Vargas Llosa y Orhan Pamuk critican el resurgimiento de viejos prejuicios contra la inmigración en Europa

Mario Vargas Llosa, escritor. Foto: Benjamin Flores Mario Vargas Llosa, escritor. Foto: Benjamin Flores

MADRID (apro).- Los Premio Nobel de Literatura, el turco Orhan Pamuk y el peruano Mario Vargas Llosa, criticaron el resurgimiento de viejos prejuicios en Europa en contra de la inmigración y los desplazados de zonas de conflicto.

Pamuk incluso fue más severo al considerar como “inmoral” la postura de los líderes europeos que ahora exigen a Turquía que se convierta en el filtro de la inmigración musulmana hacia Europa.

“Estoy enfadado con los líderes europeos porque ahora quieren crear un ‘muro’ contra la inmigración”, y a cambio de dinero piden que Turquía les haga “el trabajo sucio”.

Luego de reprobar que el gobierno turco encarcelara a periodistas críticos, en franca violación a sus derechos humanos, señaló que a los líderes europeos “solo les interesa la relación con el gobierno turco y no se preocupan por eso en lo más mínimo”.

Los dos escritores y galardonados con el máximo premio de la literatura universal se reunieron hoy en la Casa de América, en Madrid, en una conversación como parte de los festejos del 80 aniversario del Nobel peruano que organizó la Fundación Internacional para la Libertad y la Cátedra Mario Vargas Llosa.

Ambos autores hicieron un amplio repaso sobre sus orígenes como escritores y la manera en que fueron influidos –el peruano– por autores franceses, y cómo descubrió sus raíces latinoamericanos durante el período que vivió en Francia.

Pamuk, por su parte, relató cómo descubrió nuevos recursos literarios con escritores latinoamericanos como Borges y Fuentes.

Al hablar de la actualidad, Mario Vargas Llosa advirtió que le preocupa mucho el resurgimiento de viejos fundamentalismos y prejuicios contra la inmigración.

“Es una pena, pero es una realidad que debemos combatir con argumentos sólidos y probados, repetir hasta la saciedad que los inmigrantes no vienen a Europa a quitarle a nadie su trabajo, sino que vienen a ocupar aquellos trabajos que una Europa envejecida de forma precipitada ya no realiza”, dijo el escritor homenajeado.

El autor de ‘La ciudad y los perros’ consideró que el fenómeno de la inmigración “no es tonto, quizá venga gente inculta, pero no tonta”, y esto, añadió, lo dice porque la inmigración se produce cuando hay espacios de trabajo que pueden ser ocupados.

Además señaló como un peligro que prevalezcan esos prejuicios en la vieja Europa, cuando necesita de la inmigración, y se dijo pesimista de que pueda haber cambios de posturas. “No veo que esos prejuicios y esos problemas desaparezcan”, apuntó.

Pamuk recordó que fue un promotor de que Turquía entrara a la Unión Europea, lo cual no sucedió, pero ahora, ante el fenómeno de los refugiados, dijo, ve que no existen esos grandes líderes europeos que él pensó había.

Sostuvo que no encuentra un solo liderazgo que sepa hacer frente al fenómeno, y criticó que ahora se busque que su país, Turquía, se convierta en el filtro de esa inmigración forzada.

Load More