tiene una propuesta más cercana a nuestro programa y cuenta con mayor simpatía ciudadana, pero se permitió y solapó la imposición del gobernador Gabino Cué a favor de quien perdió 2 a 1 en las más de 10 encuestas conocidas, lo que provocó otra división en la izquierda oaxaqueña para beneplácito del PRI y del corrupto muratismo”, deploran.

Luego acotan: “Si bien reconocemos que en Tlaxcala y Quintana Roo tenemos buenos candidatos y buenas perspectivas de triunfo, en otros lados la cruenta lucha facciosa que se escenifica en el CEN ha complicado nuestras posibilidades, como es el emblemático caso de Zacatecas. Cuando más hay que mirar al frente, no dejan de verse el ombligo”, fustigan.

 

Comentarios